Efecto coronavirus: supermercadistas en alerta por caída de ventas

Ambito BIZ

Desde que comenzó la cuarentena los números están en rojo. Prevén un escenario complejo para marzo aunque crecen las compras online. Aseguran que no habrá desabastecimiento.

Marzo será un mes difícil para la industria. La llegada al país de la pandemia del coronavirus puso a la Argentina en stand by, lo que generará duras consecuencias económicas. Los supermercados, uno de los pocos rubros que siguen funcionando, no serán la excepción. No solo se espera una caída abrupta en las ventas sino que ya se vislumbra un cambio de comportamiento por parte de los consumidores: las compras online. Algo que en la industria preocupa ya que no todos los canales cuentan con herramientas tecnológicas para satisfacer la nueva demanda.

Durante el primer fin de semana de cuarentena total ya se vieron los primeros cambios. No hubo bonificaciones, los pasillos de los supermercados se veían desolados solo con algún valiente que se había acercado en busca de algunos productos de primera necesidad. Mucho alcohol en gel y nuevas medidas restrictivas para evitar la propagación del virus.

Desabastecimiento

“No vemos que haya peligro de desabastecimiento. Si bien se han producido algunos quiebres de stock en algunas categorías, han sido casos puntuales como resultado de una demanda inusualmente alta, con elevados picos de ventas previos a la cuarentena, producto de la ansiedad que generó en los consumidores el tomar conciencia de encontrarse frente a una pandemia de alcances desconocidos”, explicaron desde Cámara Argentina de Supermercados (CAS) y Federación Argentina de Supermercados y Autoservicios (FASA).

Y lo que más preocupa es que el escenario es incierto. Si bien desde el Gobierno anunciaron que la cuarentena total deberá cumplirse hasta el próximo 31 de marzo, muchos aseguran que esa fecha se extenderá. Así todo, desde el sector son optimistas: “consideramos que no habrá desabastecimiento, si bien hay que tener en cuenta que este es un tema que no depende de nosotros sino de las empresas proveedoras”, concluyeron fuentes de CASA y FAS.

Por su parte desde Coto coincidieron y remarcaron que las góndolas están abastecidas. “Hoy tenemos stock, pero no sabemos qué pasará en el futuro. Mientras los camiones puedan llegar y la cadena de distribución funcione no tendremos problema”.

“Las entregas están siendo normales, igualmente hay que recordar que pasaron dos días feriados. Ya no se hacen las entregas presenciales con los vendedores, sino que todo es virtual, por teléfono o hasta WhatsApp. Estamos esperando que pase la cuarentena para volver a la normalidad”, agregó Yolanda Durán de la Cámara de Supermercadistas chinos.

Ventas

La caída de las ventas se sintió de lleno el fin de semana, después que el presidente Alberto Fernández decretara la cuarentena total para intentar desacelerar la expansión del coronavirus en el país que hasta ayer ya se había cobrado cuatro muertos. “Es evidente una marcada caída de las ventas a partir de la implementación de la cuarentena. La demanda está mucho más tranquila y la realidad es que no se puede esperar otra cosa teniendo en cuenta la situación actual, con la gente saliendo a la calle solamente para abastecerse de los productos esenciales”, sostuvieron desde CASA y FAS. “Estamos vendiendo básicamente commodities y en cantidades menores a las habituales, eso está afectando seriamente los resultados de las empresas y podría poner en serio riesgo su continuidad si esta situación se extiende en el tiempo”, advirtió la fuente preocupada por lo que se vendrá.

“La mayoría de los clientes vinieron antes de la medida implementada por el Gobierno y se stockearon. Vimos que muchos compraron con tarjeta de crédito y en cuotas porque no disponían del dinero”, agregó la fuente de Coto. “Sabíamos que esto iba a pasar, la gente trata de no salir de la casa, se abastecen de los negocios de cercanía. Aquellos que vienen hoy son los que no viven a más de cinco cuadras de distancia”, agregó.

“Las ventas se empezaron a normalizar, teniendo en cuenta que la gente compró en grandes cantidades mercadería antes de la cuarentena”, sostuvo por su parte Víctor Fera, dueño del mayorista Maxiconsumo. Este canal de ventas fue el que más sintió la demanda antes de que el presidente Alberto Fernández decretara la cuarentena total.

Todos coincidieron en que las ventas bajaron en la última semana. “La gente compró hasta el jueves pasado en grandes cantidades, ahora lo hacen en escasa medida. Las ventas están demasiado tranquilas, eso nos preocupa”, concluyó Durán, por parte del canal minorista de supermercadistas chinos.

“Probablemente las ventas de marzo arrojen resultados similares a las de febrero, que estacionalmente no es un buen mes para el sector”, concluyeron desde la asociación.

Nueva tecnología

Si bien las ventas, como era de esperarse, se desaceleraron considerablemente desde el viernes pasado, también se generó un nuevo fenómeno: se dispararon las compras a través de las plataformas digitales. Y si bien la mayoría de las grandes cadenas de supermercados cuentan con sitios para hacer las compras online, aquellos más pequeños o hasta los mayoristas todavía no han implementado el uso de esta tecnología. “Hoy tenemos tres veces más demanda que en los picos habituales en nuestro sitio digital. Reforzamos la página para que funcione acorde a la necesidad de nuestros clientes y destinamos más camionetas y empleados para esta tarea para que las entregas se hagan lo antes posible”, ejemplificó el vocero de Coto.

Pero se espera que el e-comerce, no crezca solo en el rubro de alimentos y productos de higiene y limpieza durante la cuarentena, sino también en artículos de tecnología. Desde la consultora GFK explicaron que en España e Italia el crecimiento de ventas de estos productos durante la cuarentena fue exponencial “pasó de representar sólo el 6% a más del 27%”, indicaron. Otro dato a tener en cuenta, tiene que ver con la las ventas de productos relacionados con el trabajo en casa. “En España, por ejemplo al cierre de semana 10 de cuarentena las tiendas mayoristas vendían un 8% más notebooks que en la misma semana de 2019, dato relevante porque se trata además de una categoría que en líneas generales venía cayendo”, sostuvieron de GFK.

Y si bien no hay aún datos del comportamiento en los argentinos, se espera que la situación sea similar. Hoy el canal de tecnología lo absorbió, casi en su totalidad, el canal de supermercados ya que es hoy el único habilitado para permanecer abierto hasta fin de mes.

Higiene

El clima y el comportamiento en la calle cambió drásticamente en las últimas semanas y claro que se evidenció en los supermercados que se vieron obligados a tomar nuevas medidas de higiene. “Hemos tomado muchos recaudos, hemos provisto elementos de limpieza en todas las líneas de atención, antisépticos, alcoholes y otros elementos de desinfección, también hemos implementado otras medidas de protección. Por ejemplo algunos supermercados han tomado como medida preventiva el uso de guantes y barbijos, pero no es una medida generalizada, dado que su efectividad es cuestionada”, indicaron desde Cámara Argentina de Supermercados (CAS) y Federación Argentina de Supermercados y Autoservicios (FASA).

Por otro lado, algunas cadenas regionales incorporaron protectores visuales y/o pantallas acrílicas en los check outs, para evitar el contacto directo entre los empleados y los clientes. “Otra medida muy importante es el ordenamiento de la cantidad de gente que ingresa a los locales comerciales y su circulación. Cuando es necesario se hace esperar la salida de algunos clientes antes del permitir el ingreso de otros. Son medidas preventivas en cuanto a la cantidad de gente que se encuentra dentro de cada local, considerando las medidas de cada uno de ellos, para evitar contactos cercanos”, resaltaron desde CAS y FASA.

Además desde el domingo, los supermercados, hipermercados y almacenes de todo el país atienden en el horario de 7 a 20, tras una decisión de la Federación de Empleados de Comercio y Servicios (Faecys) y la Asociación de Supermercados Unidos (ASU) con el fin de “liberar” a sus empleados a un horario donde puedan “regresar a sus hogares en transporte público”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario