Charlas de quincho

Secciones Especiales

El número clave es "51". Enrarecimiento político con un herido en Corrientes, varios hechos vandálicos, escraches y los mapuches de vuelta. Siguen las flexibilizaciones, y a pesar del crecimiento de casos Delta, la vacunación pasó a segundo plano. Calor y sol el fin de semana, mientras se espera a Santa Rosa.

A apenas 13 días de las PASO, las diferencias políticas solo son superadas por la de las encuestas que se multiplican exponencialmente. Temor por la cantidad de votantes y la falta de fiscales. El número clave es “51”. Enrarecimiento político con un herido en Corrientes, varios hechos vandálicos, escraches y los mapuches de vuelta. Siguen las flexibilizaciones, y a pesar del crecimiento de casos Delta, la vacunación pasó a segundo plano. Calor y sol el fin de semana, mientras se espera a Santa Rosa. Veamos:

Termómetro. Sin duda las elecciones de ayer en Corrientes, que también decidió separar comicios de los nacionales, fueron seguidas muy de cerca por propios y ajenos que van contabilizando minuciosamente el “poroteo” político en el que cada lugar ganado o perdido puede significar la diferencia entre el éxito o el fracaso en el nuevo Congreso a partir del 10 de diciembre. Y, si la provincia litoral ya era noticia por ser “ la patria de origen” de los ahora mediáticos carpinchos, sobre el fin de semana su ponderación creció exponencialmente por el balazo que recibió el diputado provincial del FdT, Miguel Arias (ahora en estado estable), en un muy pequeño pueblo del interior. Naturalmente el hecho disparó las más variadas conjeturas, desde el hecho accidental (en una provincia donde un gran porcentaje de gente anda armada); hasta el atentado liso y llano, postura a la que adhirieron varios políticos opositores de la provincia. Sin embargo, la propia titular de Seguridad de la Nación, Sabrina Frederic (que salió instantáneamente para Corrientes) lejos de inclinarse por alguna de estas opciones, llamativamente mencionó la posibilidad de que el disparo estuviera dirigido, en realidad, al candidato a intendente de Tapebicuá, Carlos Brazeiro (FdT), en ese momento en uso de la palabra. Frederic fue, además, protagonista de comentarios de todo tipo durante los quinchos del fin de semana por otras afirmaciones suyas relativas al modo de vida de los suizos. En otro giro que protagonizó el gobierno (tema que el kirchnerismo mira cada día con preocupación que no decrece) la ministra de Seguridad hizo un análisis relativo de las ventajas de la seguridad en Suiza con el supuesto aburrimiento que supone el ritmo de vida que ofrece ese país, siempre en alusión a Argentinos que decidieron probar suerte en el exterior. Mas allá de haber transitado un lugar común impropio de un ministro en relación a un comentario relativo a otra Nación, el dilema entre seguridad personal o aburrimiento no parece propio de un especialista en la cuestión. Volvieron a Corrientes, la situación generada por el balazo no impidió que el proceso eleccionario siguiera su curso, ni que desde Buenos Aires, parte del radicalismo más duro, saliera para Corrientes casi tan rápido como Frederic, para “acompañar” al correligionario, Gustavo Valdés. En la comitiva llamó la atención la presencia de Facundo Manes qué esta en plena campaña bonaerense contra Diego Santilli (Juntos), en la PASO pero tuvo tiempo de visitar aunque sea un rato, el litoral norte, después de haber caminado el fin de semana el conurbano con especial desembarco en San Miguel.

Paritarias sin fin. El gobierno no solo no frena la suba de los porcentajes que casa sector va logrando en paritarias sino que los convalida y parece incentivar. A la larga lista de recomposiciones salariales que hace tiempo superan el 45 % anual, se sumó ahora la actualización del 49,5% para los trabajadores de la actividad semillera, suba que fue acordada para todas las categorías consideradas en la Resolución 56/2020, y que se realizará en tres tramos: 40% a partir del 1° septiembre 2021; 5% desde de noviembre y 4,5% a partir de diciembre. Además, las partes asumieron el compromiso de revisar el acuerdo en el mes de enero del 2022. Tema central que se anotó en la agenda de charlas de todas las mesas este fin de semana.

Vandalismo. Con sol a pleno y temperatura primaveral estos eran algunas de las cuestiones que se desmenuzaban ayer en la mayoría de las muchas mesas de asado en countries, casas, y hasta coquetas terrazas en plena City. En uno de ellos, donde coincidieron varios personajes del interior, se llamaba la atención, sin embargo, sobre la escasa respuesta nacional a hechos de violencia y vandalismo que están teniendo lugar en muchas zonas, sin merecer hasta ahora, la atención de las máximas autoridades. Intrusamientos de tierras, cuatrerismo y abigeato a la orden del día en distintas localidades donde “se sospechan hasta de zonas liberadas para financiar las campañas políticas, como ocurría en otros tiempos”, reconocía un comensal. Lo más llamativo, sin embargo, es el vandalismo sobre camiones que está ocurriendo en algunas rutas de Santiago del Estero, sobre todo por Añatuya, a los que le destrozan los parabrisas obligándolos a parar. Otro hecho que se puso sobre la mesa, fue la situación que continúa en Villa Mascardi, donde se registraron nuevos casos graves sobre La Cristalina, con sus propietarios sitiados y agredidos por grupos autodenominados mapuches, que siguen sin tener resolución, ni avances a nivel nacional, lo que volvió a poner sobre la mesa el nombre de la Ministro Frederic. De ahí a plantear las discrepancias con Chile por un nuevo tema de límites, algo que no se daba desde hace años, hubo un solo paso y a los postres (para asado, fresco y batata, o membrillo) ya el grupo estaba inmerso en temas internacionales, como el pic nic en plena calles de París para protestar contra el Pasaporte Covid que quieren imponer las autoridades francesas, y que dejó a los restaurantes parisinos vacíos durante todo un día, mientras la gente, con canastos y manteles, comía en veredas y aceras bloqueando las calles. Obvio que le gran preocupación sigue centrada en la cada vez más complicada situación en Kabul, y el provocador atentado de días atrás, con una veintena de muertos estadounidenses .

Nerviosos. Mucho más cercana (en el espacio) era la charla en la barra del Presidente (una de las más concurridas de Buenos Aires) donde un grupo de empresarios, Aperol mediante, se ocupaba de puntear la infinidad de situaciones de distinto tenor, que se produjeron en apenas unos días. desde el escrache (cuestionado por casi todo el arco político), al ex Ministro de Salud Ginés González García, que lo obligó a suspender su intento de cena en el restaurante Marcelo de Puerto Madero (algo que comienza a inquietar al sector político en su conjunto, ya que demuestra el grado de hartazgo que tiene la población inclusive de esa zona tan específica donde la política parece moverse con mas libertad), hasta la actitud de Alberto Fernández que terminó presentándose ante la Justicia por el caso de la foto del cumpleaños de Fabiola Yáñez, el año pasado, en el quincho de la Quinta de Olivos. El tema, sin embargo, perdió el primer lugar ante la irrupción del caso de la “maestra” nerviosa, Laura Virginia Radetich (59 años) filmada por sus propios alumnos durante un duro debate, y que terminó transformándose en un escándalo de magnitud al calificársela de “militante”, y ser defendida por el propio Presidente de la República. Como no podía ser de otra manera, la conversación desembocó en las elecciones, en que cantidad de gente ira a votar (algo que inquieta también al sector político); si habrá suficiente cantidad de fiscales; si va a funcionar adecuadamente el sistema de conteo y, muy especialmente, el número 51 que desvela a oficialistas y opositores. Es que esa es la cantidad de diputados nacionales que renueva el oficialismo, por lo que por debajo de él habría un claro avance opositor, y por encima a la inversa, al margen del hecho de que el Frente de Todos está a apenas 7 votos de tener mayoría directa también en la Cámara baja.

Cambios. “Lo que no se puede descartar son cambios en el gabinete después de las elecciones, y una radicalización de las posturas, sea cual fuere el resultado”, señalaba un analista político en un Zoom privado en el que tampoco se descartó una mayor tensión con el interior (el campo ya lo adelantó, entre otras cosas, por el mantenimiento de las restricciones para exportar carne vacuna) e, incluso, sonaron algunos nombres en áreas de economía, lo que en Argentina ya es casi un deporte nacional. Esto, el destino final del desembolso del FMI de u$s4.500 millones que envía Kristalina Georgieva, el generalizado malestar social y de las organizaciones que lo representan, el narcotráfico, y los diferentes escenarios que se plantean tras el comicio, con el excluyente rol de la vicepresidenta Cristina de Kirchner, fueron recorridos durante la charla, aunque las preguntas que fueron surgiendo, eran más que las repuestas. Por supuesto que tampoco faltaron temas puntuales como la agudización de la sequía (se espera que la tormenta de Santa Rosa que debería llegar en los próximos días, atenúe, aunque sea en parte, la situación), que además de las pérdidas agropecuarias que ya está produciendo, obligará a aumentar más aún las importaciones de gas oil, por la caída de la generación hidráulica, que se suma a las limitaciones existentes para importar gas.

Vamos a terminar con un chiste de una categoría clásica:

Había tres hombres varados en una isla, John, Franz y Manolo, cuando las provisiones de las que disponían se acabaron. John, mirando hacia tierra firme, calcula que habría unos 30 kilómetros hacia la orilla. Así que anunció: “Voy a intentar nadar hasta allí”. Nadó ocho kilómetros y se cansó mucho. Continuó dando brazadas pero ya sus fuerzas lo abandonaron, y se ahogó. Franz se dijo: “Me pregunto si lo habrá conseguido. Supongo que es mejor intentar llegar a tierra firme que quedarse aquí y morir de hambre”. Así que se echó a nadar. Franz tenía más resistencia que John ya que nadó quince kilómetros antes de cansarse. Pero después ya estaba demasiado cansado para seguir, así que se ahogó. Manolo pensó entonces: “Me pregunto si lo habrán conseguido. Creo que será mejor que yo también lo intente”. Así que nadó ocho, quince, veinte kilómetros. La orilla estaba a la vista pero él se dijo: “¡Joder, estoy demasiado cansado para llegar hasta allí, no lo lograré!”, y se volvió a la isla nadando.

Dejá tu comentario