Finanzas

Dólar en el piso de la banda: qué debería hacer el BCRA según el mercado

Qué debería hacer el BCRA si la cotización profundiza su tendencia bajista, algo que luce bastante probable: comprar divisas para sostener el valor, o estimular una baja de tasas a un ritmo algo más acelerado, con el fin de evitar un eventual atraso cambiario.

Finalmente, el dólar mayorista perforó levemente promediando la rueda del lunes el piso de la zona de no intervención, fijado en $ 37,284, en el marco de un mercado predominantemente vendedor y menos tomador, ante una menor aversión al riesgo global, y la tendencia alcista del real luego de la asunción de Jair Bolsonaro a la Presidencia de Brasil.

Si bien al cierre de las operaciones terminó por encima de ese nivel, la divisa de igual manera experimentó su sexta caída consecutiva al finalizar la jornada a $ 37,305, seis centavos y medio debajo respecto al viernes, mientras que en el segmento minorista el billete verde cedió un centavo a $ 38,41.

Por la escasez de negocios no fue necesaria la participación del Banco Central, más allá de que durante la rueda quedó habilitado para comprar divisas, hasta u$s 50 millones (diarios, según estipuló la misma autoridad monetaria), ante la caída de la cotización por debajo del piso de la banda.

De igual manera, el Central aprovechó el favorable contexto financiero y convalidó una reducción marginal de la tasa de interés de las Leliq.

"El dólar llegó a operar a $ 37,28, debajo de la banda del Central, aunque no intervino –ni tiene obligación de hacerlo-. Mañana (por este martes) subirá, según lo establecido, al límite de 37,307/48,28 pesos", explicó la correduría ABC Mercado de Cambios.

Ahora bien, qué debería hacer el BCRA si la cotización profundiza su tendencia bajista, algo que luce bastante probable (dado el mayor ingreso de fondos de inversores locales y extranjeros, además de liquidaciones de exportadores cerealeros): comprar divisas para sostener el valor, o estimular una baja de tasas a un ritmo algo más acelerado, con el fin de evitar un eventual atraso cambiario.

Para el analista financiero Christian Buteler, “el BCRA podría convalidar menos tasa dejando más pesos en la calle para que sea el mercado quien sostenga la suba pre-establecida en el dólar y no tener que emitir”.

Buteler recordó que en noviembre, durante la semana del anteúltimo vencimiento de Lebac, el BCRA había dejado “muchos pesos en la calle”, y el dólar pegó un salto en el precio. “Ahora habría que hacer lo mismo y no emitir para comprar pesos”, opinó.

“Qué sentido tienen emitir más pesos en una economía que si hay algo que sobran son los pesos. Deja de pagar (el BCRA) 58% de tasa y el mercado mismo encontrará su sano equilibrio”, reflexionó.

A diferencia de Buteler, Amilcar Collante, economista del Centro de Estudios Económicos del Sur (CESUR) cree que el BCRA “debería intervenir como pautó y hacerse de dólares”.

Para Collante, la expansión monetaria permitiría “una baja prudente de la tasa de interés. Hoy vimos recorte de la tasa, baja del dólar y absorción monetaria, el mejor escenario”.

Entiende el analista de CESUR que “el efecto Bolsonaro da un colchón de competitividad al peso argentino frente al real” (de corto plazo se está apreciando), teniendo en cuenta que Brasil es nuestro mayor socio comercial.

Collante calculó que si la moneda brasileña se fortaleciera a 3,50 por dólar y el peso se ubicaría entre $ 37,7 y $ 38, se ganaría margen de competitividad, solo con la cotización ubicándose en el piso de banda de flotación.

Por su parte, el analista cambiario Gustavo Quintana remarcó que el BCRA “podría comprar” dólares, pero considera que es un “mejor recurso bajar la tasa”.

“Comprar dólares sin recursos genuinos va implicar que después tenga que aplicar mecanismos de esterilización de pesos emitidos para comprar divisas. En cambio bajando la tasa, poco a poco desarma el atractivo del carry y estimula el rearmado de posiciones en dólares”, argumentó.

Para Quintana, el nivel actual de tasa (58,964% anual) “es insostenible y genera un costo muy alto en términos de actividad económica”. “Hoy comenzó tibiamente a bajarla, pero el BCRA tiene su propia estimación y ejerce una sintonía fina que a veces no coincide con las expectativas del mercado. No creo que se apure a bajarla en forma significativa, más bien irá haciendo retoques diarios”, completó.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario