Edición Impresa

Desafío a Cristina desde el peronismo anti-K

Vista clave un día después de que Máximo Kirchner ridiculizara la convocatoria de Macri al diálogo. "Hay que dar tranquilidad y certidumbre de una opción democrática", reclamó junto a Urtubey.

Daniel Scioli rompió la obediencia debida del kirchnerismo. El exgobernador de Buenos Aires desafió a Cristina de Kirchner en la previa de la presentación de su libro y se convirtió en el primer presidenciable del peronismo en acatar la convocatoria al diálogo de la Casa Rosada. El mismo día, el diputado de Unidad Ciudadana se reunió con Juan Manuel Urtubey, precandidato de Alternativa Federal, en la Casa de Salta de Capital Federal y coincidieron “en la necesidad imperiosa que tenemos en la Argentina de trabajar en el diálogo y los consensos para sacar al país de la crisis por la que atraviesa”.

El gesto de Scioli, de reunirse en la misma jornada con Rogelio Frigerio y con Urtubey, disparó la ira del Instituto Patria en la víspera de la reaparición pública de Cristina en la Feria del Libro, en una presentación editorial que funcionará casi como lanzamiento de campaña. Si bien el excandidato presidencial se encuadra orgánicamente en Unidad Ciudadana, el kirchnerismo de paladar negro lo considera afuera del armado electoral 2019. Por eso el mandatario de Salta lo recibió ayer para abrirle las puertas de Alternativa Federal, el espacio del peronismo disidente que plantea definir en la PASO al próximo candidato presidencial. Scioli agradeció el gesto de Urtubey y se manifestó a favor de ofrecer “tranquilidad y certidumbre de una opción democrática”.

Urtubey es el presidenciable más nítido de Alternativa Federal. Roberto Lavagna se eximió de competir en una PASO, ya se autopercibe como el único candidato de consenso. El exministro de Economía se prepara para ser candidato por afuera del peronismo disidente con el apoyo del socialista Miguel Lifschitz, quien está cerca de perder Santa Fe a manos del peronista Omar Perotti, y de radicales desencantados sin peso en la Convención Nacional de la UCR. Los radares de la Casa Rosada, y también de Lavagna, ubican a Sergio Massa ultimando detalles de su acuerdo con Cristina para sellar una fórmula de unidad del peronismo en la provincia de Buenos Aires que le reserve un lugar a Malena Galmarini en la boleta para la gobernación.

Con Lavagna afuera de Alternativa Federal, y con Massa sobrevolando a Cristina, el comando de campaña de Urtubey salió a oxigenar al peronismo disidente a través de un encuentro con Scioli y con el exgobernador de Jujuy, Eduardo Fellner. Scioli está dispuesto a competir en la PASO de AF y ayer se diferenció de Cristina, y Máximo Kirchner, quienes ridiculizaron la convocatoria de Macri al diálogo.

Máximo invitó el martes por la noche al Gobierno a firmar “cuatro puntos” esenciales: “Desayuno, almuerzo, merienda y cena todos los días”. “Lo invitamos al gobierno a firmar cuatro puntos que son esenciales para millones de argentinos y argentinas: el primer punto es desayuno todos los días, el segundo punto es almuerzo todos los días, el tercer punto es merienda todos los días y el cuarto punto, cena todos los días”, resaltó el diputado de Unidad Ciudadana. Al día siguiente de esa ridiculización que ensayó el kirchnerismo, Scioli se convirtió en el primer presidenciable en acudir al llamado de Macri.

“Mi compañero y amigo”

Después de ir a la Rosada, Urtubey recibió a Scioli, quien agradeció la charla con “mi compañero y amigo de tantos años, con la responsabilidad que tenemos de dar tranquilidad y certidumbre de opción democrática en estos momentos delicados del país”.

Urtubey también se reunió con la mesa Nacional de Generación para un Encuentro Nacional (GEN) que lidera Margarita Stolbizer. En el encuentro también estuvieron presentes Eduardo Fellner (exgobernador de Jujuy), Humberto Tumini (presidente del movimiento de Libres del Sur) y por el GEN: Sergio Abrevaya, Liliana Piani, Pablo Villanueva y Marcelo Díaz.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario