Poncho, puna y montañas

Suplementos

A menos de un mes de la Fiesta del Poncho, Catamarca continúa apostando al invierno, mientras gestiona para recuperar conectividad aérea.

La Fiesta Nacional e Internacional del Poncho entró en la recta final. Entre el 13 y el 22 de julio, San Fernando del Valle será escenario de "la fiesta de invierno más importante de Argentina", afirmó la secretaria de Turismo provincial, Natalia Ponferrada.

Durante esos días, el Predio Ferial Catamarca de la capital provincial reunirá a artesanos, artistas de diversas disciplinas, cocineros, tejedores y otros representantes de la cultura provincial y nacional, con actividades que se prolongarán hasta avanzada la noche.

RECONOCIMIENTO

Ponferrada consideró que la fiesta "se ha ganado un espacio y reconocimiento en el país, porque su característica no es sólo el festival cultural y espectáculos, ni tampoco es solamente una exposición artesanal, sino la combinación perfecta de todo esto".

En los cuatro grandes pabellones del predio "se concentra y se muestra al país y al mundo lo que es toda la cultura y la identidad catamarqueña en música, danza, gastronomía, turismo, artesanos, productores; es fiesta, encuentro, es una de las celebraciones más lindas del país", añadió.

La funcionaria comentó que "para Catamarca, la temporada alta de turismo comienza en otoño y se extiende hasta mitad del invierno, fin de julio y mediados de agosto, cuando empieza un poco la baja, pero que a raíz del crecimiento en el segmento del turismo de reuniones se ha revertido bastante en los últimos dos años".

Entre los destinos más visitados en invierno señaló a Fiambalá, que "no tiene temporada alta y baja sino temporadas alta y muy alta, como dicen allí, justamente por el clima". Sobre Antofagasta de la Sierra, cuya mejor temporada es en verano por las altas temperaturas y por la altura de la Puna, resaltó que "en invierno es impresionante cómo ha levantado la visitación y hoy ronda en un 80% u 85% de ocupación".

Por último, la titular de Turismo se refirió a las gestiones para recuperar un segundo vuelo diario que conecte la provincia con Buenos Aires. "Tuvimos unos momentos muy buenos, hasta diciembre del año pasado, tras lograr el tan deseado y esperado segundo vuelo diario; así que durante 11 meses tuvimos 12 vuelos semanales de Aerolíneas Argentinas", comentó. "Lamentablemente el año pasado Aerolíneas tomó la decisión de levantar nuevamente el segundo vuelo y nos quedamos otra vez con un vuelo diario", agregó y explicó que eso significó "una disminución de 47% de cantidad de vuelos".

Dejá tu comentario