Ya se prepara una guerra en Diputados por cheque

Edición Impresa

Nunca como ayer se vio un despliegue semejante de ejemplares de la Constitución Nacional en los despachos de senadores y diputados. Todo asesor que entendiera «algo» sobre la materia fue puesto tanto en el kirchnerismo como la oposición a recopilar datos y antecedentes de votaciones anteriores sobre modificaciones en el reparto de impuestos nacionales. Así, los análisis del artículo 75 de la Constitución pasaron a ser el centro de la artillería que se prepara para la segunda batalla en la guerra por la ley del cheque, que se verá en Diputados.

En ese artículo, que fija las atribuciones del Congreso, la batalla se centra en el inciso 3: «Establecer y modificar asignaciones específicas de recursos coparticipables, por tiempo determinado, por ley especial aprobada por la mayoría absoluta de la totalidad de los miembros de cada Cámara», dice ese texto. La pelea entonces es: ¿se aplica o no ese precepto a la derivación de fondos del impuesto al cheque que hoy cobra la Nación para que pasen a ser percibidos por las provincias?

Amenaza

Mientras Agustín Rossi anunciaba que esa Cámara no aceptaría siquiera debatir lo votado en el Senado, Miguel Pichetto avanzaba ayer con una amenaza, que ya discutió con Cristina de Kirchner: acudir a la Justicia para pedir una declaración de nulidad de la sanción del Senado, antes que Julio Cobos lo comunique a Diputados, lo que debería suceder entre hoy y el lunes.

Mientras el oficialismo seguía ese camino, Elisa Carrió se puso en rol de interprete de la Constitución, habida cuenta que participó en la redacción del artículo 75 con sus incisos 2 y 3, durante la Convención Constituyente del 94. Por eso, junto a Alfonso Prat Gay, emitió un comunicado, como suele hacer en momentos de crisis: «El oficialismo en su intento desesperado de confundir a la Nación subvierte el sentido y alcance de la propia Constitución, lo que votó el Senado es constitucional».

Y luego hace el aporte Carrió de intentar clarificar la situación:  

  • «De conformidad con el artículo 75 inciso 2 de la Constitución Nacional se establece claramente que las contribuciones indirectas son una facultad concurrente con las provincias y en su última parte las califica como coparticipables, éste es el principio general, la excepción es la facultad del Congreso de establecer sobre las contribuciones indirectas y directas asignaciones específicas sobre una parte o la totalidad», arrancó. 

  • «El inciso 3 faculta al Congreso a establecer y modificar estas asignaciones específicas por tiempo determinado y por ley especial y mayoría absoluta de la totalidad de los miembros de cada cámara». 

  • «La norma dice 'establecer y modificar', y el sentido de la mayoría especial encuentra su razón en la excepción que esto constituye a la regla general de la coparticipación, por eso la Constitución no pone la palabra 'derogar', precisamente porque para volver al régimen coparticipable que es el principio constitucional general sólo se requiere mayoría simple: ésta es la única interpretación compatible con la forma de estado federal prescripta en el artículo 1 de la Constitución Nacional».

    Esa explicación es la que, con leves variantes, sostiene toda la oposición, a diferencia del kirchnerismo que insiste en que toda modificación a la distribución de un impuesto nacional, como es este caso, debe sancionarse de acuerdo a la mayoría que exige el inciso 3 del artículo 75.
  • Dejá tu comentario