Cómo impactarán medidas en facturas de luz y gas

Economía

El consumidor residencial promedio de clase media tendrá sólo una suba inferior a 3% en la tarifa final, si no ahorra 5% de electricidad (con respecto a igual bimestre del año pasado). Así surge del esquema de premios y castigos que terminó de delinear el viernes la Subsecretaría de Energía Eléctrica, a cargo de Bautista Marcheschi.

De todas formas, el esquema está sujeto a la revisión final de Néstor Kirchner. Además, falta el acuerdo con las provincias, para lo cual está convocado un encuentro este miércoles, de modo que en todo el país pueda aplicarse el mismo sistema (porque el Estado nacional tiene jurisdicción sobre todas las distribuidoras de gas del país, pero sólo sobre las tres distribuidoras eléctricas que sucedieron a SEGBA: Edenor, Edesur y Edelap).

Por otra parte, en el gas, el umbral para empezar a aplicar las multas será distinto en las diferentes zonas del país: es de 1.000 metros cúbicos en Capital Federal y Gran Buenos Aires, pero, por ejemplo, será más alto en el sur del país, donde las temperaturas son muy bajas.


En principio, el gobierno estaría preocupado por las acusaciones de que el esquema de castigo implica «un aumento encubierto de tarifas», y en adelante buscaría otra palabra que reemplace a «castigos», término que ya fue descalificado públicamente por el jefe de gabinete, Alberto Fernández.

Los adicionales sobre las tarifas, como podrían llamarse ahora, tienden, asimismo, a tener menor impacto que el proyectado en un primer momento en el caso de la electricidad. El kilovatio/hora que el usuario no ahorre o consuma de más tendrá una suba de 100%: irá de $ 0,04 a $ 0,08, pero el impacto sobre la tarifa final está muy lejos de ese porcentaje.

Según trascendió, el régimen rige con retroactividad al 1 de mayo, tanto para gas como para electricidad. Pero para cada consumidor particular se empieza a medir a partir de la última lectura del medidor. Si el medidor de luz o gas fue leído el 30 de abril o será leído el viernes próximo, la exigencia del ahorro comenzaría al día siguiente, para poder confrontar bimestres comparables.

De todas formas, como no siempre los bimestres son iguales porque pueden abarcar de 57 a 61 días, se cree que finalmente se haría un promedio diario del consumo en el bimestre de este año e igual período del año anterior, y sobre la base del promedio se decidiría el premio o el castigo.


En Capital y Gran Buenos Aires, los usuarios que gasten menos de 600 kilovatios/hora por bimestre en luz y menos de 1.000 metros cúbicos anuales en gas no tendrán castigo. Por el contrario, si logran rebajar su consumo, tendrán un premio equivalente a $ 0,055 por metro cúbico ahorrado y $ 0,04 por kilovatio/ hora no consumido.

Si se toma la factura de una familia tipo de clase media para electricidad en Gran Buenos Aires, el esquema propuesto implica:

• Si en igual bimestre del año anterior, el usuario consumió 725 kilovatios/hora, debe ahorrar 37 kilovatios. Si el usuario no ahorra esa cantidad, cada kilovatio/hora (de esos 37) le costará $ 0,08. En el caso de que no ahorre nada, pagará $ 2,96 más $ 0,88 de impuestos, en total $ 3,84. Si por 725 kilovatios, el año pasado pagó $ 82,10, ahora deberá abonar $ 85,94, lo que equivale a una suba de 4,66 por ciento.

• Si, además de no ahorrar, el usuario gastara 10% más de electricidad, pagaría sobreprecio para unos 110 kilovatios, lo que le significaría un adicional de $ 12,32 con impuestosincluidos, y la suba con respecto a lo pagadoen igual bimestre de 2003 llegaría a 15 por ciento.

En lo que se refiere al gas, una familia tipo sin servicio central de calefacción tendría la siguiente situación en Capital Federal y Gran Buenos Aires:

• Si en el bimestre que vence a fines de julio, principios de agosto (el de mayor gasto habitualmente), consumió 635 metros cúbicos, pagó $ 162,01. Ahora debe ahorrar 32 metros cúbicos. Si no lo ahorra, cada unidad consumida de más le costará $ 0,11. Si se mantiene en el mismo consumo tendrá un adicional de $ 3,52 más $ 1,05 de impuestos, en total $ 4,57. La factura final ascenderá a $ 166,58, y el aumento sería de 2,8 por ciento.

• Si sobre el mismo consumo en 2003, el usuario gasta 10% más (96 metros cúbicos), la penalización alcanzará a $ 10,56 más $ 3,16 de impuestos. La factura final sería de $ 175,73 y el aumento, de 8,5 por ciento.

Para los consumidores que gastan más de 600 kilovatios/hora por bimestre y más de
metros cúbicos de gas por año, también habrá premio si consumen menos de 95% que en igual período del año anterior ($ 0,04 por kilovatio/hora y $ 0,055 por metro cúbico de gas).

Dejá tu comentario