"Se está tirando dinero en cualquier cosa". La advertencia de un analista sobre la fiebre cripto

Negocios

El especialista opinó que "lo que estamos viendo ahora mismo es la definición del exceso especulativo".

"Lo que estamos viendo ahora mismo es la definición del exceso especulativo". La advertencia de un analista llegó junto con los vaivenes de la criptomoneda ether, que tocó un nuevo pico este martes antes de caer con fuerza después de que algunos inversores tomaron ganancias de un mercado candente repleto de dudosos nuevos actores.

Un día después de superar los u$s3.000 por vez primera, el ether -el "token" comerciado en la cadena de bloques ethereum- tocó los u$s3.457,64 en la plataforma bitstamp, antes de perder un 6%, a u$s3.244.

Pese a todo, sigue acumulando un alza cercana al 340% este año. El aumento se debe en parte a excedentes de flujos hacia el bitcóin, cuya estatura ha crecido gracias a la entrada de actores de renombre como Elon Musk, de la automotriz Tesla, y el inversor de Wall Street Stanley Druckenmiller.

También se está viendo beneficiada por un frenesí especulativo en esta clase de activos.

La criptomoneda dogecoin ha trepado un 9.000% este año, elevando la suma de sus "tokens" emitidos a más de 54.000 millones de dólares. Otros nuevos tokens han proliferado y los compradores se volcaron esta semana a varias nuevas monedas pequeñas promocionadas por estrellas del porno.

"Lo que estamos viendo ahora mismo es la definición del exceso especulativo", dijo Kyle Rodda, analista de IG Markets, que lo relacionó con la burbuja tecnológica de dos décadas atrás. "Se está tirando dinero en cualquier cosa en el espacio cripto", agregó.

Con una capitalización de mercado de u$s376.000 millones, los operadores se están tomando con mucha mayor seriedad las ganancias del ether y dicen que está imitando el ascenso del bitcoin. Asimismo, indican que las mejoras en la cadena de bloques ethereum la harán más útil.

Frente al bitcoin, el valor del ether se ha más que duplicado este año y tocó un máximo de más de dos años y medio.

Dejá tu comentario