24 de diciembre 2007 - 00:00

Aprobarán el cambio de hora (pero no cesión de poderes)

Cristina de Kirchner
Cristina de Kirchner
El kirchnerismo deberá reunir quórum este miércoles en ambas Cámaras para un operativo relámpago donde se votará la nueva ley que establecerá el cambio de hora que el gobierno anunció en medio de su plan energético. Además se le dará a Cristina de Kirchner la facultad de modificar los husos horarios que rigen en el país. Esta vez el problema no será que la oposición reste el quórum por criticar la medida -aunque haya cuestionamientos a esta nueva delegación de facultades-. El conflicto viene nuevamente por los aviones. A pesar de haber reprogramado las reservas de los diputados y senadores que deben volver a la Capital Federal desde el interior después de Navidad, muchos no tienen aún confirmados sus pasajes; por lo tanto, no está garantizado que todos puedan llegar el miércoles.

El kirchnerismo igual está confiado: no hace falta ninguna mayoría especial para aprobar el proyecto que el gobierno envió al Senado el viernes pasado, salvo para habilitar la votación, ya que el proyecto no tiene dictamen aún. Para empezar a sesionar sólo bastará con conseguir el quórum: «Con los bonaerenses, los porteños y algunos diputados que se quedan a pasar las fiestas en la Capital, estamos hechos. Sólo falta garantizar unos pocos votos más», se entusiasmaban ayer en el bloque que preside el santafesino Agustín Rossi. Creen que así podrán cumplir con la orden de Cristina de Kirchner.

No está claro aún por qué la Presidente convocó al Congreso para una modificación horaria destinada a un mejor aprovechamiento de la luz natural, cuando el cambio podía hacerlo por decreto.

Las sospechas en el Congreso abundan. Después de cuatro años en los que el gobierno de Néstor Kirchner firmó más decretos de necesidady urgencia que proyectos de ley, resultó extraño que Cristina de Kirchner convocara a sesiones en medio de la semana de Navidad sólo para un cambio de hora que, además, podría hacerse por decreto ya que existe una norma que autoriza al Poder Ejecutivo a hacerlo.

Pero en la dimensión Kirchner nada es tan fácil. El proyecto que envió el gobierno al Senado la semana pasada establece junto con el cambio de horario, una delegación de facultades para que el Ejecutivo pueda cambiar el huso horario. Como toda cesión de poderes, ésta generó polémica en el Congreso, y la oposición comenzó a protestar.

Por eso se cree que en la decisión de Cristina de Kirchner hubo también algo de venganza. Desde antes de asumir la presidencia se la criticó por haber impulsado una renovación de la Ley de Emergencia Pública cuando en los últimos años siempre se opuso a cualquier norma de excepción. Ahora, antes que firmar un decreto, hace volver a todo el Congreso cuando ya tenían planificado el inicio de las vacaciones. El proyecto del gobierno ingresó al Senado el viernes a la tarde: allí se propone modificar el huso horario en todo el territorio nacional a partir de la medianoche del 30 de diciembre para aprovechar la luz natural.

El problema no es ése, sino la facultad que se le está otorgando al gobierno para modificar los husos horarios en el futuro, algo que siempre generó roces con las provincias cordilleranas, especialmente Mendoza, que se ven afectadas por regirse el país por un huso horario que en ocasiones ni siquiera fue el que correspondía a la totalidad de la provincia de Buenos Aires. Para el resto de las medidas que quiere tomar Cristina de Kirchner ya existe una ley que la autoriza.

Dejá tu comentario

Te puede interesar