El 007 se quedó sin dinero

Espectáculos

La nueva película de la saga James Bond, cuyo lanzamiento iba a realizarse en 2012, fue suspendida definitivamente debido a la falta de fondos de la productora.

El rodaje del filme, que tenía un costo de 132 millones de libras esterlinas (u$s 200 millones), protagonizado por el británico Daniel Craig como agente 007, había sido pospuesto a principios de año debido a deudas por u$s 3.650 millones del estudio Metro-Goldwyn-Mayer, que co-financió la película.

Pero ahora las autoridades de la producción confirmaron que el largometraje fue suspendido y puede llevar años retomar el proyecto.

"Los miembros del equipo de producción fueron informados que la película de Bond fue archivada. Hay una atmósfera muy mala entre los trabajadores ya que falta dinero y se puso mucho trabajo en el filme", declaró una fuente de la productora.

El director británico Sam Mendes, creador de películas como "Belleza Americana", había sido contratado para dirigir la película 23 de la saga de James Bond, que comenzó con "Dr No", en 1962.

La compañía de producción EON confirmó en un comunicado que el rodaje del filme "quedó paralizado por falta de fondos". 

Dejá tu comentario