Una mansión que relata su siniestra historia

Espectáculos

La historia de una mansión, desde su construcción a su demolición, ha dado obras maestras como “La casa” de Manuel Mujica Laínez, a la que ahora puede sumarse “La mansión” de Schädlich. Si en la novela del argentino la casa cuenta la historia de una familia, en la del alemán, que tiene tintes autobiográficos, es el marco que permite contar la vida de otra familia entre guerras y dictaduras. En “La casa” una familia de la oligarquía funda su mansión en la calle Florida. En “La mansión” es una meta que alcanzan unos burgueses de provincia que se vuelven ricos en el nazismo y se compran una mansión en la ciudad. Cuenta del matrimonio de Elizabeth, hija de un comerciante de lanas, y Hans, hijo del dueño de droguerías. Cuando Hans quiere seguir estudiando, su padre le dice: ¡deja de perder el tiempo, aprende algo práctico y gana dinero! Le hizo caso. Siguió estudios comerciales, se hizo cargo de uno de los negocios, y se afilió al nacionalsocialismo, dejando atrás su origen judío, y borrando todo lo que pudiera confirmarlo. Su suegro le propuso manejar su negocio de lanas, y Hans lo hizo avanzar usando sus contactos con el poder y el desarrollo económico impulsado por Hitler. La familia creció junto al dinero, tuvo cuatro hijos, y en 1939, cuando Alemania inició la invasión que desencadenó la Segunda Guerra Mundial, compraron la mansión. Momentos históricos van marcando los sucesos familiares con trágicos descubrimientos, con lo que no se quería saber. Finalmente, pierden la casa, que se vuelve un asilo y luego es demolida para dar paso al progreso industrial. La novela deslumbra por su estilo, su concisión, su laconismo, que por momentos recuerda a las obras de Andrés Rivera. “La poética de mi escritura es dar espacios al pensamiento y la imaginación del lector”, sostiene Schändlich, que a los 85 años es considerado el más importante escritor alemán vivo.

M.S.

=Hans Joachim Schädlich, “La mansión” (Bs.As., Edhasa, 2022, 181 págs.)

Dejá tu comentario