Diplomático, a Devoto por affaire de autos truchos

Judiciales

Los tropiezos judiciales del kirchnerismo, por presuntos delitos de corrupción, tuvieron ayer un nuevo capítulo. Esta vez fue el turno del ex titular del Departamento de Franquicias de la Cancillería, Jorge Matas, quien quedó detenido luego de declarar ante el juez en lo Penal Económico Jorge Brugo en la causa que lo investiga por supuesto contrabando agravado de autos de alta gama, con exenciones impositivas, vía el Ministerio de Relaciones Exteriores.

El martes pasado, fue la ex ministra de Economía Felisa Miceli quien quedó a un paso del juicio oral y público, luego de que la Cámara Federal porteña había ratificado su procesamiento, en la causa que la investiga por el hallazgo de dinero en el toilette de su despacho, cuando conducía el Palacio de Hacienda.

Luego de que Matas se negase a todos los cargos que se le imputan, el magistrado decidiótrasladarlo al penal de Villa Devoto, donde fue asistido por personal médico, después de que aludiese fuertes dolores en el pecho que hicieron presumir que había sufrido un infarto. Antes se había negado a contestar todo tipo de preguntas.

Matas está siendo investigado, entre otras cosas, por haber sido presunto partícipe directo de la nacionalización, presuntamente ilegal, de uno de los autos importados que adquirió para su esposa, María Evangelina Sanguinetti.

«Podría llegar a haber algún implicado más, con mayor rango que Matas», sostuvo ayer el juez en lo Penal Económico, en alusión quizás al ex director de Ceremonial Marcelo Pujó o, por qué no, a otro funcionario.

«Estamos esperando una resolución, en torno al pedido que hicimos la semana pasada, para que el proceso recaiga en un solo juzgado: el del juez federal Norberto Oyarbide», subrayó el abogado del ex funcionario, Diego Pirota. La defensa de Matas había solicitado el miércoles pasado reunificar las dos causas, ya que entendía que los hechos que se investigan en los dos despachos «parten de la misma base».

  • Razonamiento

    «Sería ilógico que mi defendido fuera eventualmente condenado, si finalmente lo es, por dos sumarios distintos», había razonado Pirota.

    Oyarbide tiene a cargo la otra rama de la investigación por las presuntas negociaciones incompatibles con la función pública, en la que habrían recaído Matas y otros implicados. El juez había sugerido, incluso, la posibilidad de que haya existido «una asociación ilícita dentro de la Cancillería».

    En esa causa, Matas deberá presentarse a declarar el próximo miércoles.

    En tanto, decenas de diplomáticos extranjeros también habrían participado de las sospechosas maniobras, los cuales están siendo investigados por la Justicia.

    La fiscal del fuero Penal Económico María Luz Rivas Diez ya había pedido a Brugo la citación a indagatoria de más de 20 diplomáticos extranjeros.

    En esa línea, Pirota había pedido, además, que antes de que la causa recaiga en el juzgadode Oyarbide pase a disposición de la Corte Suprema de Justicia, la cual, según la Constitución nacional, debe ser la encargada de intervenir en casos donde diplomáticos extranjeros se encuentren involucrados, o al menos estén siendo investigados.

    Sin embargo, al no haber recibido comunicación alguna por parte de Oyarbide, Brugo decidió tomarle igual la indagatoria a Matas.

    Si el juez federal hace lugar al pedido de Pirota, el próximo paso debería ser la aceptación de todas las partes, para luego pasar a disposición de la Corte Suprema.

    En ese caso, el máximo Tribunal deberá posteriormente delegar la instrucción en uno de los juzgados, lo cual podría suceder en varias semanas, teniendo en cuenta los plazos de la Corte.
  • Dejá tu comentario