Massa y Larreta ya polarizan disputa por espacio de centro

Política

El presidente de la Cámara de Diputados abrió una escuela de gobierno para sumar sectores independientes e incorporó a Julián Domínguez

Sergio Massa y Horacio Rodríguez Larreta saldrán esta semana a la disputa del centro como espacio político de cara a la campaña 2021. El Frente de Todos ensayó un reposicionamiento a partir de los desalojos de las tomas en Guernica y en Entre Ríos, mientras que en Juntos por el Cambio buscan instalar al jefe de gobierno porteño como nuevo líder del posmacrismo. La disputa ya es explícita: el viernes pasado mientras Larreta visitaba a Elisa Carrió junto a María Eugenia Vidal en Exaltación de la Cruz, el Presidente de la Cámara de Diputados lanzaba su Escuela de Gobierno con el radical Ricardo Alfonsín como participante destacado desde España y con la incorporación de Julián Domínguez, adversario de Aníbal Fernández en la interna peronista del 2015 en la provincia de Buenos Aires.

Massa encabeza de manera sigilosa las negociaciones con Larreta, su amigo personal, para intentar sellar un acuerdo de gobernabilidad en medio de la crisis económica y social que agravó la pandemia. Sin embargo, Macri salió a romper esos puentes a través de un hilo en Twitter donde rechaza la posibilidad de diálogo con Cristina Kirchner. Los ex Presidentes son el extremo mientras Massa y Larreta buscan ocupar el centro. “Macri es intrascendente”, asegura el jefe del Frente Renovador para explicar que la posibilidad de un acuerdo requiere de nuevos interlocutores. Una visión similar a la de Carrió quien la semana pasada advirtió que “Macri ya fue”. En esa misma línea se mueven las “palomas” de Juntos por el Cambio como Rogelio Frigerio, Emilio Monzó y Martín Lousteau.

El viernes pasado, mientras Larreta y Vidal se reunían con Carrió en Exaltación de la Cruz para mostrar una nueva mesa de conducción opositora, Massa lanzaba en Olivos su Escuela de Gobierno. Una ventanilla para ampliar el Frente de Todos como “unidad en la diversidad”. Parte de este giro hacia el centro que propicia Massa dentro de la coalición de gobierno ya se refleja en Diputados. El “impuesto a la riqueza” que ya cuenta con dictamen para su tratamiento no tiene fecha de debate en el recinto. Se trata, luego de la explícita defensa de la propiedad privada, del segundo intento de seducción a la clase media de cara a la campaña 2021. Pero tal vez el dato más tangible deba esperar hasta la inscripción de candidaturas para las legislativas. Si Alberto Fernández es quien gobierna, como aclaró Cristina Kirchner por escrito al convocar a la oposición a un acuerdo para desarmar la economía bimonetaria, ¿quién encabezará la voltea de candidatos a diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires el próximo año?

Fernanda Raverta (La Cámpora) y Malena Galmarini (Frente Renovador) ya circulan en los diálogos de la dirigencia oficialista como dos posibilidades concretas. La titular de la Anses llegó al cargo luego de que Santiago Cafiero le pidiera la renuncia a Alejandro Vanoli. Cecilia Todesca, la primera opción del jefe de gabinete para ocupar ese puesto, rechazó hacerse cargo del organismo previsional y de seguridad social cuyas gerencias y líneas de dirección están controladas por el camporismo. La esposa de Massa representa una apuesta al centro en términos de armado electoral para 2021, más teniendo en cuenta que Vidal ya parece instalada nuevamente en la provincia de Buenos Aires para cauterizar la interna que abriría el pase de Diego Santilli al principal distrito electoral del país.

Massa el viernes en videoconferncia con Alfonsín hijo desde España destacando al Frente de Todos como “la unidad en la diversidad” no es casual. El jefe de la Cámara Baja intenta ampliar la coalición de gobierno en medio de un proceso de “peronización” de Alberto que culminaría con su consagración como jefe del Partido Justicialista. En otro gesto a la clase media, y al campo, Massa sumó a su escuela de gobierno a Julián Domínguez. Se trata del dirigente que aplacó la tensión entre el kirchnerismo y el sector agropecuario luego de la Resolución 125 sobre retenciones móviles. Y que luego se convirtió en el adversario de Aníbal Fernández en la interna bonaerense del entonces Frente para la Victoria para la gobernación.

La política asiste así a un choque explícito de reposicionamientos por ocupar el espacio de centro y ganar el voto de la clase media. Por eso Massa cuida la identidad propia del Frente Renovador y acentúa los atributos de diálogo, innovación y federalismo. “Necesitamos más 2019 y menos 2017”, grafica un dirigente massista cercano al ex intendente de Tigre. Para salir de la crisis, en la perspectiva del presidente de la Cámara de Diputados, se necesitará atravesar reformas y transformaciones que demandan una coalición de gobierno más amplia y plural. En sesiones extraordinarias, a partir de diciembre, se trataría la reforma impositiva integral que ingresará en los próximos días a Diputados. “No puede ser que un trabajador pague 35% de ganancias y que YPF tribute el 30%, algo está mal”, repite Massa ante los suyos. El alivio impositivo a la clase media sería un nuevo incentivo electoral para recuperar votantes de clase media desencantados con el gobierno nacional.

Larreta se mueve en un sentido similar al de Massa. Una ampliación de Juntos por el Cambio que lo reposicione al centro, alejado de las posturas extremistas de Macri y Patricia Bullrich. El miércoles será el invitado central, junto a Vidal y a Margarita Stolbizer, de la celebración del “Día del amigo desarrollista” que organiza el subsecretario de gobierno porteño, Mauricio Colello. Se trata de un evento sin tinte partidario que también contará con la presencia de Ricardo López Murphy. Los expositores son de ideologías y pertenencias partidarias diversas. Además de Larreta, Vidal, Stolbizer y López Murphy, estará en la histórica sede del MID en la calle Ayacucho, Frigerio y el radical Facundo Manes.

Colello es una pieza clave en el armado larretista. Trabajó junto a Frigerio en el Ministerio del Interior buscando consensos y gobernabilidad con los mandatarios peronistas y ahora teje una red silenciosa junto a Bruno Screnzi para darle volumen nacional al jefe de gobierno porteño. Larrreta tiene un vínculo directo con el desarrollismo. Fue ahijado de Frigerio y su padre fue uno de los fundadores del movimiento. La dinámica del acto va a girar en torno a un juego entre el pasado, el presente y el futuro. A los expositores se les va a repartir una frase de Arturo Frondizi extraída del discurso inaugural de la asamblea legislativa de 1958. La idea es resaltar que Argentina repite cíclicamente los mismos problemas desde hace más de 60 años, y reivindicar la vigencia de las ideas del desarrollismo.

Dejá tu comentario