La devaluación no alcanzó para alentar exportaciones

Campo

¿Sabrá alguien para qué se devaluó? Se anunció en enero que se alentaría las exportaciones, y hoy el sector agroexportador en su conjunto es el más atacado desde el gobierno.

Nada es más erróneo que acusar a las firmas exportadoras de demorar el ingreso de divisas, cuando están comprando día a día los granos que deben embarcar o procesar y los pagan con la divisas ingresadas del exterior
(¿a qué otros fondos puede acceder?). Las exportadoras de granos se comprometieron a ingresar 1.000 millones de dólares hasta el 15 de abril en un convenio para que el gobierno les devuelva el IVA y el factor de convergencia adeudado. Este compromiso está fuera de los plazos normales de liquidación de divisas de 15 días para los granos tras ser embarcados y de 120 días para los productos manufacturados, y fue un apoyo del sector al gobierno para poder recuperar créditos impositivos que les pertenecen por ley. A pesar del retraso en la recolección de la cosecha gruesa, ya ingresaron 600 mil dólares.

El 25 de marzo último el gobierno no cumplió con el pago de la primera de las 19 cuotas del IVA adeudado, y como recién la semana pasada lo reglamentó, los exportadores comenzaron a cobrar el miércoles.

Algunas versiones indicaban que los exportadores de granos estaban comprando dólares enojados porque les redujeron el plazo para liquidar las divisas. Nada más inexacto. El plazo para ingresar las divisas no se modificó, sólo que una vez ingresadas, en vez de tener diez días para cerrar cambio ahora tienen cinco días.

La causa del alza del dólar está en la pesificación de los créditos financieros, y que los bancos y otras grandes empresas deben al exterior en dólares
. Como cobran en pesos con cada deterioro del tipo de cambio pierden más, y en consecuencia deben cubrir su posición financiera. Esa es la gran demanda de dólares que impulsa el tipo de cambio, luego se suma público que repudia el peso. Y lo preocupante es que esa demanda de dólares no podrá ser frenada por intervenciones del Central, salvo que prohíba nuevamente el pago de créditos comerciales al exterior.

• Menos divisas


El nuevo aumento de las retenciones a las exportaciones que el gobierno anunciaría esta semana, dentro de otras medidas que no atacan los problemas sino que los cubren, afectará seriamente las intenciones de siembra y los programas de exportación de todo el sector agroalimentario, y caerá dramáticamente la generación de divisas para 2003. El campo enfrenta serio riesgo de quedar desabastecido de insumos y tecnología, y con precios muy bajos a nivel internacional, las retenciones adicionales le quitarán toda la rentabilidad adicional que pudo darle la devaluación.

El
sector cárnico también se verá afectado porque la producción demanda muchos insumos dolarizados, la industria que no tiene financiamiento verá recortada su posibilidad de capitalización y de acceder a insumos básicos para adecuar los productos a los requerimientos externos.

Lo más triste del caso, es que estas políticas antiexportadoras están haciendo subir los precios en Chicago beneficiando a los productores de los Estados Unidos,
mientras los precios en el mercado local se desploman.

Dejá tu comentario