AEA y UIA no ahorraron elogios para el gobierno

Economía

En dos hoteles cinco estrellas -separados por menos de 300 metros- la AEA ( Asociación Empresaria Argentina) y la Unión Industrial se pronunciaron ayer casi sin reservas a favor del gobierno y no sólo en la propuesta de renegociación de deuda.

La entidad que preside Luis Pagani lo hizo en el Marriott Plaza, en un almuerzo en que celebró el segundo aniversario de su creación; la que encabeza Alberto Alvarez Gaiani, en otro almuerzo en el Sheraton, para lanzar una multisectorial (motorizada por la central fabril) que reúne al campo, la industria, el comercio y la banca nacional.

La AEA había invitado a Néstor Kirchner a su aniversario sin demasiadas esperanzas de lograr su concurrencia. Sin embargo, a última hora del martes, Jaime Campos -director general de la entidad-fue informado de que el Presidente iría, y acompañado además por sus ministros Alberto Fernández y Roberto Lavagna. Kirchner habló durante casi 40 minutos y repitió todas las cifras que pintan como exitosa su gestión de los pasados doce meses. Reiteró que «la oferta que hicimos (el martes) es final y no tiene ballottage» (ver nota en pág. 5), y volvió a pronunciarse sobre la importancia del «empresariado nacional».

• Presentes

A su mesa se sentaron Pagani, Aldo Roggio, Enrique Menotti Pescarmona, Manuel Sacerdote (BankBoston) y José Cartellone. En el salón lo escuchaban José María Ranero Díaz (Repsol YPF), Oscar Vicente (Petrobras Energía), Carlos Miguens (Quilmes), Cristiano Rattazzi (Fiat), Teddy Karagozian (TN & Platex), Alfredo Coto, Gustavo Grobocopatel (Los Grobo), Pascual Mastellone (La Serenísima), Santiago Soldati, Mario y Amadeo Vázquez (Telefónica y Telecom, respectivamente), Mauricio Wior (Movicom) y Oscar Vignart (Dow Chemical), entre otros.

El discurso del hombre de
Arcor no ahorró elogios para Kirchner:

«Vemos signos muy alentadores que nos hacen esperar una pronta y satisfactoria conclusión.»

• «Usted consolidó en la Argentina un liderazgo político sólido, indispensable para la reconstrucción institucional, empresa que usted ha liderado con gran energía desde el comienzo mismo de su gobierno.»

«Merecen elogios su compromiso con la solvencia fiscal y la administración prudente de las finanzas del Estado.»

«Son muy positivas las propuestas de amortización acelerada y la eliminación del IVA sobre los bienes de capital. También la reciente reducción del impuesto al cheque.»

A su vez, el discurso del Presidente suscitó elogios aun de (los pocos) que habían criticado públicamente la propuesta de Dubai. Es el caso de Rattazzi, quien dijo a este diario: «Hoy Kirchner fue un presidente que representa a un gobierno racional de un país serio. Esto al menos es una propuesta; lo otro era inaceptable». De hecho, el secretario Guillermo Nielsen le pasó amigablemente una factura: «Ahora vas a poder ir a Italia y no esconderte porque sos argentino, ¿no?», en relación con anteriores declaraciones del empresario automotor.

• Reforma

A pocas cuadras de allí la UIA convocó a la Sociedad Rural Argentina (fue Luciano Miguens), a Confederaciones Rurales Argentinas (estuvo Benito Legerén), a ADEBA (Jorge Brito), a la Cámara Argentina de la Construcción (Gregorio Chodos), a la Bolsa de Comercio (Julio Werthein) y a la Cámara Argentina de Comercio (Carlos de la Vega). A Alvarez Gaiani lo acompañaron Héctor Méndez, Héctor Massuh, Federico Nicholson y Juan Carlos Sacco, entre otros. La idea en este caso es conformar una multisectorial que no necesariamente coincida con el gobierno pero tampoco pensada como un foro opositor.

Además del comunicado (en el que se apoya la propuesta de renegociación), se convino en conformar
una comisión que deberá presentar un proyecto de reforma impositiva que -en palabras de uno de los presentes en el almuerzo-«supere lo coyuntural, y sirva para los próximos 50 años»; además trabajará sobre la flexibilización de las normas laborales que rigen para las pymes. En el comunicado, esta multisectorial ponderó el comportamiento de la economía, la flexibilización de normas del Banco Central, el recorte del impuesto al cheque y los pasos iniciales para resolver la crisis energética. Los dirigentes del «grupo Sheraton» expresaron también su «preocupación» por el «giro que están adquiriendo las negociaciones entre el Mercosur y la Unión Europea y por la evolución de la economía del Brasil y sus efectos negativos para nuestro país». Sin embargo, De la Vega, en diálogo con este diario, manifestó el primer disenso con sus flamantes compañeros: «No vemos en las negociaciones con Europa ningún elemento preocupante». La próxima reunión de este grupo será en unas tres semanas, y se decidió que la entidad convocante será por orden alfabético: será el turno de los banqueros.

Dejá tu comentario