"Corralón": crecen retiros de bancos por bajas tasas

Economía

Cerca de 75% de plazos fijos de más de $ 100.000 que quedaron liberados del «corralón» fue renovado por los ahorristas. Se trata de un porcentaje inferior a lo verificado en otros procesos similares que se habilitaron durante 2003, debido a la reducción sustancial de las tasas de interés que están pagando los bancos y también a la inestabilidad que tuvo el dólar en las últimas semanas.

«La verdad es que cuando se decidió abrir el 'corralón' conseguimos una aceptación superior a 90%. Pero ahora están pesando otras cuestiones y cuesta mucho más convencer a los ahorristas»
, explicó el gerente financiero de un banco extranjero.

• Destinos

Los fondos que no se renuevan quedan, en su gran mayo-ría, en cuentas a la vista. Los tres destinos principales de esos pesos son los siguientes: compra de dólares, aplicarlos directamente a necesidades de consumo que quedaron pospuestas tras el «corralón» o mantenerlos allí para esperar un incremento de tasas.

Desde ayer vencen los plazos fijos a 120 días que habían efectuado quienes contaban con fondos mayores a los $ 100.000 en el «corralón» cuando el gobierno decidió la liberación. El detalle es que en abril, cuando se produjo el descongelamiento, las tasas que pagaron los bancos ascendían a 25% anual. Hoy el nivel es sustancialmente inferior y para plazos de 30 días apenas superan 4% anual.

El gerente de marketing de una entidad nacional señaló que la estrategia ahora es
«estirar todo lo posible los plazos de las renovaciones que deciden los depositantes. No estamos premiando, en cambio, a los montos muy altos porque igual no hay aplicación para estos fondos».

• Intereses

Un banco de primera línea paga un nivel de 5,50% anual para quienes deciden renovar su plazo fijo a 30 días, pero el nivel sube hasta 8% anual si la colocación se extiende a 90 días. Un premio mayor se llevarían quienes se animen a plazos sustancialmente más altos. Por ejemplo, a 180 días algunas entidades pagan hasta 12% anual.

Son verdaderamente escasos, en realidad, los casos de quienes aceptan efectuar colocaciones a plazo largos.
La suba de 7% que tuvo el dólar en los últimos 20 días, pasando de $ 2,78 a $ 2,96, produjo rendimientos negativos entre quienes habían apostado por el plazo fijo en pesos a partir de junio. Esto juega en contra de las renovaciones automáticas, mucho más si se trata de inmovilizar los fondos a más de tres meses.

• Sin sentido

«Tenemos una gran masa de pesos depositada en las cuentas del Central que rinden 1% anual. No tiene sentido salir a captar depósitos entre grandes depositantes y mucho menos a tasas altas», es la explicación que se repite en las entidades. Incluso, muchos bancos líderes mantienen la estrategia de privilegiar a los pequeños inversores, que son los que además pueden ser captados para ofrecer otros servicios.

Aunque por ahora las tasas permanecen «planchadas», se espera que en caso de continuar este menor nivel de renovaciones comience un paulatino proceso de incrementos, pero que sólo beneficiaría a quienes se animan a plazos más largos.


En los próximos 30 días vencerá un total de $ 2.300 millones en plazos fijos que provienen del «corralón». Además de la posibilidad de que se produzca una leve suba de tasas, no se descarta que también haya alguna presión alcista sobre el dólar, considerando que paralelamente descendió a menos de la mitad (respecto del período marzo-junio) el volumen de divisas que están liquidando en el mercado local los exportadores.

Dejá tu comentario