Caetano Veloso habló de sus años como prisionero

Espectáculos

El artista bahiano, de 78 años, dijo por Zoom a los periodistas en la Mostra que "Brasil vive hoy una estructura autoritaria que corroe la democracia".

Venecia - “En Brasil hay una trama que corroe los principios democráticos”, lamentó ayer Caetano Veloso en una charla por Zoom con periodistas tras la proyección en Venecia del documental sobre su encarcelación durante la dictadura militar. “Detrás de una apariencia de democracia, en Brasil hay una amenaza más sutil, menos clara. Hay una estructura autoritaria, casi una contaminación, una trama que corroe los principios democráticos, impide la circulación de ideas y la afirmación de derechos”, aseguró el músico bahiano, quien no pronunció en ningún momento el nombre del presidente Jair Bolsonaro.

Veloso, de 78 años, que no pudo asistir al estreno del film en la Mostra debido a las limitaciones impuestas por las autoridades italianas a causa de la pandemia de coronavirus, es el único protagonista de “Narciso Fuera de Servicio”, presentado fuera de concurso. Escrito y dirigido por Renato Terra y Ricardo Calil, el documental es el testimonio personal de los 54 días pasados en 1969 en las celdas por orden de la dictadura (1964-1985). “La situación es diferente de la de entonces, pero la forma de gestionar los asuntos públicos en mi país a menudo no es democrática”, explicó. “Entonces había una dictadura explícita, hoy estamos al borde de perder las libertades democráticas”, añadió.

En el film, que no lleva otras imágenes ni otras entrevistas, Veloso relee el interrogatorio hecho por la Policía y recientemente hallado, en el que lo acusan de “terrorismo cultural” por haber cambiado las palabras del himno nacional. “Fue muy emocionante. No tenía ni idea de que existía. El documento apareció antes de realizar el film, gracias a una investigación para la Comisión sobre la Verdad”, contó. El artista recuerda en el film el período del encierro y revive episodios dolorosos. “Recordar fue catártico para mí, salí de mi casa pensando que iba a grabar una entrevista y en cambio me encontré 50 años atrás, con una historia que había permanecido en secreto durante mucho tiempo y que me abrumaba por la emoción”, confesó.

“Desde mi celda escuchaba gritos, eran de las personas que estaban siendo torturadas. Yo estaba aterrado”, confiesa sentado ante la cámara fija frente a un muro color gris metálico.

Entre los prisioneros que compartieron la cárcel con él se cuenta el cantautor Gilberto Gil, su amigo, los dos representantes del movimiento musical Tropicalia y encarcelados por ofender a la bandera y el himno nacional. Ambos tuvieron que exiliarse al ser excarcelados y continuaron en Europa su labor. Con tono casi divertido relee el interrogatorio hecho por la Policía y recientemente hallado en los archivos de la institución. “No se puede: el himno tiene versos endecasílabos y en Tropicalia las sílabas son más largas y poéticas”, respondió, según reza el documento. “Traté de defenderme sin ser traidor”, comenta ante la cámara. Presentado en Venecia fuera de concurso, el film que no lleva otras imágenes ni otras entrevistas, es un largo relato sobre esos días, sobre las arbitrariedades cometidas por los militares.

En el año más raro para la Mostra veneciana, con una edición marcada por el coronavirus, el feminismo acaparó el festival. Por años criticado por la ausencia de directoras en la selección oficial, el festival veneciano ha mostrado en su edición de 2020 su lado más feminista, con ocho mujeres frente a 10 hombres compitiendo por el León de Oro.

Uno de los títulos es el caso de la trágica vida de la hija de Karl Marx, narrada en “Miss Marx” de la italiana Susanna Nicchiarelli. La hija más pequeña del padre del comunismo, Eleanor, fue una de las primeras mujeres en asociar la lucha por la igualdad de las mujeres con la lucha de clases a finales del siglo XIX, pero se suicidó a los 43 años por una relación amorosa tortuosa.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario