Artaza: "Dejaré la actuación cuando gane la banca"

Política

El actor Nito Artaza es una de las pocas experiencias de renovación política que surgió de la crisis de los partidos que estalló en 2001. Nacido de la protesta de los ahorristas «acorralados» al final del gobierno de Fernando de la Rúa, Artaza invirtió en el activismo y ahora en la política institucional todo el capital ganado en una exitosísima carrera como actor y empresario. En esto, es un caso único porque Artaza desembarca en la política en el pico de su éxito, cuando encabezaba con verdaderos récords las taquillas del teatro en la Capital Federal y en la costa en temporada de vacaciones. Llega, incluso, a arriesgar lógicamente ese capital ya que desde su lanzamiento como candidato anuncia que deshará en algún momento su sociedad exitosa con el imitador Miguel Angel Cherutti. Sólo el caso del también radical Luis Brandoni puede compararse con él en esto de arriesgar éxito actoral y popularidad con una función política que otros colegas de ellos emprenden en el momento de la declinación, como fue el caso de Palito Ortega, Irma Roy, Mabel Manzotti, Susana Rinaldi o Héctor Bidonde, hoy peleando una banca colgado de las listas de Luis Zamora. A diferencia de Brandoni, que siguió actuando en los años que fue diputado, Artaza dice ahora que si es elegido diputado limitará su trabajo en el mundo del espectáculo a la producción.

Artaza dialogó con este diario sobre las razones de poner tanto empeño en recuperar a la Unión Cívica Radical, que lo lleva como candidato a primer diputado de las listas que postulan a Cristian Caram a la Jefatura de Gobierno porteña.


Periodista:
Se decidió y es candidato. ¿Hasta cuándo?

Nito Artaza: Si no apruebo esta materia, sigo trabajando en política. Mi profesión es actor y pequeño empresario teatral, pero mi vocación es política. Toda mi familia perteneció a la Unión Cívica Radical y yo apuesto a la renovación del partido con Cristian Caram, nuestro candidato a jefe de Gobierno, porque quiero recuperar la UCR, importante herramienta en un país donde el PJ es como el PRI de México.


P.:
¿Pero en segunda vuelta votará a Macri, que le había ofrecido ser su candidato?

N.A.: Tengo esperanza de que nos posicionaremos en el ballottage...


P.:
¿Es un chiste? En la presidencial Leopoldo Moreau sacó 0,81% en la Capital.

N.A.: Este es otro momento, la Capital volverá a ser bastión de la UCR. Los radicales tienen que volver a casa, los que se fueron con López Murphy o Carrió tienen que despertar a la UCR porque tiene una deuda de administración con la sociedad; los necesitamos a todos y a ese radicalismo que hizo posible la democracia en el '83.


P.:
¿Qué cree que podrá hacer si llega a diputado nacional?

N.A.: Impulsar una reforma política en el Congreso y en la UCR.


P.:
¿Cómo fue su pase, qué ganó y qué perdió convirtiéndose en político?

N.A.: Perdí social, económica y familiarmente. Socialmente, porque ahora la gente me reconoce y me pide que le solucione problemas, no me ven como artista sino como referente social. Económicamente, porque siempre hice un culto de la actividad privada y ahora deberé rendir mis cuentas si cobro un sueldo del Estado, y además yo tengo un ingreso importante.


P.:
¿Y con la familia?

N.A.: Cuando les explico a mis hijos (dos varones y una mujer, 17, 15 y 10 años) cómo era la vida de mi padre y que se empobreció con la política y que se terminan los viajes, no logro convencerlos.


P.:
¿Y tiene que dejar la profesión?

N.A.: Como productor no, pero como actor no iría a votar al Congreso, por ejemplo, el presupuesto o a tratar la anulación de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, no podría seguir actuando.


P.:
¿Y votaría la anulación de esas normas?

N.A.: Hay que dejar actuar a la Justicia dentro del marco jurídico. Yo quiero ser coherente y pedí siempre seguridad jurídica, no coincido en anular las leyes, se haría daño.


P.:
¿En otras cosas coincide con el gobierno de Kirchner?

N.A.: El Presidente tiene necesidad de ganar consenso, es un político, pero llega el momento de ir a las cosas. Siempre en la Argentina se ha improvisado y hoy ojalá salga bien. La gente ha vuelto a confiar, le ha dado crédito a la dirigencia política no absteniéndose en las elecciones, y eso es importante. Creo que Kirchner va a tener que empezar a gobernar de verdad, lo que Lavagna puso bajo la alfombra tendrá que aparecer.


P.:
¿Y qué sugiere?

N.A.: Una profunda reforma política. La gente puede tener reacciones sociales como las del 20 de diciembre de 2001. Yo quiero impulsar, junto a 200 ONG la reforma política y la reforma electoral para terminar con las listas sábana.


P.:
¿Cómo haría usted?

N.A.: El voto de un candidato por circunscripción y una segunda vuelta si ninguno llega a 50% para dar cabida a las minorías. Es necesario un debate sobre política estratégica que la Argentina no tiene y sí tienen otro países como Brasil, España o el mismo Chile. De la Argentina no sabemos cómo somos.


P.:
Pero el radicalismo va tan dividido como el PJ en esta elección.

N.A.: Pero, mire, el PJ en la provincia de Buenos Aires gobierna desde hace 16 años, con desnutrición infantil, desempleo y enorme inseguridad, un salvavidas de plomo para la Capital Federal.

Dejá tu comentario