Edición Impresa

Tipo de cambio real acumula depreciación del 2,8% en el año

En lo que va de marzo experimentó un incremento del 1,9%. Desde el inicio de la zona de no intervención se apreció un 15,3%.

Pese al fuerte aumento de la volatilidad del tipo de cambio, que se depreció hasta alcanzar un pico de $42,50 la semana pasada, “el tipo de cambio real multilateral que mide el BCRA se ubicó en un nivel cercano al promedio desde noviembre de 2018, cuando se había logrado estabilizar la corrida de octubre”. Así lo indicó la consultora Econviews, al señalar que en lo que va de año, el indicador ya se debilitó un 2,8%.

No obstante, en lo que va de marzo, el tipo de cambio real experimentó un aumento del 1,9%, tras la depreciación del 1,8% en febrero y el fortalecimiento del 0,9% de enero. En tanto, “desde el inicio de las bandas cambiarias, cuando la variable había experimentado una sobrerreacción, el tipo de cambio ya se apreció un 15,3%”, explicó Econviews. En este período, la mayor depreciación relativa fue contra China, que representa alrededor de un 16% del índice, por un 8%. Más abajo se ubicó Brasil (-2,7%), que representa cerca del 30% y tiene el mayor peso en el índice. A su vez, contra el dólar estadounidense (14% del índice) se depreció un 2%.

Desde la consultora destacaron que “el régimen cambiario se revisará próximamente en conjunto con las autoridades del Fondo Monetario Internacional para definir la velocidad de ajuste de las bandas a partir de abril, que actualmente es del 2% mensual, con un ancho de 30%. Se espera una leve reducción del ajuste mensual hasta 1,75% y que se mantenga el ancho del corredor”. En la última decisión del COPOM, la entidad que lidera Guido Sandleris resolvió disminuir el monto autorizado de compras diarias hasta u$s50 millones, mientras que mantuvo el de las ventas en u$s150 millones. En febrero, el organismo había resuelto aumentar el monto de compras permitidas a u$s75 millones.

Vale destacar que en las últimas semanas el tipo de cambio empezó a registrar una mayor volatilidad en medio de un sell-off por parte de las monedas emergentes, en medio de una mayor preocupación por el crecimiento de la economía a nivel global. El peso argentino se depreció la semana pasada por encima de las monedas de la región debido a la incertidumbre en torno a las elecciones presidenciales y a las problemáticas que está presentando actualmente la macroeconomía argentina.

No obstante, desde las consultoras privadas estiman una menor presión en el corto plazo debido a los fondos disponibles del FMI y de la liquidación de la cosecha del agro. Esto llevó a que el Banco Central debiera convalidar una fuerte suba en la tasa de las Leliq, que se acercó al 60% y volvió a niveles máximos desde el pasado 4 de diciembre (ver pág. 3).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora