¿Quién mató a Nora Dalmasso? Otro crimen no resuelto

Información General

Un hecho que conmocionó a la ciudad de Río cuarto y se extendió a todo el país. Muchos sospechosos pero ningún autor confirmado hasta el momento.

El 26 noviembre de 2006 Nora Dalmasso, fue encontrada semidesnuda y estrangulada en su casa. Precisamente en el cuarto de su hija del residencial barrio Villa Golf, en Río Cuarto; a unos 225 kilómetros al sur de la ciudad de Córdoba, la mujer tenía en ese entonces 51 años.

image.png

Rápidamente comenzó una larga investigación, donde se barajaron infinidad de pistas e hipótesis, pero nunca se estuvo cerca de la verdad. Una de las conjeturas apuntaba a un crimen durante un juego erótico, otra a un estrangulamiento durante una relación sexual e incluso un homicidio cometido tras un abuso sexual.

A Nora se le adjudicaban relaciones extramatrimoniales y muchos testigos contaban que antes de ser asesinada, pasó a buscar un conocido por una fiesta.

Por aquel entonces, su marido Marcelo Macarrón tenía 51 años. El día del crimen, se encontraba en Uruguay en la ciudad de Punta del Este, donde estaba jugando un torneo de golf al que habitualmente concurría. A pesar de haber sido el principal sospechoso, Marcelo nunca tuvo nada que ocultar.

Por otro lado uno de sus hijos Facundo Macarrón, el cual era un estudiante de apenas 19 años, declaró que fue a una cena en el Rotary Club de la capital cordobesa en el momento del homicidio.

Rafael Magnasco de 41 años, ex asesor de la Secretaría de Seguridad provincial; quedó como primer imputado en el caso luego de que se presentara voluntariamente a la Justicia. Negó haber sido amante de Dalmasso, pese a los rumores. Cuando se enteró de que el homicida podría ser estéril, se hizo un estudio de fertilidad y lo presentó a los fiscales del caso.

Guillermo Albarracín contador, amigo de Macarrón, se encontraba en el traumatólogo en Punta del Este en el momento del delito. Al principio negó toda relación con la Dalmasso, pero sus comprometedores mensajes de texto estaban en la base de datos del celular de la víctima y decidió confesar su relación con ella.

Gastón Zárate, pintor y albañil de 27 años, realizó trabajos en la casa de Dalmasso y fue incriminado en la causa por un amigo en común. Luego el delator reconoció que había sido intimidado para hacerlo. Finalmente una multitud marchó por las calles de Río Cuarto para pedir la liberación de Zárate.

Carlos Curiotti, un joven de 20 años que sufrió problemas mentales; acusó a Zárate en el homicidio, pero luego confesó que tres policías lo intimidaron para hacerlo.

Javier di Santo, fiscal de Río Cuarto principal investigador del caso, al principio integró un equipo más amplio de personas que llevaron adelante las pesquisas. Luego cuando Darío Vezzaro fue nombrado fiscal general de la provincia quedó como único responsable del expediente.

La autopsia arrojó que Nora Dalmasso murió estrangulada por presión dactilar en el cuello. Si bien la primera hipótesis que se manejó era la de un crimen pasional luego de un ataque sexual; por que en el hecho tenía un cinturón de una bata alrededor de su cuello, pero eso no fue eso lo que provocó su muerte.

Se comprobó que la muerte, no se produjo a raíz de una práctica de sexo extremo, aunque está comprobado que la víctima mantuvo relaciones antes de morir pero aparentemente consentidas.

En la escena del crimen no se encontraron huellas dactilares, ya que todas ellas fueron borradas, probablemente con una toalla. También se encontraron restos de piel en el cadáver y en el lazo de la bata de Nora Dalmasso.

Uno de los principales imputados fue, Rafael Magnasco que se sometió a una prueba de ADN por su propia voluntad. El otro, Gastón Zárate fue incriminado por un joven que dijo haber sido intimidado por la policía, estuvo detenido y un día después quedó libre.

Luego de que los vecinos de la zona salieran a marchar por su liberación en el denominado “perejilazo”. Se sumó Facundo Macarrón, nada menos que el hijo de la víctima.

image.png

El marido de Nora estuvo en Punta del Este en el momento del crimen, junto a un hombre que luego confesó haber sido amante de la víctima. La otra hija de Nora estaba en Estados Unidos, mientras que su hijo declaró que se encontraba en Córdoba en donde estudió abogacía La acusada comentó que esa noche, asistió a una cena en el Rotary Club pero uno de sus amigos no corrobora su coartada.

Según el testimonio, bajo el anonimato, Dalmasso pasó por una fiesta de cumpleaños a buscar a un “conocido” antes de ser asesinada. Otros testigos de manera incógnita, dijeron que vieron a un hombre subir al coche de Nora la noche del crimen. Muy cerca del cuerpo en una mesa de luz, se encontró un frasco con vaselina, en su vivienda del barrio Villa Golf ubicada en la calle 5 número 627, en Río Cuarto, a 230 kilómetros al Sur de la capital provincial.

El cadáver fue encontrado por un vecino, ya que un familiar le solicitó el favor de ir a ver si le pasó algo a la mujer, dado que la habían llamado por teléfono tanto como el sábado, domingo y no recibió respuesta alguna.

La última vez que se la vio con vida fue el sábado a la madrugada, cuando regresó de compartir una cena con amigas, en otra casa de la villa. Los forenses que actuaron en el caso estimaron que la muerte se habría producido en la noche de ese día.

La mujer estaba sola en el domicilio, por ausencia de sus dos hijos y de su esposo que había viajado a la ciudad uruguaya de Punta del Este. Según el resultado de la autopsia, el asesino dejó marcas de sus dedos en el cuello de la mujer, a quien asfixió por compresión manual además de haberla estrangulado con el lazo de su bata.

En razón de ello, las autoridades judiciales descartaron la posibilidad de un juego sexual y se afirmó que se debió a un homicidio. Facundo el hijo de la víctima, estuvo cinco años imputado en la causa, fue sobreseído en el año 2012 por falta de pruebas.

En cuanto al ADN, los primeros informes del Centro de Excelencia en Productos y Procesos de Córdoba, determinó de que se encontró muestras genéticas de su hijo Marcelo Macarrón en el cadáver.

Luego el Buró Federal de Investigaciones(FBI) de los Estados Unidos, junto a al laboratorio del Poder Judicial se encargaron de las pruebas obtenidas y después de un año y medio de trabajo arduo, se llegó a la conclusión que las huellas dactilares pertenecían al viudo de Nora.

Sin embargo, pese a la presencia de esperma del marido en el cuerpo de la víctima, Macarrón argumentó que en el momento del crimen se encontraba disputando el torneo de golf en Uruguay. Los especialistas aseguraron que los restos pueden haber sobrevivido hasta seis días en el cuerpo, ya que él mismo declaró que habían tenido relaciones sexuales el martes previo al homicidio.

Los principales protagonistas del denominado Caso Dalmasso:

  • - Nora Dalmasso: Empresaria, de 51 años. Vivía con su familia en el barrio privado Villa Golf. Se le adjudicaban relaciones extramatrimoniales. Fue encontrada el 26 de noviembre pasado estrangulada y semidesnuda en el cuarto de su hija. Testigos dicen que antes de ser asesinada, pasó a buscar a un conocido por una fiesta.
  • - Marcelo Macarrón: Médico traumatólogo, de 59 años. Esposo de la víctima. Se encontraba en Punta del Este jugando un torneo de golf mientras su esposa era asesinada. Dice que no quiere "juzgar" la vida privada de Nora y que no tiene "nada que ocultar".
  • - Facundo Macarrón: Estudiante, de 19 años. Hijo de la víctima. Declaró que la noche en que su madre era asesinada, él fue a una cena en el Rotary Club de la capital cordobesa. Ayer se anunció que fue imputado en el caso. Luego, su tía salió a decir que Nora "ya conocía su elección sexual".
  • - Rafael Magnasco: Ex asesor de la Secretaría de Seguridad provincial, de 41 años. Quedó como primer imputado en el caso luego de que se presentara voluntariamente a la Justicia. Niega haber sido amante de Dalmasso, pese a los rumores. Cuando se enteró de que el homicida podría ser estéril, se hizo un estudio de fertilidad y lo presentó a los fiscales del caso.
  • - Guillermo Albarracín: Contador, amigo de Macarrón y confeso amante de Nora. Estaba con el traumatólogo en Punta del Este en el momento del crimen. Pero como sus comprometedores mensajes de texto estaban en el celular de la víctima, decidió confesar su relación con ella.
  • - Gastón Zárate: Pintor y albañil, de 27 años. Trabajó en la casa de Dalmasso. Fue incriminado en la causa por un amigo, pero luego éste reconoció que había sido intimidado para hacerlo. Una multitud marchó por las calles de Río Cuarto para pedir su liberación, en el llamado "Perejilazo".
  • - Carlos Curiotti: Un muchacho de 20 años que sufre problemas mentales. Incriminó a Zárate en el homicidio, pero luego confesó que tres policías lo presionaron para hacerlo.
  • - Javier Di Santo: Fiscal de Río Cuarto. Principal investigador del caso. Al principio, integraba un equipo más amplio de personas que llevaban adelante las pesquisas, pero luego -cuando Darío Vezzaro fue nombrado fiscal general de la provincia- quedó como único responsable del expediente.

