EEUU: toque de queda en diferentes ciudades tras otra jornada de violentas protestas

Mundo

Los Angeles, Filadelfia, Atlanta y Cincinnati son algunos de los centros urbanos en lo que se impuso la medida. Miles de estadounidense se volcaron a las calles tras la brutal muerte de George Floyd en manos de la policía de Minneapolis.

Los Angeles, Filadelfia y Atlanta son algunas de las ciudades de EEUU que anunciaron el sábado un toque de queda para intentar detener las violentas protestas contra la policía que estallaron en todo el país.

También se implementó un toque de queda nocturno en Louisville, Kentucky. EEUU sigue sacudido por protestas por la muerte de George Floyd, un hombre negro fallecido mientras estaba bajo custodia de la policía.

Además, varios estados han movilizado a la guardia nacional. Georgia, Kentucky, Wisconsin, Colorado y Ohio siguieron el ejemplo de Minnesota y convocaron a la fuerza militar, como lo anunció el presidente Donald Trump.

Varias ciudades también han proclamado un toque de queda como lo hizo el viernes Minneapolis, entre otras, Saint Paul, Cincinnati, Portland, Denver y Columbus.

Más temprano, el presidente Trump había advirtió que su gobierno detendrá "en seco" las protestas violentas contra la brutalidad policial y el racismo y culpó a la "extrema izquierda" de ellas, mientras miles de personas salían a las calles y se anticipaba otra noche de disturbios.

KTLA on Twitter

"No podemos ni debemos permitir que un pequeño grupo de criminales y vándalos destruyan nuestras ciudades y causen devastación en nuestras comunidades", dijo Trump tras las revueltas de la noche anterior en la ciudad de Minneapolis. "Mi administración detendrá la violencia de la turba. Y la detendremos en seco", añadió.

El mandatario dijo que "revoltosos, saqueadores y anarquistas" estaban deshonrando la memoria de George Floyd, un afroestadounidense que murió durante su arresto en Minneapolis el lunes y que se ha convertido en un nuevo símbolo de la brutalidad policial contra las personas negras en EEUU.

"La violencia y el vandalismo está siendo dirigido por Antifa y otros grupos radicales de izquierda", dijo Trump, en referencia a la red de militantes antifascistas. El mandatario llamó a "la reconciliación, no al odio; a la justicia, no al caos".

Sus comentarios se dieron mientras multitudes se empezaban a congregar en Minneapolis, Nueva York, Chicago, Miami, Filadelfia y otras ciudades, y las autoridades se preparaban para otra noche de protestas violentas.

protestas nueva york.mp4

Las manifestaciones de los últimos días han incluido saqueos e incendios a edificios públicos.

El gobernador de Minnesota, Tim Walz, anunció la movilización de los 13.000 efectivos de la Guardia Nacional de su estado, un despliegue del que no se tenía noticia desde la Segunda Guerra Mundial.

Las unidades de la policía militar permanecen alertas para una posible intervención en Minneapolis, con un tiempo de respuesta de cuatro horas, indicó el Pentágono en un comunicado.

La policía militar no está autorizada a intervenir en el territorio estadounidense, salvo en caso de insurrección. Ese cuerpo no se ha desplegado desde 1992, cuando fue convocado durante los violentos disturbios de Los Angeles a raíz de la muerte a manos de la policía de otro hombre negro, Rodney King.

Minnesota Guardsmen are reporting for duty from across the state to be ready to assist local authorities in restoring order and maintaining peace. #alwaysready

Los cargos de asesinato en tercer grado presentados el viernes contra un agente por la muerte de Floyd no lograron calmar la ira de manifestantes contra el racismo policial, desde Nueva York a Los Ángeles, en una de las peores noches de disturbios civiles en Estados Unidos en años.

Minnesota, en el norte del país, se ha convertido en el epicentro de la violencia desde que George Floyd murió en Minneapolis luego de que un oficial lo inmovilizara varios minutos boca abajo contra el suelo apretando la rodilla sobre su cuello.

George Floyd

Ese policía, Derek Chauvin, fue acusado el viernes de asesinato en tercer grado, involuntario, y un cargo de homicidio culposo. Pero los cargos no lograron calmar a una nación sacudida y que acumula profundas heridas por la desigualdad racial.

En Atlanta, móviles de la policía fueron atacados e incendiados en manifestaciones. En Washington se registraron choques en la medianoche con agentes del Servicio Secreto durante acaloradas protestas frente a la Casa Blanca.

En Minneapolis entró en vigor el toque de queda el viernes por la noche, después de tres noches de fuertes protestas.

Nicholas Wu on Twitter

El viernes, la familia de George Floyd, a la que Trump informó haber llamado, consideró la detención del policía como un primer paso "en el camino a la justicia", aunque pidieron cargos más duros contra Chauvin y el arresto de los otros agentes implicados.

Chauvin es uno de los cuatro agentes despedidos del cuerpo policial tras conocerse el video que muestra el arresto el lunes de Floyd por tratar supuestamente de pagar en una tienda con un billete falso de 20 dólares. El fallecido aparece esposado y acostado en la calle con la rodilla de Chauvin sobre su cuello por al menos cinco minutos.

El fiscal del condado Mike Freeman dijo que los otros tres oficiales presentes cuando murió Floyd también estaban bajo investigación, y anticipó que se impondrán cargos contra ellos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora