Récord de consultas de argentinos por inmuebles en Paraguay y Uruguay

Ambito BIZ

Muchas operaciones no se concretan por las dificultades que hay para trasladarse de un país a otro. Creen que cuando las fronteras se abran habrá un pico de ventas en Asunción y en Montevideo.

“Hay boom de demanda, con récord de ventas de departamentos”. Parece mentira, pero esta declaración pertenece a un bróker inmobiliario que asegura que durante la pandemia se dispararon las operaciones. El detalle es que esto sucede del otro lado del río, con emprendimientos uruguayos, pero en donde los principales interesados son los argentinos. Lo mismo ocurre en Paraguay, aunque en menor medida. “Hay muchas consultas por parte de los argentinos, la gran mayoría se fueron concretando a pesar del contexto de covid”, explicaron desde la cámara paraguaya de desarrolladores inmobiliarios.

El principal atractivo es sin dudas la rentabilidad, que duplica y hasta triplica la que se puede obtener en el país. “Hoy la rentabilidad en lo residencial es de entre el 3,5% y el 4% anual en dólares, pero lo que más está creciendo es la inversión en oficinas que tiene un retorno del 7%, con contratos más extensos y menores gastos de mantenimiento”, explicó Gonzalo Faccas Socio Director de la desarrolladora Eydisa y miembro del Consejo Directivo de Cámara Paraguaya de Desarrolladores inmobiliarios (Capadei). Mientras que en Uruguay la rentabilidad anual es de entre el 5% y el 6% en los departamentos en Montevideo, una ciudad con gran potencial de crecimiento. Lejos de los números en Argentina que apenas alcanzan el 2% anual en dólares.

“El 80% de las consultas que recibimos del extranjero son de argentinos”, agregó Faccas, lo cierto es que el número de concreciones no es tan alto por las limitaciones que genera la pandemia. “Si el dinero estuviese bancarizado los números serían aún más representativos. Lo que sucede es que muchos futuros compradores no pueden viajar por el covid, por lo que están esperando que la situación se modifique y las fronteras se abran para poder realizar la operación”, reconoció Faccas. Otros, aunque por ahora los menos, se animan a realizar la compra a través de terceros. “El único requerimiento para comprar un inmueble en Paraguay es demostrar los ingresos del comprador para justificar la inversión”, explicó el especialista.

Desde Paraguay aseguraron que el fenómeno se viene dando desde las PASO, en agosto del año pasado, pero mes a mes se fueron incrementando las consultas y las operaciones de mano de los argentinos. “Uno de los principales atractivos que tiene este país es que ofrece buenas tasas de rentabilidad y se puede ingresar con ticket más bajos, pero los paraguayos en Asunción eligen vivir más en casas que en departamentos”, comentó Fabián Kopel dueño de la inmobiliaria que lleva su nombre en Uruguay.

“Hay ciertos picos, por ejemplo fines de septiembre y durante octubre se activó muchísimo la demanda y hubo un boom de consultas, algunas se fueron concretando, pero muchas otras se cayeron por la dificultad de venir al país a cerrar la operatoria”, indicó Kopel, del otro lado del río, que reconoció que, a pesar del contexto de pandemia, tuvo récord de ventas este año. “El 10% de las operaciones que realizamos vienen de mano de argentinos, de hecho son el público extranjero que más está moviendo la aguja”, agregó el especialista.

La realidad es que la dificultad de trasladarse de país hace que muchas de esas operaciones no se concreten. “Creo que el argentino averiguó, se interiorizó y ahora está esperando el momento en que se abran las fronteras para venir y poder comprar. Muchos antes de firmar y traer el dinero quieren ver el emprendimiento”, detalló Kopel. Para el especialista el pospandemia sería aún mejor que éste presente. “Muchos se sentirán atraídos por Uruguay por cómo se manejó el coronavirus, nuestro país fue un ejemplo de la región y eso generará inversiones positivas a futuro”, aseguró el bróker.

Hoy las viviendas promovidas se convirtieron para muchos en una oportunidad. “Esta ley que es nacional generó un impacto muy grande en la capital en donde se generaron 13 mil nuevas unidades, ya que había un déficit de alquileres”, agregó por su parte Kopel. Lo que buscó el Gobierno uruguayo fue revalorizar ciertas zonas de Montevideo en donde no había inversión hace por lo menos tres décadas. “Se trata de edificios de categoría con amenities, en pozo hoy el valor está en promedio u$s100.000 y el alquiler mensual es de u$s500 por mes”, explicó. Claro que, a la rentabilidad se suma la seguridad jurídica y la ley de alquileres que rige en Uruguay. “Es una normativa muy segura con garantías para el propietario”, agregó Kopel.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario