Sin "gritos" para castigar al "suizo" Macri

Política

Alberto Fernández salió con dureza ayer contra la oposición, especialmente el sector que convocó a la marcha del lunes pasado, que luego de alguna manera se arrogó el macrismo, para quien también la movida sacudió internamente. Como efecto además, Elisa Carrió busca ahora recobrar protagonismo. Por Twitter, ya convocan a otra movilización, contra la reforma judicial. Veamos:

GOBIERNO AMPLIADO

Hubo clima mixto y algún pedido de reserva. De todas formas el almuerzo en Olivos con casi medio gabinete, intendentes, Axel Kicillof, Máximo Kirchner, Sergio Massa y el propio Alberto Fernández. Wado de Pedro y Santiago Cafiero ensayaron rol de ordenadores.

La convocatoria no se movió del minué habitual de los martes donde se sientan con menú diverso ministros y funcionarios para tertulias, algunas un poco largas, donde se analiza la semana. En algunos casos el convite sirve para distender y que el propio Alberto Fernández se despache a hablar de política, deporte que cada vez puede practicar menos.

A pesar del algún pedido de recato y silencio sobre lo que se habló y analizó en esa mesa el día después de la marcha multipropósito del lunes pasado, bastó con leer los tuits de algunos presentes a la misma hora en que comían el pollo casi dietético que se servía para conocer por dónde giraba la ronda de opiniones. En ese punto vale hacer una pausa: varios funcionarios reconocen que le recomiendan al Presidente bajar de peso y cuidarse mas. “Cuando está con nosotros se cuida mucho con la comida, el problema es cuando no lo vemos”, bromeó uno de los asistentes.

Mauricio Macri con su mensaje desde Suiza le dejó a más de uno de los presentes la pelota delante del arco para una crítica que aparecía evidente. Y mas allá de la estrategia de ataque a la rama dura de Juntos por el Cambio, encabezada por Macri pero capitaneada en territorio por Patricia Bullrich (algo que tiene al borde de la histeria a los moderados de la oposición que, salvo en la reforma judicial, creen que hay que mantener perfil dialoguista con Alberto F.), el almuerzo de esta semana fue para aclarar agenda y mantener tropa alineada en un momento duro.

Así hubo relatos territoriales de Juan Zabaleta, Martín Insaurralde, Jorge Ferraresi o Fernando Espinoza con diagnósticos que dejaron preocupación por el virus y también el impacto económico, lo que explica decisiones aperturistas que está tomando también el kirchnerismo.

SIN GRITOS

“Los que gritan no suelen tener razón”, dijo ayer Alberto Fernández. “Ha llegado el momento de dejar de lado las falsas disputas, las mentiras, los falsos discursos. Tenemos que recordar qué nos tocó y cómo fuimos capaces de salir del pozo. Recordar que enfrentamos al peor de los monstruos, que es la enfermedad, y darnos cuenta de que fuimos capaces de hacerlo con inteligencia y dejándonos asesorar por los que saben”, manifestó el Presidente y remarcó que “recibimos un país en situación muy complicada. No lo digo para pasar cuentas, lo digo para tener memoria”.

“No nos van a doblegar los que gritan. Los que gritan suelen no tener razón. Nosotros sabemos a qué vinimos”, destacó entonces al encabezar el anuncio de nuevas obras en las provincias de Chaco, Misiones, Córdoba, La Pampa y Salta, desde la Quinta Presidencial de Olivos.

El anuncio de las obras se realizó por videoconferencia y, según destacaron en el Gobierno, se trata de una inversión total de $20.000 millones. Participaron también el ministro de Economía, Martín Guzmán, su colega de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, y los gobernadores de Salta, Gustavo Sáenz; de Chaco, Jorge Capitanich; de Misiones, Oscar Herrera Ahuad; de Córdoba, Juan Schiaretti; de La Pampa, Sergio Ziliotto.

AUTORÍA

Elisa Carrió salió a referirse sobre la marcha de la oposición y dijo que “los actos del pueblo son del pueblo y nadie debe arrogarse o sacar ventajas de la movilización”.

En un mensaje en su cuenta de Twitter, la aliada de Mauricio Macri pareció apuntar al expresidente, quien tras la movilización, desde Suiza, escribió en la misma red social que estaba “orgulloso de los miles de argentinos que salieron ayer para decirle basta al miedo y al atropello”.

Desde cercanía a la exdiputada señalaron que “nadie debe ponerse el sayo” y que el tuit apunta en general “a los que salieron a capitalizar la movilización”.

También de Juntos por el Cambio se expresó en similar sentido Luis Naidenoff, diciendo que “la marcha no es patrimonio de nadie ni de un partido”.

El martes, en ese sentido también se expresó el actual integrante del directorio del Banco Ciudad, el exdiputado Nicolás Massot, del sector que lidera Rogelio Frigerio, que buscaron remarcar que la marcha fue independiente y rechazaron la idea de politizarla.

INSISTENCIA

La titular del Consejo Nacional del PRO, Patricia Bullrich, insistió ayer con el pedido que, mediante una carta abierta, Juntos por el Cambio le hizo al Gobierno para que retire el proyecto de reforma judicial que se debate en el Congreso.

“Tuvimos una reunión de Juntos por el Cambio de la que participó Mauricio Macri. Una de las conclusiones de la reunión fue pedir a Alberto Fernández que retire el proyecto de reforma judicial, que es inoportuna y que tiene como único objetivo consagrar la impunidad”, sostuvo la exministra de Seguridad.

Sobre la movilización afirmó que se trata de “marchas pacíficas, en días feriados, sin un aparato millonario que las avala y las organiza”.

Además Bullrich opinó sobre el manejo de pandemia diciendo que “nunca logró bajar la curva a pesar de llevar cinco meses de restricciones, y por eso busca echarle la culpa a alguien y ahora se la quieren echar a la marcha, pero cuando amontonaron a los jubilados en las colas de los bancos no hubo aumento de casos, en las marchas por Vicentin no hubo aumento de casos, por la marcha del 9 de julio no hubo aumento de casos”.

MOVIDA

Después de la marcha que no hizo efecto sobre el proyecto de reforma judicial que la oposición quiere que se retire del Congreso, comenzó ayer en las redes sociales a difundirse otra convocatoria en contra del debate que se prepara para la semana que viene en el recinto legislativo. Con el hashtag “#26TodosAlCongreso” la convocatoria es específicamente contra la reforma judicial y nuevamente busca que se considere como un llamado que no cuente con sello partidario.

Dejá tu comentario