La hora de Chabrol en la Berlinale

Espectáculos

Berlín (Especial) - Con la aplaudida «L'ivresse du pouvoir» -título internacional «La comedia del poder»- el superlativo veterano de la Nueva Ola francesa, Claude Chabrol, trajo a la competencia del Festival de Berlín un film heredero de Balzac. Centrado en una jueza de instrucción ( Isabelle Huppert, en su enésima colaboración con el director de «Niña de día, mujer de noche»), que desovilla un complicado caso de corrupción empresarial, la película pinta un fresco tragicómico y profundamente humano sobre la locura y ridiculez de los que se creen poderosos. Chabrol, promediados los ochenta años, sigue haciendo un cine que muestra, con ironía y racionalidad cartesiana, los abismos a que arrastra el pecado de Adán.

La numerosa delegación argentina que asiste a la Berlinale no pierde el tiempo. La congregó anteayer el cóctel organizado por el embajador Enrique Candioti en el flamante piso que reemplazó las vetustas oficinas en el distrito administrativo del Berlin comunista.

Allí presentó Miguel Pereira, director del festival de Mar del Plata, la programación y el jurado del próximo certamen. Tuvo el gusto de recordar que hace dieciocho anos lanzo aquí su carrera gracias al Oso de Plata a su opera prima, «La deuda interna».

Jorge Alvarez
, presidente del Instituto del Cine, se explayó sobre los logros recientes del organismo, especialmente la autarquía y la implementación electrónica del control de taquilla, dos medidas que apuntalan las finanzas del INCAA. Hubo tango, vino, sandwiches de miga. En el trascurso del cóctel, este diario conversó con Juan Manuel Antín, uno de los diez realizadores seleccionados por la Work in Progress del European Film Market para presentar su último proyecto.

«Se llama 'Los dioses de plata'»
-dijo-, «una comedia animada sobre el descubrimiento y conquista según la vieron los indios. Es una coproduccion entre Argentina, Bolivia, España y Francia; esperamos sumar otros productores europeos».

No es difícil predecir que Antín Jr.lograra su objetivo: su satírico «Mercano el marciano» se mostró en la Berlinale hace dos años, con buena repercusión crítica y de público. Su padre Manuel, a punto de cumplir 80 anos, tambien vino a Berlín, representando a la Universidad del Cine, elegida por el festival como flamante sede sudamericana del popular Talent Campus.

También se reveló en el festival un acuerdo de coproducción entre el productor argentino
Hernán Musaluppi y el uruguayo Fernando Epstein, que permitirá una vez más a los orientales Juan Pablo Rebella y Pablo Stoll, directores de «Whisky», rodar su tercer largometraje.

Dejá tu comentario