Maridan causa de "mesa judicial" con espionaje "M"

Política

Las causas por el accionar de una “mesa judicial” alineada con Mauricio Macri para supuestamente incidir en investigaciones judiciales sensibles en su gestión y las del espionaje durante aquella administración comienzan a acercarse. La comisión bicameral de Inteligencia del Congreso llevará esta semana al expediente contra los operadores judiciales de Cambiemos las revelaciones que incluyen en ese entramado a Marcos Peña y a Gustavo Arribas. En paralelo la camarista Ana María Figueroa, cuyas declaraciones dieron inicio a la investigación por presiones del macrismo, volvió a hablar y dio por sentado que ambos expedientes forman parte de una misma matriz.

El nuevo punto de partida fueron los hallazgos de la interventora de la AFI, Cristina Caamaño, acerca de correos electrónicos en ese organismo de inteligencia, entonces a cargo de Arribas, con el encabezado “Invitación coordinación de Justicia” que enviaba Peña a un grupo de funcionarios entre los que se encontraban, además de Arribas, el exministro de Justicia Germán Garavano, el exjefe de asesores de Presidencia José Torello y el exsecretario de Legal y Técnica Pablo Clusellas. Ese material dará pie a una intervención de la bicameral que preside el diputado Leopoldo Moreau en la causa que investiga el juez Sebastián Ramos y que instruye el fiscal Ramiro González.

En paralelo la veintena de diputados y senadores del Frente de Todos que denunció de arranque la “mesa judicial” macrista a partir de los dichos de Figueroa ampliará la acusación y le pedirá puntualmente al fiscal González establecer posibles nexos entre el accionar de esos funcionarios sobre jueces y camaristas con eventuales tareas de inteligencia interior y maniobras de espionaje que alcanzaron a magistrados, políticos -del entonces oficialismo y la oposición-, dirigentes sindicales y periodistas. El expediente ya se perfilaba como una “megacausa” una vez que la Cámara Federal le ordenó a Ramos llevar adelante todas las denuncias al respecto. Los legisladores creen que ambas causas están interrelacionadas: “el vínculo más claro es el propio Arribas; ¿que hacia el jefe de los espías en reuniones de ‘coordinación judicial’? Que, además, convocaba Peña en el despacho contiguo al del mismísimo Presidente”, le dijo anoche a este diario el diputado rionegrino Martín Soria.

“Tenía que ver todo con la misma metodología. Era una forma sistemática, generalizada para aquellos jueces que no les gustaban”, dijo el fin de semana la camarista federal de Casación penal Ana María Figueroa. La magistrada volvió a hablar en AM 750 luego de la entrevista que le dio a la misma emisora a principios de mayo y en la que dijo que un alto funcionario, al que entonces no identificó, la había visitado en su despacho a los pocos días del inicio del mandato de Macri para pedirle celeridad en la causa sobre la constitucionalidad del memorándum con Irán. Ante esos dichos los diputados y senadores del Frente de Todos radicaron una denuncia y pidieron la testimonial de la jueza, quien al cumplir ese trámite identificó a Juan Bautista Mahiques, actual fiscal general porteño, como el responsable de ese intento de apriete.

La jueza, que integra un lote de dirigentes espiados en una de las causas que lleva Rodolfo Canicoba Corral, admitió que no se sorprendió cuando constató su presencia en ese listado y dijo que durante el mandato de Macri hubo “una metodología sistemática de presión a los jueces con apoyo de un sector del periodismo” que, en su caso, se complementó con “tres denuncias ante el Consejo de la Magistratura” cuyo instructor fue, de hecho, Mahíques. Incluso diferenció que mientras en su caso particular, como víctima, debió declarar “bajo juramento de decir la verdad”, el funcionario macrista “tiene derecho de mentir para mejorar su situación”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario