Alertan sobre violaciones a la ley de medicamentos

Información General

Una causa iniciada en el juzgado de Martín Silva Garretón -juez en lo Contencioso Administrativo Federal que asumió un alto perfil mediático con el «corralito» y el «corralón» financiero por los amparos que concedió- sacó a la luz un grave problema sanitario: el descontrol en la fabricación de medicamentos en nuestro país según una denuncia por parte de asociaciones de consumidores y sanitarias que alertan sobre posibles y graves violaciones a leyes nacionales que protegen la salud pública. Un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) revela que la venta de medicamentos falsificados mueve unos 32.000 millones de dólares al año. La Asociación de Defensa de los Consumidores ( ADECUA) le pidió a Silva Garretón que «detenga la venta de medicamentos que no estén aprobados por los organismos de Salud Pública» y alertó sobre la existencia en la Argentina de redes ilegales de venta de medicamentos. Para ello adjuntó actas donde consta que a muchos medicamentos puestos a la venta pública les faltan « excipientes y tiempo de disolución del producto». Estas anomalías se registran en aquellos denominados genéricos que se impusieron a partir de la crisis de 2001 y la consecuente devaluación que elevó considerablemente el costo de las drogas importadas.

Las alertas resaltan las muertes registradas en Río Negro por el uso de una ampolla de Yectafer, recetado para pacientes carentes de hierro en el organismo y por el decomiso que hizo la Gendarmería en Misiones de 60.000 dosis de novalgina falsificadas que habían ingresado de contrabando desde el Paraguay. Para estas organizaciones existe en el país un crecimiento de la producción de medicamentos ilegítimoso con menos proporciónde drogas por parte de laboratorios no autorizados. Muchos médicos alertan a sus pacientes de seguir atentamente las contraindicaciones de determinados medicamentos cuando en la farmacia no se consigue el indicado, aunque contenga la droga específica. Desde el Ministerio de Salud -fue el actual titular Ginés González García quien popularizó a los genéricos-se respondió ante una consulta de este diario que «éste es un mercado nuevo y por lo tanto responde a las necesidades de los enfermos que no pueden abonar los altos costos de un remedio con patentes nacionales».

Desde esta óptica se argumenta que más de 3 millones de personas, generalmente de bajos recursos, pueden tener acceso a un medicamento. En la Argentina, 57 por ciento de las recetas es para genéricos contra no más de 10% en Estados Unidos y Europa, donde los controles de la Salud Pública son muy estrictos. Si bien es alentador poner al alcance de toda la población el acceso a los fármacos, no es menos importante que esa accesibilidad esté acompañada del grado de seguridad médica que exige la vida de cualquier persona.

Dejá tu comentario