"Aún pueden mejorar oferta"

Economía

Según el ex secretario de Hacienda de México y actual representante de acreedores, José Angel Gurría, la oferta que hizo la Argentina por la deuda «aún puede ser mejorada». A esa conclusión llegó tras reunirse de manera sorpresiva con el secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen.

Gurría estuvo acompañado en el encuentro por el economista estadounidense Adam Lerrick. Ambos son los líderes de ABRA (Argentina Bondholder Reestructuring Agency), que agrupa a inversores europeos con bonos por u$s 1.200 millones. Además, son uno de los principales grupos que integran el Comité Global de acreedores, que reúne títulos en default por u$s 37.000 millones.

«Esta reunión no implica para nada que rompamos con el Comité Global. Pero en el estatuto está previsto que pueden efectuarse este tipo de encuentros con funcionarios argentinos para contar con más información»,
señaló Gurría en una entrevista desde México con Ambito Financiero.

El mexicano se mostró bastante menos confrontativo que el líder del Global Committee of Argentine Bondholders (GCAB), Nicola Stock, que la semana pasada amenazó con «bloquear» la oferta de la Argentina. A diferencia de lo señalado por Stock, consideró que aún «queda margen para la negociación», aunque prefirió no emitir una opinión sobre la aceptación que puede tener la propuesta «hasta que no se conozcan todos los detalles.

• Contraoferta

Pese a la invitación formulada por el gobierno, el GCAB declinó venir a Buenos Aires a negociar y contraofertó la posibilidad de que sus principales miembros se encuentren con el equipo económico en los Estados Unidos y en Europa. La respuesta oficial por ahora no llegó.

A continuación, los principales pasajes del diálogo mantenido por Gurría con
Ambito Financiero:

Periodista:
¿Cómo está viendo el proceso de reestructuración de la deuda que lanzó el gobierno?

José Angel Gurría: Con cierta sorpresa, porque esperaba que el anuncio llegara un poco más tarde. El hecho es que desde abril, cuando se produjo la primera ronda de reuniones, hubo sólo algunos contactos esporádicos de los acreedores con el sindicato de bancos que asesora el gobierno, pero no mucho más. La reunión que mantuvimos el viernes fue útil, pero la verdad es que no agregó demasiado ni obtuvimos datos adicionales. A lo sumo se aclararon algunas confusiones que generaron los artículos periodísticos.


P.:
¿Todos los integrantes del Comité Global comparten la posición crítica de Nicola Stock?

J.A.G.: Justamente, tengo una llamada de Stock para contestar, no sé muy bien qué es lo que dijo. La aceptación que pueda tener la oferta depende de cómo se vea la capacidad de pago de la Argentina. Lo que ofreció el gobierno puede parecer mucho o poco según lo que cada uno interprete que puede pagar y aquí habrá puntos muy variados. Una vez que se defina con claridad cómo funcionará el bono atado al crecimiento y otros aspectos técnicos podrá definirse mejor si la oferta es buena o no.

P.:
¿Quiere decir que aún quedaría espacio para mejorar lo ya presentado, pese a que el gobierno asegura que es la última propuesta?

J.A.G.: Lo que se presentó la semana pasada fue una serie de generalidades y de condiciones generales que tendrá la oferta. Pero no hay un detalle de los bonos a emitir, por lo que aún el grado de confusión es alto. En definitiva, en los detalles que anuncie el gobierno en las próximas semanas o meses hay posibilidades de acercarse un poco más a lo que quieren los acreedores.


P.:
¿Cree que se puede llegar a un porcentaje de aceptación superior a 70%?

J.A.G.: Repito que es muy temprano para determinar si la aceptación puede ser alta, porque aún falta cumplimentar una serie de pasos. Si el equipo económico hace ahora una serie de consultas y puede adaptar un poco más la oferta puede andar bien. De lo contrario, será difícil conseguir un nivel importante de adhesión. Pero como reza el dicho popular: «el diablo está en los detalles». Esperemos hasta conocer la propuesta completa y no estas presentaciones generales.


P.:
¿Como ex funcionario, qué consejo podría darle al gobierno en esta etapa?

J.A.G.: Sin ánimo de aconsejar, reflexionaría que un arreglo siempre es mejor cuanto más rápido se haga, porque elimina la incertidumbre. Además, permitirá mucho antes de lo que se espera un buen acceso a los mercados de capitales, pero todo depende de cómo sea la oferta y de su grado de aceptación. Es importante tener en cuenta que la psicología de los inversores cambia rápidamente y puede volcarse a favor de la Argentina.

Dejá tu comentario