Adiós a Rhonda Fleming, estrella del pasado

Espectáculos

Las estrellas del viejo Hollywood se van apagando. La semana pasada murió Tommy Rall (90 años), de quien el propio Gene Kelly dijo que era el mejor bailarín acrobático que haya existido. Para confirmarlo, basta repasar “7 novias para 7 hermanos”, “Bésame, Catalina” y “Los caprichos de Eileen”, donde juega un impagable desafío con Bob Fosse. Y el sábado murió Rhonda Fleming (97), la reina del technicolor después de Maureen O’Hara, ambas pelirrojas con rostro de porcelana y ojos verdes. Rhonda actuó en blanco y negro, color y 3D, hizo dramas, comedias, westerns, aventuras exóticas e historias hogareñas con casi todos los grandes de su época, entre ellos el argentino Fernando Lamas, fue chica buena y mujer fatal, cantó en el Hollywood Christian Group y el Cesar Palace de Las Vegas, también se lució en Broadway, grabó un disco único donde sobresale su hermosa versión de “When I fall in love (with you)”, hizo televisión y, ya retirada, fue pródiga mecenas de varias organizaciones. Hay una clínica de prevención del cáncer femenino que lleva su nombre y el de su anteúltimo marido, el que más le duró, Ted Mann.

Ella tuvo seis maridos, un hijo, dos nietas, cinco bisnietos y dos tataranietos, y dejó su huella en “Retorno al pasado”, “Un yanqui en la corte del rey Arturo”, “Mientras la ciudad duerme”, “Duelo en O.K. Corral” y otras 47 películas. En una de las primeras, “Cuéntame tu vida”, de Alfred Hitchcock, era la paciente ninfómana de Ingrid Bergman. Casualmente, tres de las escasas figuras del viejo Hollywood que aún viven actuaron con Hitchcock: Tippi Hedren (“Los pájaros”), Kim Novak (“Vértigo”) y Shirley McLaine (“El tercer tiro”).

Paraná Sendrós

Dejá tu comentario