Air France: adiós a Alitalia y vuelve candidato local

Economía

París (AFP, EFE) - Air France-KLM anunció ayer que retira definitivamente su oferta de compra de Alitalia, tras casi tres semanas de interrumpidas las negociaciones con la empresa y apenas unos días después de la victoria de Silvio Berlusconi en las elecciones presidenciales.

«El grupo Air France-KLM comunicó a la compañía italiana que los compromisos contractuales adquiridos el 14 de marzo para el lanzamiento de una oferta pública de intercambio sobre Alitalia ya no son válidos», afirmó el grupo franco-holandés en un comunicado.

La oficialización de la ruptura se produce después de que Alitalia le hiciera llegar a Air France-KLM un cuestionario «a fin de clarificar la situación jurídica creada por la interrupción de toda negociación». Los potenciales compradores replicaron que «las condiciones que tenían que satisfacerse antes del lanzamiento de la oferta no fueron satisfechas».

El grupo franco-holandés abandonó las negociaciones el 2 de abril tras considerar inaceptables los términos impuestos por los sindicatos italianos, que pedían conservar el conjunto de las operaciones de la compañía. Sin embargo, cinco días más tarde, Air France-KLM expresó su determinación a seguir con la adquisición, considerando que su oferta era «la única» capaz de devolver a Alitalia un «crecimiento rentable rápidamente».

Según medios italianos, el gobierno celebrará una reunión en las próximas 48 horas para examinar las consecuencias de la retirada de la empresa francoholandesa, cuando Alitalia se encuentra al borde de la quiebra.

En tanto, el banco italiano Intesa-Sanpaolo volvió a estar interesado en Alitalia, según dijo ayer su CEO Enrico Salza. El banquero precisó que «a Alitalia le sirve un proyecto que no sea provinciano, sino de carácter internacional. No hemos examinado ningún nuevo plan, pero estamos dispuestos a hacerlo si se nos pide, con un plan industrial».

Hace varios días Berlusconi anunció «una solución en el plazo de un mes» para Alitalia, en proceso de privatización, de la mano de una compañía aérea y un instituto bancario italiano. Aunque no mencionó nombres los observadores políticos y económicos vieron en sus palabras una referencia a la aerolínea italiana Air One y al banco Intesa-SanPaolo.

Dejá tu comentario