Cambiará el gobierno el decreto sobre Banco Central

Economía

El gobierno aceptó ayer modificar el decreto que habilita a los bancos a constituir encajes en títulos públicos, pesos, euros y dólares, y a remunerarlos. Delante de los senadores peronistas que cuestionaban esa modificación de la carta orgánica del BCRA (más por una cuestión de forma que de fondo), el jefe de Gabinete, Chrystian Colombo, se comprometió a corregirla mediante otro decreto, de manera tal que no afecte la autarquía del Central como reclamaban los justicialistas.

El ministro logró que la Cámara alta lo recibiera en soledad y a puertas cerradas. En principio, Colombo debía llegar al Congreso acompañado por Domingo Cavallo para una virtual interpelación. Ambos habían sido citados a un plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales y de Presupuesto y Hacienda, donde debían responder a las objeciones senatoriales.

El aumento del riesgo-país obligó al bloque que conduce José Luis Gioja a desarmar el tribunal y la eventual derogación del decreto para terminar acordando una salida política lo menos traumática posible. El jefe de Gabinete les agradeció la gentileza.

Con su beneplácito, Jorge Yoma (PJ-La Rioja) quedó a cargo de redactar una modificación al artículo 4° del decreto 239/01 -que sustituye el artículo 28 de la Ley 24.144 que rige el Central-que suavizara el tono imperativo (se cambió el verbo «deberá» por «podrá)».
Anoche, el riojano tenía previsto enviarle una copia a la Jefatura de Gabinete que sirviera de base al decreto aclaratorio.

Dice la propuesta de Yoma que
«con el objeto de regular la cantidad de dinero y vigilar el buen funcionamiento del mercado financiero, el Banco Central de la República Argentina puede exigir que las entidades financieras mantengan disponibles determinadas porciones de los depósitos y otros pasivos, denominados en moneda local o extranjera. No podrá exigirse la constitución de otro tipo de depósitos indisponibles o inmovilizaciones a las entidades financieras. Los requisitos de reserva se podrán constituir en moneda nacional o en la moneda extranjera que corresponda, según se trate de pasivos de las entidades financieras denominados en moneda nacional o extranjera, y podrán integrarse en efectivo en las entidades, en depósitos a la vista en el BCRA o en títulos públicos valuados a precios de mercado, en este último caso, en la proporción que determine el BCRA».

A futuro

Flanqueado por Horacio Liendo, Colombo defendió el decreto, con la excusa de que «sirve para reactivar la Economía». Explicó que no iba a ser aplicado de inmediato sino que se trataba de una herramienta a futuro. «Nunca quisimos afectar la autarquía», se disculpó.

Yoma -que intervino activamente en su carácter de titular de Asuntos Constitucionalesplanteó que
«nadie toma crédito en medio de corrida y este decreto podía provocar una fuga de capitales». «Puede ser -se sinceró el jefe de Gabinete-, por esa la oportunidad de aplicación quedaba a consideración de la cúpula del Central».

El riojano aprovechó la oportunidad para quejarse sobre la nueva convertibilidad.
«Abrir el debate sobre el valor de la moneda no es sano y genera mucha desconfianza --comentó-. Hubiera sido mejor que enviara el proyecto cuando la paridad dólar-euro llegara a 1», ironizó. Colombo admitió que no había chance de retirar la iniciativa. «Eso resultaría perjudicial», concluyó.

Dejá tu comentario