12 de noviembre 2008 - 00:00

"El corazón es engañoso ante todas las cosas"

Tema espinoso(el maltrato deun menor) en«El corazón esengañoso antetodas lascosas». AsiaArgento, adiferencia de supadre Dario,carece del tactopara filmardramas fuertes.
Tema espinoso (el maltrato de un menor) en «El corazón es engañoso ante todas las cosas». Asia Argento, a diferencia de su padre Dario, carece del tacto para filmar dramas fuertes.
«El corazón es engañoso ante todas las cosas» («The Heart Is Deceitful Above All Things», EE.UU., Gran Bretaña, Francia, Japón, 2004, habl. en inglés). Dir.: A. Argento. Int.: A. Argento, J. Bennett, P. Fonda, B. Foster.

La actriz y directora Asia Argento parece haber heredado de su padre Dario el gusto por las imágenes y temas fuertes pero, a diferencia del maestro del terror italiano, esta cineasta parece empecinada en regodearse de lo desagradable en sí mismo, adoptando un aire de artista alternativa o contracultural que tal vez no sea otra cosa que una pose un tanto forzada.

Esto se nota especialmente en este drama de abuso infantil trabajado casi como film de terror: las desventuras del pequeño Jeremías empiezan justo al comienzo de la película, cuando su madre, totalmente desequilibrada, logra que le quiten el pequeño de las manos de sus cariñosos padres adoptivos. Pronto el chico, que aun no ha cumplido los siete años, es arrastrado a una pesadilla que incluye drogas químicas, violencia y hasta violaciones, situaciones traumáticas que le provocan todo tipo de comportamientos extraños, acentuados por el fanatismo religioso de su abuelo evangelista. Basado en cuentos cortos del periodista alternativo J.T. Leroy, el guión no intenta una progresión dramatica de las traumaticas experiencias vividas por el protagonista (Jimmy Bennett) sino que amontona escenas fuertes de una manera bastante monótona, más allá de que la intensidad y audacia de los momentos más terribles del film no estén muy bien filmados ni actuados, sobre todo teniendo en cuenta la dificultad de hacerlas con un chico como protagonista.

Con un argumento que hilvanara mejor cada viñeta de esta pesadilla, Asia Argento habría conseguido una buena película y no sólo un conjunto de secuencias desparramdas con atractivos actores secundarios que no llegan a dar lo mejor de sí, salvo quizá un temible Peter Fonda como el severo abuelo predicador.

Dejá tu comentario

Te puede interesar