Newell´s deja escapar en Rosario su gran chance

Deportes

Newell's fue pura impotencia y cayó derrotado de manera inapelable por 2 a 0 frente a un San Lorenzo que supo maniatarlo y darle el golpe de gracia, en un partido por la decimonovena y última fecha del Torneo Apertura de fútbol.

Fabián Bordagaray, a los 10 y 23 minutos, uno en cada tiempo, anotó los dos goles de la visita, que le dio así el título a Banfield. San Lorenzo tuvo la posibilidad de ganar por una diferencia mayor, pero el arquero local Sebastián Peratta le atajó un penal a Cristian González cuando iban 9 minutos de la etapa inicial.

Newell's necesitaba ganar y esperar que Boca le diera una mano frente a Banfield, pero el elenco rosarino no estuvo a la altura de un choque decisivo y los nervios se apoderaron de los jugadores. San Lorenzo manejó el encuentro con oficio y se llevó una más que merecida victoria que le permite cerrar un flojo torneo, al menos con un triunfo.

En el primer tiempo, el local salió dormido y le cedió el dominio a San Lorenzo, que lo aprovechó muy bien porque en los primeros minutos generó dos situaciones peligrosas, con un penal atajado y el gol de Bordagaray.

A los 9 minutos, el goleador de la tarde ingresó al área y Juan Manuel Insaurralde lo bajó, por lo que Héctor Baldassi sancionó penal. El encargado de ejecutarlo fue el ex jugador de la selección nacional Cristian González, ex Rosario Central además, pero el disparo fue muy anunciado y Peratta se lo desvió al tirarse contra su izquierda.

Sin embargo, San Lorenzo no se quedó y enseguida se puso en ventaja con un golazo de Bordagaray, que entrando por izquierda aprovechó un pelotazo largo del arquero Pablo Migliore y tras sacarse un rival de encima la colocó contra el ángulo opuesto de Peratta.

El conjunto rosarino era ya un manojo de nervios y no se le caía una idea como para llegar a la igualdad. Ni siquiera sirvió como motivación el gol de Martín Palermo, con el que Boca le ganaba 1-0 a Banfield.

Las ganas de Joaquín Boghossian y de Mauro Formica no alcanzaban para aunque sea estar cerca del empate, pero San Lorenzo no pasaba zozobras. Recién a los 45, el local generó algo de riesgo con un disparo de Formica que rechazó de manera estupenda Migliore.

En el complemento, Newell's se adelantó unos metros y se ilusionó cuando Palermo le daba el 2 a 0 a Boca.

Pero en vez de motivarlo fue contraproducente para el equipo rosarino, porque los jugadores multiplicaron sus nervios y la impotencia. De nada sirvió el empuje de los hinchas, porque San Lorenzo sentenció el encuentro con otra conquista de Bordagaray que se gritó bien fuerte en un sector del Sur del conurbano bonaerense.

Dejá tu comentario