Un santuario de buena vida

Secciones Especiales

Escribe Pedro Madera del diario «El Mundo»

Dicen los viejos tratados de geografía colonial portuguesa que el archipiélago de Bazaruto es «un grupo de cinco islas y unos pequeños islotes situados entre 15 y 25 kilómetros del continente, al norte de Vilankulo y al sur de Inhassoro».
Es un lugar mágico, donde incluso en los años de guerra civil estas pequeñas islas fueron un refugio de paz y ocio. Está considerado uno de los puntos más hermosos de Africa por sus aguas cristalinas, sus barreras de coral, sus enormes bancos de peces y la belleza de sus playas, y se lo nombró Parque Nacional en 1971.
Estos islotes tienen una larga tradición. Antes de ser colonia portuguesa fueron un lugar de comerciantes musulmanes. El marfil y los esclavos eran mercancías muy cotizadas. Ya en el siglo XVI, se hablaba de la alta calidad de las perlas que se encontraban en las aguas de la zona.
Por su tamaño, parece quitar protagonismo a otras islas, como Santa Carolina, Benguerra y Magaruque, aunque son muchas más las que componen el archipiélago. Algunas sólo son visibles cuando la marea baja, para volver a desaparecer hasta 10 metros bajo el agua cuando ésta sube.
Siguiendo la estela del viejo faro de Bazaruto, se llega al norte de la isla. Las dunas, que se convierten en playas, se vuelcan hacia el poniente para cubrirse de vegetación. Un pequeño lodge se encuentra en la frontera con la desolación. Kilómetros de playas blancas están abandonadas a la soledad.

NATURALEZA PRODIGA

En el interior, la maleza se ve interrumpida por el agua dulce de los lagos Chinaka, Lengwe y M'bili. Los amantes de las aves saben que los pequeños lagos de agua dulce del interior son un lugar perfecto para la observación, aunque algunos acuden para ver los cocodrilos o sus extrañas especies de mariposas. La mayoría de los biólogos busca en estas islas la observación de las sirinias, mamíferos marinos que se creían desaparecidos, pero recientemente se han vuelto a ver entre las redes de los pescadores. Un kilómetro al sur de Bazaruto se encuentra la isla de Benguerra, donde la naturaleza ha sido pródiga y se pueden observar infinidad de aves y otros animales. Allí hay un pequeño bosque tropical lleno de monos. A sus orillas se acercan los dhows, famosas embarcaciones de vela triangular que los árabes trajeron al archipiélago.
Lo mejor de la isla es su arrecife de corales a sólo dos kilómetros de la orilla. La leyenda cuenta que algunos de los presos portugueses eran abandonados en los islotes cercanos con la marea baja antes de que fueran «devorados» por la subida del mar. No es raro que el primer asentamiento de la corona lusa en la zona fuera en la isla de Santa Carolina, que fue un gran penal durante décadas. Hoy, con un importante hotel, es uno de los destinos más buscados por los pocos turistas que aún se acercan a la zona.

Dejá tu comentario