Las claves

  • Autopsia. Nora Dalmasso murió estrangulada por presión dactilar en el cuello. Si bien la primera hipótesis que se manejaba era la de un crimen pasional luego de un ataque sexual por que tenía el cinturón de una bata en torno al cuello, no fue eso lo que provocó su muerte.
  • Sexo. La muerte no se produjo a raíz de una práctica de sexo extremo, aunque está comprobado que la víctima mantuvo relaciones antes de morir pero consentidas.
  • Huellas. En la escena del crimen no se encontraron huellas dactilares, ya que todas ellas fueron borradas, "probablemente" con una toalla. También se encontraron restos de piel en el cadáver y en el lazo de la bata de Nora Dalmasso.
  • Imputados. Hubo tres: uno de ellos, Rafael Magnasco, nunca tuvo problemas en someterse a una prueba de ADN, inclusive fue a realizarse el estudio por su propia voluntad. El otro, Gastón Zárate, fue incriminado por un joven que dice haber sido presionado por la policía para hacerlo, estuvo detenido y un día después quedó libre, lego de que los vecinos de la zona salieran a marchar por su liberación en el denominado "perejilazo". Ahora, se suma Facundo Macarrón, nada menos que el hijo de la víctima.
  • Coartadas. El marido de Nora estaba en Punta del Este en el momento del crimen, junto a un hombre que luego confesó haber sido amante de la víctima. La hija de Nora estaba en Estados Unidos. Su hijo dice haber estado en Córdoba capital en donde estudia abogacía, alegó que esa noche asistió a una cena en el Rotary Club pero uno de sus amigos no corrobora su coartada.
  • Versiones. Según un testimonio anónimo, Dalmasso pasó por una fiesta de cumpleaños a buscar a un "conocido", antes de ser asesinada. Otros testigos dicen que vieron a un hombre subir al coche de Nora, la noche del crimen.
  • ADN. A más de seis meses del crimen, la Justicia por fin tendría identificado uno de los patrones genéticos presentes en la escena del crimen. Las sospechas "leves" surgidas de estos estudios apuntaron contra Facundo Macarrón que ahora se encuentra imputado e la causa.

El hallazgo del cuerpo de "Norita" Dalmasso

Dalmasso fue hallada asesinada la tarde del domingo 26 de noviembre del año pasado desnuda en el dormitorio de su hija. A su lado, en una mesa de luz, encontraron un frasco con vaselina, en su casona del barrio Villa Golf ubicada en la calle 5 número 627, en Río Cuarto, a 230 kilómetros al Sur de la capital provincial.

El cadáver fue encontrado por un vecino, al que un familiar le solicitó el favor de ir a ver si le pasaba algo a la mujer, pues la habían llamado por teléfono el sábado y el domingo últimos y no habían recibido respuesta.

La última vez que se la vio con vida fue el sábado a la madrugada, cuando regresó de compartir una cena con amigas, en otra casa de la villa. Precisamente, los especialistas forenses que actúan en el caso estimaron que la muerte se habría producido en la madrugada de ese día.

La mujer estaba sola en el domicilio familiar por ausencia de sus dos hijos, y de su esposo, que había viajado a la ciudad uruguaya de Punta del Este para participar de un torneo de golf, que terminó ganando. Según el resultado de la autopsia, el asesino dejó marcas de sus dedos en el cuello de la mujer, a quien asfixió por compresión manual además de haberla estrangulado con el lazo de su bata.

En razón de ello, las autoridades judiciales descartaron la posibilidad de un juego sexual que terminó en accidente -hipoxifilia- y afirmaron que la muerte se debió a un homicidio.

Dejá tu comentario