Otra noche de protestas en EEUU y ya hay 40 ciudades bajo toque de queda, tras el asesinato de George Floyd

Mundo

Según confirmó prensa local, el mandatario Donald Trump debió ser trasladado a un búnker de la Casa Blanca el viernes ante las fuertes manifestaciones que tenían lugar en las inmediaciones. Este domingo, los reclamos se sucedieron y la policía respondió con gases lacrimógenos. La prohibición de las protestas generó más indignación por el asesinato de otro afroamericano desarmado.

Al menos 40 ciudades de EEUU declararon el toque de queda luego de que miles de personas se manifestasen nuevamente este domingo para exigir justicia por la muerte de George Floyd, tras varias noche marcadas por fuertes incidentes. Los disturbios llegaron hasta las inmediaciones de la Casa Blanca, donde la Policía respondió con gases lacrimógenos. Según confirmó la CNN, el mandatario debió ser trasladado a un búnker en la residencia oficial por protección.

Manifestaciones frente a la Casa Blanca.mp4

Manifestaciones frente a la Casa Blanca

La rabia desatada en el país tras la muerte el lunes en Minneapolis de este hombre negro de 46 años a manos de un policía blanco se extendió rápidamente a todo el país, desde Miami hasta las cercanías de la Casa Blanca en Washington.

Miles de soldados de la Guardia Nacional fueron desplegados en 15 estados y en Washington, y se dispuso el toque de queda en varias ciudades, entre ellas Houston, Los Ángeles y la capital.

En Saint Paul, ciudad contigua a Minneapolis, epicentro del movimiento, miles de personas se manifestaron en la tarde del domingo contra el racismo y en reclamo de que todos los policías implicados en la muerte de Floyd rindan cuentas ante la justicia.

Por el momento, solo uno de ellos, Derek Chauvin, fue detenido e inculpado de homicidio involuntario. Él es el agente que aparece en el video del arresto de Floyd, que se viralizó en las redes sociales.

Embed

El presidente Donald Trump prometió detener la violencia a los tiros después de varias noches de disturbios en Minneapolis, donde George Floyd, de 46 años, murió como consecuencia de que un policía presionó su cuello con su rodilla durante diez minutos durante su arresto, del cual no se resistió.

Trump, debió pasar una hora dentro de un búnker el viernes ante la escalada de protestas en las inmediaciones de la Casa Blanca. Así lo confirmaron fuentes oficiales a la CNN. Su esposa y primera dama Melania Trump y su hijo Baron también fueron trasladados allí por precaución.

Frosty on Twitter

En Minneapolis, la ciudad de Minnesota, en el norte de Estados Unidos, la policía antidisturbios cargó contra los manifestantes que incumplieron el toque de queda y utilizó granadas aturdidoras y bengalas de humo para dispersar la protesta.

También hubo choques entre manifestantes y la policía en Los Ángeles, Chicago y Nueva York. La presencia policial no impidió que miles de personas salieran a protestar en lugares como Dallas, Las Vegas, Seattle y Memphis.

El Pueblo Informa on Twitter

Las manifestaciones volvieron a hacerse presente este domingo por la noche delante de la Casa Blanca, donde gases lacrimógenos e incendios llenaron el aire de humo. Por la mañana, el mandatario publicó en redes sociales contra los manifestantes que se aproximaban demasiado cerca de la Casa Blanca, al amenazar con que los recibiría con "los perros más feroces y las armas más peligrosas".

©halecos Amarillosᴳᴸᴼᴮᴬᴸ ʷAͤNͣOͬNͤYˡMͤOᵍUͥSͦⁿ on Twitter

En Nueva York, más de 350 personas fueron detenidas tras enfrentamientos que dejaron varios heridos entre las fuerzas de seguridad. Allí, una mujer lanzó una bomba molotov al interior de un patrullero sin provocar ningún herido.

adriana fabregas on Twitter

Manifestantes quemaron autos de la policía en Miami y Atlanta, y en Los Ángeles cinco agentes resultaron heridos y hubo cientos de arrestos después de que varias personas incendiaran y saquearan comercios, sobre todo tiendas de lujo de Beverly Hills.

El caso de George Floyd se convirtió en el último símbolo de la violencia policial contra los ciudadanos negros y provocó la mayor ola de protestas de los últimos años en Estados Unidos.

Embed

Trump culpó a la extrema izquierda de la violencia y aseguró que "revoltosos, saqueadores y anarquistas" estaban deshonrando la memoria de George Floyd. Asimismo, dijo que incluirá a los Antifa en la lista de organizaciones terroristas.

Su rival demócrata en las presidenciales de noviembre, Joe Biden, condenó la violencia de las protestas, pero dijo que los estadounidenses tenían derecho a manifestarse.

Los disturbios llevaron a ciudades como Los Ángeles, Atlanta, Chicago y Filadelfia a anunciar toques de queda el sábado por la tarde.

El gobernador de Minnesota, el demócrata Tim Walz, también denunció la responsabilidad de elementos exteriores a su estado que, según él, podrían ser anarquistas, supremacistas blancos o narcotraficantes.

Para retomar el control de la situación, anunció la movilización de los 15.000 efectivos de la Guardia Nacional de su estado, un despliegue del que no se tenía noticia desde la Segunda Guerra Mundial.

Las unidades de la policía militar permanecen alertas para una posible intervención en Minneapolis, con un tiempo de respuesta de cuatro horas, indicó el Pentágono.

La Guardia Nacional no está autorizada a intervenir en el territorio de Estados Unidos salvo en caso de insurrección. Ese cuerpo no se desplegó desde 1992, cuando fue convocado durante los violentos disturbios de Los Ángeles a raíz de la muerte a manos de la policía de otro hombre negro, Rodney King.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario