Cavallo elimina exenciones en el IVA y las Ganancias

Economía

Domingo Cavallo decidió eliminar las exenciones al IVA y al Impuesto a las Ganancias. Calcula recaudar un mínimo de $ 1.000 millones anuales más, al llevar a 21% el IVA de la medicina prepaga, libros, revistas, TV por cable, eventos deportivos y espectáculos, entre otros. Se supo que hay una fuerte presión de "Clarín" por el IVA al cable, pero el gobierno ya le adelantó al monopolio que lo compensará sacando a través de un decreto de necesidad y urgencia la ley de radiodifusión que le permitirá llegar con "Canal 13" a todo el país sin repetidoras. Esto ahogaría a la TV del interior. También se quiere eliminar el privilegio de no pagar ganancias que tienen cooperativas y fundaciones. La medida podría regir en junio, pero como tendrá un impacto sobre la población ya que alcanzará a medicamentos, a los intereses para préstamos hipotecarios o al transporte de pasajeros de más de 100 kilómetros, Cavallo planea bajar antes de fin de año en un punto el IVA.

Horas después de haber presentado en sociedad el canje de deuda por 20.000 millones de dólares, Domingo Cavallo definía ayer otro frente. Su equipo económico, más específicamente el secretario de Ingresos Públicos José María Farré, de Política Económica Federico Sturzenegger y el jefe de asesores Guillermo Mondino, terminaban de avanzar en la eliminación de la mayoría de las exenciones al Impuesto al Valor Agregado (IVA) en prácticamente todos los sectores que tienen este beneficio, incluyendo la medicina prepaga, los espectáculos, los eventos deportivos, TV por cable, libros y revistas, prestaciones médicas y algunas ventas a consumidores finales, entre otros rubros. Con esto dentro del equipo económico piensan recaudar por lo menos 800 millones de dólares en un año y cumplir con lo que viene reclamando el Fondo Monetario Internacional (FMI) desde hace tiempo. Si los técnicos de Cavallo llegan a tiempo, el anuncio podría efectivizarse hoy a la tarde. A más tardar, y siguiendo órdenes del ministro de Economía, la definición de este tema debería estar sobre su escritorio para la semana próxima cuando el ministro vuelva de la reunión con el FMI. La idea es que en junio puedan comenzar a regir plenamente algunos de los aumentos impositivos.

Tenencias financieras

Hay también un segundo tema tributario en carpeta de resolución inmediata. También para el corto plazo Cavallo avanzaría con la eliminación de las exenciones de ganancias para los intereses de las tenencias financieras, lo que le aportaría un piso anual de por lo menos 1.000 millones de pesos según los cálculos del propio equipo económico. Esta última medida sería igualmente separada de la eliminación de las exenciones al IVA y analizada en particular con los representantes del sistema financiero, un sector con el que el ministro quiere reconciliarse luego de que los banqueros bendijeron el cambio de Roque Maccarone por Pedro Pou. Otra exención que se eliminaría, es el de las ganancias de las cooperativas y las fundaciones, lo que además le aportaría al fisco otros 100 millones de dólares.

En total, y según un cálculo que siempre José Luis Machinea llevaba bajo el brazo cuando era ministro, si se decidiera la eliminación total de las exenciones del IVA a todos los sectores beneficiados el sector público recaudaría 3.700 millones de dólares más. La mayoría de estos ingresos provendría de las prestaciones médicas a obras sociales y al PAMI (530 millones), construcción de viviendas (500), a los medicamentos (200), a los intereses a los préstamos para las viviendas (220), al transporte de pasajeros para menos de 100 kilómetros (300) y a los libros, revistas, diarios (200). Una vez que estas eliminaciones estén encaminadas Cavallo evalúa un viejo sueño personal: poder reducir en el segundo semestre del año por lo menos un punto del IVA para tratar de despejar la idea en la sociedad de que su plan económico se basa en aumentar impuestos. Para poder implementar la baja del IVA deberá esperar primero a conocer los resultados que le aportará a la recaudación el impuesto a las cuentas corrientes. Además habrá que ver si el gasto público comienza a ponerse en caja y se reduce el desequilibrio fiscal. En teoría, si la recaudación con estas exenciones responde, Cavallo podría darse el lujo antes de fin de año (quizá antes de las elecciones de octubre) de reducir un punto del IVA ya que la recaudación extra de 800 millones podría cubrir lo que se perdería por la baja del tributo de 21 a 20%.

Hay algunos sectores que Cavallo no recomienda tocar.


Especialmente los vinculados con la construcción, ya que según la visión desarrollista que hoy tiene el ministro, lo que menos necesitaría este sector es un aumento de costos de 21%.

Si finalmente Cavallo logra imponer estas exenciones, habrá logrado una meta que sus tres antecesores quisieron imponer sin mayor suerte. Tanto Roque Fernández, como José Luis Machinea y Ricardo López Murphy (sobre todo este último) tuvieron el proyecto en su cartera pero debieron archivarlo por los conflictos políticos que generaba. En realidad el impedimento era uno y esencial: cualquier aumento del IVA debía pasar por el Congreso y estaba relacionado además con la idea de eliminar las promociones industriales y los fondos de estímulo como los del tabaco y los combustibles. Ahora Cavallo tendría vía libre legal y política para avanzar sobre las exenciones del IVA. Primero y principal, los poderes especiales que le otorgó el Congreso como condición para asumir ya están en vigencia. Segundo, Cavallo separará este tema de cualquier intento por eliminar los subsidios industriales y promociones provinciales, tal la promesa que les hizo a los diputados y senadores en el momento de negociar la aprobación de la Ley Reactivante.

Dejá tu comentario