Congreso destraba leyes que reclama el Fondo

Economía

Roberto Lavagna consiguió ayer que los diputados fijen fecha para la aprobación de leyes pendientes que pidió el gobierno, algunas comprometidas con el FMI. El ministro debió hacer algunas concesiones: se dividirá el proyecto de compensación a bancos, dejando afuera (para después de las elecciones en provincias) las diferencias por los depósitos devueltos en dólares mediante amparos. Es un avance, ya que las entidades financieras no esperaban realmente este año la aprobación por ley de compensación alguna. En la difícil negociación con el Fondo Monetario, se le está exigiendo al gobierno estas «prior actions» (acciones previas), para demostrar voluntad de hacer reformas antes de la firma del acuerdo. Lavagna anunció que en el mismo proyecto incluirá la eliminación del CVS para los créditos y su reemplazo por otro esquema de indexación (volvería a aplicarse el CER). También se avanzó en la posibilidad de convertir en ley rápidamente la modificación a la Carta Orgánica del Banco Central y Ley de Entidades Financieras que otorga poderes a la autoridad monetaria para reestructurar el sistema financiero y proteger las decisiones de sus directores. Menos suerte tendrán las leyes que integran el paquete antievasión. Los diputados le prometieron a Lavagna una sesión el 20 de agosto para tratarlas, pero se mantienen fuertes diferencias en temas como la asociación ilícita o los cambios en el monotributo.

La compensación pendiente a los bancos se destrabó a medias. El bloque de diputados del PJ acordó con el ministro de Economía, Roberto Lavagna, tratar sólo el capítulo referido al quebranto que sufrieron las entidades por la eliminación del ajuste por el CER en determinados créditos y su reemplazo por el Coeficiente de Variación Salarial (CVS).

En cambio, fue excluida la compensación más importante, correspondiente a los amparos pagados al tipo de cambio libre, porque es una cuestión «que pasa por la Justicia», según explicaron en Diputados. Los legisladores apuestan a definir la cuestion una vez que existan sentencias firmes.

Se trata de un gesto clave para acelerar el acuerdo con el FMI, ya que los técnicos del organismo exigían que no se demore más la cuestión de las compensaciones, lo cual ya estaba comprometido en el actual «miniacuerdo».


Otro gesto hacia el Fondo fue el dictamen favorable de la Comisión de Finanzas de la Cámara Baja que dio el visto bueno para la reforma de la Carta Orgánica del Central.
El tema, según le aseguraron los legisladores a Lavagna, será tratado el próximo miércoles en el recinto para transformarlo en ley (ya tiene media sanción). El proyecto incluye nuevos límites al financiamiento del Central y un paraguas de protección jurídica para el directorio.

La zanahoria para convencer a los diputados que traten lo más rápidamente posible la compensación por la eliminación del CER es que se incluirá en el proyecto una modificación al impacto del CVS en los créditos.
El tema está siendo discutido por Economía y el BCRA, pero una de las posibilidades es que se elimine el índice salarial para que sea reemplazado nuevamente por el CER.

Así, se evitaría que las cuotas y el capital de los créditos pesificados aumente 15% hasta marzo del año próximo por la incorporación de $ 200 como «suma remunerativa» del salario, según lo dispuesto el mes pasado por el gobierno.

La medida impacta sobre unos 500.000 deudores, que ya se habían beneficiado por la pesificación uno a uno de sus créditos tras la salida de la convertibilidad. Incluye a las líneas hipotecarias hasta u$s 250.000 en origen, prendaria hasta u$s 30.000 y personales hasta u$s 12.000.


En cambio, quedó archivada la compensación por los amparos pagados al tipo de cambio libre hasta que no exista una sentencia firme de la Justicia sobre el tema. Esto significa que se aguardará una posición final de la Corte Suprema sobre la cuestión para entregarle -si correspondiese- los bonos a las entidades.

De esta forma, y tal como anticipó ayer
Ambito Financiero, se decidió dividir el proyecto de compensaciones que el Ministerio de Economía había enviado al Congreso y que incluía tanto el tema del CER/CVS como los amparos.

El resultado para los bancos es negativo. La compensación por la cuestión del CVS no superaría los $ 2.000 millones. En cambio, los amparos ya generaron una deuda eventual al Estado de $ 7.000 millones. Pero ahora, esta cuestión quedó pendiente de la definición judicial.

Dejá tu comentario