Boris Johnson sigue al mando de Reino Unido pese a internación por coronavirus

Mundo

El primer ministro británico continúa internado pero "está de buen ánimo". Hace diez días fue diagnosticado con coronavirus.

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, seguía el lunes hospitalizado tras mostrar síntomas persistentes de coronavirus y aunque sus colaboradores insisten en que tiene "buen ánimo" y continúa al mando, deja un vacío en el gobierno cuando la pandemia avanza rápidamente en el país.

Boris Johnson #StayHomeSaveLives on Twitter

Johnson, líder conservador de 55 años, anunció el 27 de marzo que había dado positivo al test de coronavirus y que permanecería siete días en aislamiento en su apartamento de Downing Street, a cuya puerta se le dejaban comidas y papeles.

El premier continuó encabezando el gobierno de Reino Unido a través de reuniones por videoconferencia y muchos achacaron el lunes a esta falta de reposo el hecho de que el viernes siguiese con fiebre. El domingo por la noche finalmente su médico decidió ingresarlo para someterlo a unas pruebas como "medida de precaución".

"Boris Johnson pasó una noche tranquila en el hospital St Thomas de Londres y tiene buen ánimo", dijo el lunes un vocero de Downing Street. "Permanece en el hospital bajo observación", agregó, desmintiendo que se le hubiese aplicado un respirador pero no que se le esté administrando oxígeno.

Pese a todo, "continuará siendo informado de lo que pasa en Reino Unido y estando al mando del gobierno", insistió el ministro de Vivienda, Robert Jenrick, a la BBC.

Boris Johnson es el más destacado líder político mundial en haber contraído coronavirus. En Reino Unido, también se infectaron su ministro de Sanidad, Matt Hancock, y el heredero al trono, el príncipe Carlos de 71 años, pero ambos salieron del aislamiento tras haber superado la enfermedad.

Según el doctor Rupert Beale, del laboratorio de biología celular de infecciones en el instituto Francis Crick de Londres, en una situación como la de Johnson, los médicos deben en principio vigilar "las señales vitales importantes como la saturación de oxígeno", realizar análisis de sangre para comprobar "la respuesta inmunitaria" y efectuar un electrocardiograma.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se declaró convencido de que su "amigo" se recuperará. "Es un hombre fuerte", aseguró durante la conferencia de prensa del domingo en la Casa Blanca.

Mientras en otros países europeos, la pandemia de coronavirus empezó en los últimos días a dar signos de una ligera remisión, en Reino Unido, donde su avance comenzó más tarde, se encuentra en plena progresión.

El domingo se anunciaron 621 nuevos decesos. Y aunque representa un retroceso respecto a los 708 de la víspera, la mortalidad batió récord tras récord la semana pasada y los expertos advierten contra un optimismo anticipado. El país tiene casi 5.000 fallecidos y, pese a que realiza muy pocos tests, hay unos 50.000 casos confirmados.

En este contexto, el ministro de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, llenó el lunes el vacío dejado por el primer ministro al presidir la reunión matinal diaria consagrada a la lucha contra el coronavirus.

Según el diario The Guardian, "Boris Johnson estaba más gravemente enfermo de lo que él o sus funcionarios estaban dispuestos a admitir" y fue visitado por médicos preocupados por su respiración.

Dejá tu comentario