Real Madrid rescató un empate en su estadio y dejó abierto el grupo de la muerte

Deportes

El Real Madrid rescató este martes un punto en el último suspiro del partido al empatar como local 2-2 con el Borussia Dortmund en el Grupo D de la Champions League, que queda muy abierto a falta de dos fechas para el final.

Marco Reus y Mario Götze anotaron para los alemanes, que lideran la zona con ocho puntos, mientras que Pepe y Mesut Özil fueron los autores de los goles locales en el Santiago Bernabéu. El conjunto español es segundo con siete unidades.

El Borussia abordó el encuentro con las cosas muy claras. Los alemanes llegaron a Madrid conscientes de que el momento del rival abría la puerta a una victoria en el coliseo blanco y el pase anticipado a los octavos de final. Y a punto estuvieron de lograrlo, si no es por un genial tanto de tiro libre de Özil poco antes del final.

El Real Madrid es un equipo con una capacidad brutal para el gol. En los últimos tres partidos había marcado 13 tantos. Sin embargo, su juego no fluye, el balón le dura poco y es impreciso en el pase.

La ausencia de Marcelo lo ha convertido en un conjunto más previsible, y también más vulnerable. La lesión del brasileño ha desplazado a Sergio Ramos a una banda y el centro de la defensa se ha resentido.

El francés Raphael Varane todavía no es el central que promete ser y el polaco Robert Lewandowski lo aprovechó en la primera mitad. Los goles no fueron suyos, pero sí las dos prolongaciones con la cabeza que habilitaron a sus compañeros.

La primera fue tras una larga jugada germana. El "9" del Dortmund dejó solo a Reus y el rubio centrocampista disparó duro con la derecha. Iker Casillas pudo quizá hacer más, pero el balón terminó en la red. Era el minuto 27.

La segunda demostró que el 1-0 no fue una casualidad. El campeón de la Bundesliga es un equipo trabajado, que sabe lo que quiere y cómo lograrlo: filas juntas, presión adelantada y un contragolpe mortal de la mano de talentos como Grosskreutz y Götze, que tocó lo justo en el último segundo de la primera parte para elevar la pelota ante la salida de Casillas y marcar el segundo tanto visitante.

El gol de Pepe, en el 33, fue un espejismo. El central portugués cabeceó un centro de Özil para hacer el 1-1, pero el Madrid no funcionaba.

El argentino Gonzalo Higuaín, muy desdibujado y con claras molestias físicas, y el croata Luka Modric, insustancial en el centro del campo, fueron sacrificados por Mourinho en el descanso. En su lugar entraron José Callejón y Michael Essien.

El equipo local ganó en estabilidad y agresividad. Callejón marcó casi en el primer balón que tocó, pero el gol fue anulado por fuera de juego. El español volvió a tener el empate en sus piernas poco después, pero su disparo se fue rozando el poste.

Fueron los mejores minutos del Madrid. El Dortmund dio un paso atrás a la espera de ese contraataque que matara definitivamente el partido, pero los hombres de Klopp se centraron más en defender su ventaja que en buscar el tercero.

El Real Madrid se hizo dueño del juego, pero sin demasiada precisión. Kaká fue el último cartucho de Mourinho. El brasileño entró a falta de un cuarto de hora por el lateral Álvaro Arbeloa y de sus pies nació la mejor oportunidad "merengue" hasta el momento.

El brasileño se llevó la pelota de rebote por el carril central, abrió a la derecha para Di María y su centro lo tomó Cristiano Ronaldo. Weidenfeller se tiró al bulto, pero acertó y la pelota se fue afuera.

A falta de cinco minutos, Callejón volvió a tener el empate a su alcance, pero su remate flojo, de media vuelta, lo sacó un defensor justo en la línea de gol.

Los esfuerzos del Madrid eran inconexos, más fruto de la improvisación que de un plan definido, pero la calidad de su plantel está fuera de toda duda. A dos minutos del final, Özil demostró porqué su pierna izquierda está considerada de las mejores del mundo.

Por una vez, Cristiano cedió un tiro libre a un compañero y el alemán no lo desaprovechó. Puso el balón en un lugar imposible, por encima de la barrera, en el ángulo inferior del arco. Un 2-2 que deja abierto de par en par el Grupo D, el Grupo de la Muerte.

Síntesis:

Real Madrid: Casillas; Ramos, Varane, Pepe, Arbeloa (Kaka); Alonso, Modric (Callejón), Özil, Di María; Cristiano Ronaldo e Higuaín (Essien).

Borussia Dortmund: Weidenfeller; Piszczek, Subotic, Hummels, Schmelzer; Gündogan (Perisic), Kehl, Götze (Leitner), Grosskreutz, Reus (Bender); y Lewandowski.

Goles: 0-1: Reus (m.28); 1-1 Pepe (m.33); 1-2 Götze (m. 45); 2-2: Özil (m.88)

Árbitro: Cüneyt Çakir (Turquía).

Campo: Santiago Bernabéu.

Dejá tu comentario