Köhler insiste: acuerdo con la Argentina debe ser de 3 años

Política

Horst Köhler insistió ayer ante Néstor Kirchner y Roberto Lavagna en que el Fondo Monetario Internacional (FMI) buscará un acuerdo de mediano plazo, que en los tiempos del organismo financiero representa como mínimo tres años, enfrentándose a la idea primaria del gobierno nacional de lograr únicamente un tratado a un año y sin metas exigentes. Este acuerdo comenzaría, además, a negociarse en junio, cuando los técnicos del Fondo regresen al país.

El director gerente del FMI hizo asimismo en sus últimas horas en Buenos Aires un «mea culpa» por la actuación del Fondo durante la crisis económica local, reconociendo que el año pasado «debimos escuchar mejor a la Argentina». Dijo, sin embargo, que entre los culpables estaba también la clase política local y aseguró que, de todas maneras, «los problemas son de la Argentina» y dejó una recomendación final, con la que terminó sus horas en Buenos Aires: «No creo que sea bueno estar enfrentado con el FMI».

Horst Köhler dejó este mensaje de despedida a través de una conferencia de prensa en el quinto piso del Ministerio de Economía, acompañado en el escenario por Roberto Lavagna y frente a sus colaboradores directos para el caso argentino John Dodsworth y el indio Anoop Singh. Por el bando del ministro de Economía, custodiaba el escenario el secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, entre otros funcionarios.

Lógicamente, Köhler dominó la escena, mezclando una permanente sonrisa con mensajes de reconocimiento al gobierno nacional, pero sin dejar de mencionar, con voz firme y con un inglés de inocultable acento alemán, los resultados que debe mostrar la Argentina para llegar a un acuerdo con el FMI. En este sentido, dijo claramente que el desafío de Kirchner es que el país vuelva a ser creíble y respetuoso de la seguridad jurídica, y pidió no perder nunca de vista que el objetivo de una política económica tiene que ser la apertura de mercados, aunque con
«proyección social». Köhler demostró en la conferencia de despedida una visible intención de dejar en claro que su visión global se inscribe en la Economía Social de Mercado, que fundó en los '50 su compatriota y ex canciller alemán conservador Ludwig Erhard.

Luego reconoció que
«carga en sus hombros» parte de la culpa de lo que pasó en la Argentina: dijo que «el FMI no es el culpable último de los problemas» del país. Intervino en ese momento Lavagna para expresar que su propuesta es «no mirar hacia atrás» y comenzar a negociar para adelante, concretamente desde julio, sin haber cuestionado la visión de Köhler sobre la necesidad de negociar un acuerdo de «mediano plazo».

El alemán aseguró que el próximo tratado que se fije con el FMI partirá
«de un plan económico que hagan los argentinos», pero fijó claramente los fines que deberá tener un acuerdo definitivo. Así mencionó, dividiendo el tema en tres capítulos, la necesidad de garantizar la seguridad jurídica, que la Argentina demuestre que es parte de la comunidad internacional y la creación de un mercado de capitales doméstico y un marco que atraiga la inversión extranjera.

Las principales frases que dejaron Köhler en sus últimos momentos en la Argentina y Lavagna fueron las siguientes.



HORST KÖHLER


«Me echo yo la culpa, pero les prometo que vamos a escuchar mejor. Vamos a hacer un programa con los argentinos. El Fondo tiene la convicción de revisar el enfoque sobre cómo se analizó la situación de la Argentina. Vamos a hacer un programa económico con los argentinos. Pero echarle la culpa al FMI de la crisis que atraviesa el país no les servirá a los argentinos, porque los problemas están en la Argentina. El FMI no es un chivo expiatorio.»

• «Estamos pensando en
un programa a tres años de plazo, no en uno de largo plazo ni de renovar el vigente de transición.»

• «El Fondo no va a armar un plan de lo que debe hacer la Argentina, sino analizar de qué forma se puede construir un camino de crecimiento y de diálogo.»

• «Las conversaciones que mantuve en este país me han permitido tener una mayor comprensión de la situación argentina, lo que nos ayudará a trabajar de manera conjunta.»

«Hay que trabajar sobre tres ejes: un marco fiscal de mediano plazo, una estrategia para definir y elaborar el proceso de intermediación entre depositantes e inversores, y una tercera área que es la reforma legal e institucional para que la Argentina recupere la reputación para atraer inversiones.»

• «Néstor Kirchner cuenta con un amplio apoyo. Me causó muy buena impresión, ya que el Presidente tiene una visión que permitirá un crecimiento más vigoroso de la economía.»

• «El gobierno argentino buscará consensuar un plan económico que permita conjugar la libertad de mercado con equilibrio social, que es la fórmula de un crecimiento sostenido.»

«La Argentina debe seguir ciertas reglas de juego en su carácter de miembro normal de la comunidad internacional. Entre éstas figura un marco fiscal de mediano plazo para mejorar las relaciones entre la Nación y las provincias.»

• «Además, se debe buscar una estrategia para definir la manera de mejorar el proceso de intermediación entre depositantes e inversores que tiende a la reforma del sistema financiero y una reforma jurídica e institucional para que la Argentina se gane la reputación necesaria para atraer inversores extranjeros.»

«Es poco lo que se puede hacer en seis meses.»

«El FMI no intervendrá en la renegociación que la Argentina inicie con los tenedores de bonos de deuda. El resultado de esta negociación deberá surgir de una relación directa entre el gobierno argentino y los acreedores.»

ROBERTO LAVAGNA

• «En julio vendrá una misión del Fondo para realizar la tercera revisión del acuerdo vigente, y a partir de allí, comenzaremos a trabajar en un acuerdo de mediano plazo.»

• «La mejor manera de conducir es no mirar excesivamente por el espejo retrovisor. La Argentina no va a mirar demasiado atrás y va a trabajar con visión de futuro.»

Dejá tu comentario