"El rol del folclore es recordarte que es parte de tu identidad"

Placeres

Corre el año 1985. El escenario, una de las tantas peñas de la provincia de Córdoba. Los cantores desfilan mientras el vino gira por las mesas. Nadie sospecha que entre los presentes hay dos hombres que darán vida a una conjura musical nacida para trascender. Sus nombres son Julio Paz y Roberto Cantos, y juntos formarán el Dúo Coplanacu, una de las agrupaciones más importantes del folclore contemporáneo. Oriundo de Santiago del Estero, este tándem musical cumple ya 33 años de vida surcando las pampas de la mano de una carrera que incluye una decena de discos.

Mientras ultiman detalles de "Los Coplas", su nuevo álbum de estudio, el conjunto desembarca en Buenos Aires para ofrecer cinco recitales en el Torquato Tasso los días 2, 3, 9, 10 y 11 de agosto. Anticipando su primer show, Paz dialogó con Agendate y analizó la actualidad del género, su anclaje en la ciudad y el rol social que desempeña.

Periodista: Se viene una metralla de conciertos en Buenos Aires, ¿qué tipo de espectáculo vamos a ver?

Julio Paz: Estamos terminando un nuevo disco que no tenemos problema en cantar, así que vamos a estar interpretándolo. Se va a llamar Los Coplas, que es el nombre con el que nos reconoce la gente, y tiene que ver con un acercamiento que hay hacia nosotros. La gente baila, canta y participa mucho en nuestras juntadas y en las peñas. Vamos a hacer temas viejos, chacareras viejas, que estamos de alguna forma acercándolas al público joven, a los chicos que mucho no las conocen. Es muy lindo poder reflotarlas; son chacareras santiagueñas tremendas que yo las escuché siendo changuito, y hoy está bueno cantarlas de nuevo.

P.: ¿Cómo es tocar folclore en la Capital Federal?

J.P.:
Cada lugar tiene su impronta. Capital es un juntadero de gente de todas las regiones; hay mucho norteño. O son de allá, o han venido sus padres o sus abuelos, siempre hay una referencia muy sentida en la juntada con el público de Buenos Aires. Es muy fuerte juntarnos, quizás más fuerte que en las provincias, donde todo está siempre a mano. Una guitarra siempre hay a mano, entonces se come un asadito y se guitarrea, se canta. Aquí es como más sentido, porque tiene que ver con la añoranza y con tantas cosas.



P.: Su música tiene un anclaje social marcado, ¿qué radiografía hacen la actualidad social del país?

J.P.:
El folclore siempre la función de tocarte el hombro y decirte, con mucho cariño y conteniéndote, que es parte de tu identidad y de recordarte de dónde sos; las palabras que se usan para nombrarte, la música, la memoria, tiene mucho que ver con eso. En estos momentos de tanta grieta, de tanta fisura y tristeza en la gente, juntarnos y encontrarnos en torno a un fogoncito de canciones nunca viene mal.

P.: ¿Y en cuanto a la actualidad del folclore?

J.P.:
Siempre pensamos que la tecnología viene para mejorar muchas cosas. De todos modos, el que toca no es el instrumento sino el hombre que lo está agarrando, que es el que siente, el que transmite. De repente, un músico con una guitarra y un terrible distorsionador puede transmitir un montón de sensaciones que con un instrumento típico no hubiera podido. A pesar de que tocamos cosas clásicas nunca hemos sido enemigos de eso, al contrario, siempre nos llamó la atención el enriqueciiento tímbrico de lo que uno hace, pero sobretodo la vibración del hombre con un instrumento. De hecho tenemos un contrabajista que toca eléctrico; hay una guitarra en midi, el violín se enchufa. Yo me niego a poner un pendrive al bombo (risas).

P.: ¿Qué viene en el futuro del Dúo Coplanacu?

J.P.:
Si Dios quiere, seguir cantando hasta que las lucecitas se apaguen. Nosotros hemos elegido este camino y nos hace feliz cantar y encontrarnos con la gente que nos escucha y se reconoce en esas canciones. Lo más inmediato es eso; el disco y seguir cantando.

*El Dúo Coplanacu se presentará los días 2, 3, 9, 10 y 11 de agosto en el Torquato Tasso (Defensa 1575, San Telmo, CABA)

Dejá tu comentario