Aunque dice si, Ibarra evita debate con Macri

Política

Los principales candidatos a jefe de Gobierno de la Capital Federal se encerraron en estos días a discutir si harán o no un debate televisivo antes del cuarto oscuro del 24 de agosto próximo. Esa atracción para los canales de TV se ha convertido en tema primordial de las campañas porteñas.

Aníbal Ibarra
, quien dijo «que Macri diga dónde y cuándo y debatimos», ahora, por debajo, evalúa una estrategia en la que excluye la posibilidad de que otro le fije reglas de juego.

Además, el jefe porteño está ofendido con el conductor Jorge Lanata, quien pasó una grabación donde Ibarra le daba el sí para confrontar mano a mano en público contra Mauricio Macri.

Los principales asesores de Ibarra y de Macri se reunieron casi secretamente para encontrar una salida al tema que deje a ambos bien posicionados ante el público televidente.

Macri
quiere debatir su proyecto para gobernar la Ciudad con Ibarra, pero con 5 candidatos más. «Son los que rankean», explican y enumeran: Macri, Ibarra, Luis Zamora, Patricia Bullrich, Cristian Caram y Vilma Ripoll, listan, de acuerdo con cómo piensan que terminará el escrutinio la noche del próximo 24.

•Invitaciones

La oportunidad para el macrismo sería «que una organización no gubernamental de prestigio ordene el debate y lo administre, y un canal, o todos, lo difundan». Las invitaciones que recibieron en esos cuarteles de campaña, mediante cartas, son de los programas de Mariano Grondona, de Jorge Lanata, «Punto doc» de América TV y del multimedio TN, de «Títulos de primera» de Alberto Amorosino, «Los secretos del poder», del Lic. Crespo, y de la rutina dominical «Brockers».

Los arquitectos de la campaña de
Ibarra acuñan pedidos de los mismos remitentes, con excepción de que no contabilizan a Grondona y consideran, sobre el final de la lista, a Luis Majul.

Para el ibarrismo, la cuestión parece cobrar mayor trascendencia que para el macrismo, al menos es lo que parece al escuchar la evaluación que hacen de eventuales apariciones en un contexto de contrapunto.

«Punto doc» les interesa porque dicen que es una emisión en la que los televidentes serían en su mayoría jóvenes, una franja a la que le cuesta a Los asesores de
Ibarra no ven conveniente enfrentarse a Macri ante un Lanata. Ven al conductor «falto de reglas, quiere imponer él las reglas del debate y en estos casos lo político tiene que tener importancia, hay que hacer un acuerdo previo, como se estila», marcan esos arquitectos monopolio de medios será la que mejor los trataría en caso de aceptar el duelo.

Macri
se niega a debatir antes de la primera vuelta en exclusividad con el jefe de Gobierno, no quiere polarizar la votación, mecánica que, cree, conviene sólo a su rival.

«Con Ibarra a solas,
únisu adversario con temas específicos de la administración de la Capital Federal. Ahora, Ibarra centra su proselitismo en el antimacrismo y, para la exposición contra Macri, lleva como adicional al programa de entonces que se debatiría su actual gestión, más tangible que promesas electorales.

Dejá tu comentario