Duhalde sobreexigido

Política

Como hace tiempo no ocurría, Eduardo Duhalde se ha puesto a trabajar. Políticamenclaro. Pero, aun en esa actividad, él nunca cumplió demasiado horario ni demostró deafecto. Pero, ahora es diferente: debe títulos para su partido en Buenos Aires -lo que incluye la performance de su propia esposa, Hilda Chiche, que preside la de diputados-, consolidar la gestión de Felipe Solá y prepararse para nuevos vientos (quizás, para el viento del Sur, como ayer mismo su mujer calificaba a Néstor Kirchner).

En ese despliegue, ayer hizo una reunión en la que fue la quinta de Juan Perón en San Vicente, con motivo de organizar el traslado futuro del cuerpo del general y de Eva a ese lugar. Mientras, se reunió también con intendentes bonaerenses y con otros que aspiran a esos cargos hoy no ocupados por el peronismo. Sobre estos últimos ha concentrado el esfuerzo: tener aún más dominio en Buenos Aires.

•Tarea ímproba

Pero ayer, al margen de estos encuentros, se concentró en el tema del general, la ingeniería que supone el traslado de los restos y, sobre todo, se interesó en la versación que demostró Alfredo Péculo -empresario fúnebre y doctorado en esa especialidad-sobre el reacondicionamiento que será necesario emplear sobre los cuerpos de la pareja peronista. Tarea ímproba, cargada de detalles científicos, según le explicaron, ya que el tratamiento que ha de aplicarse requiere un conocimiento extremo: sólo así se explica que los rusos aún puedan mostrar a Lenin, de cuyo original sólo se conserva aproximadamente 30%, ya que el resto lo ha provisto la ciencia y la cera.

Dejá tu comentario