Corrigen grave error con bono a AFJP

Economía

Roberto Lavagna tuvo que salir a aclarar ayer que el bono Cuasi Par que recibirán las AFJP en la renegociación de la deuda incluye el ajuste por CER en su capital. La explicación del ministro -quien ya tuvo otros episodios en los que demostró fallas en temas financieros-buscó enmendar un insólito "blooper" de Lavagna, que en la presentación de la propuesta de reestructuración había negado enfáticamente que el título convertido a $ 1,40 más CER tuviera algún tipo de indexación en el futuro. "Luego de la conversión, se regirá exclusivamente por una tasa fija, de 5,57% anual", se preocupó en explicitar ante una consulta periodística. La falta de ajuste en un título pesificado a 42 años hubiera significado una casi inevitable licuación total de la jubilación de los argentinos. La aclaración trajo cierto alivio entre las AFJP y mucho más entre sus afiliados.

El bono cuasi Par diseñado para las AFJP finalmente ajustará su capital de acuerdo con la evolución del CER, según admitió ayer a última hora el ministro de Economía, Roberto Lavagna. Pero lejos de asumir su grosero error del día anterior, dijo que su respuesta fue «malinterpretada», por lo que la culpa pasó a ser 100% de los periodistas y televidentes que lo escucharon.

Lavagna había negado enfáticamente anteayer que el título pesificado dirigido a las AFJP tuviese ajuste de capital; se regiría únicamente por una tasa fija. «El CER se aplica exclusivamente para la conversión del bono en dólares a pesos», llegó a aclarar ante las consultas periodísticas.

Esta posibilidad generaba un serio riesgo de que el capital de estos títulos termine licuado si la inflación crece por encima de la tasa de interés fija establecida.La situación generaría un enorme perjuicio a los futuros jubilados.

Resultó insólito que ninguno de los que lo acompañaban (Nielsen, su segundo Sebastián Palla, y el secretario de Coordinación Económica, Leonardo Madcur) atinara a corrección alguna ante el «blooper» de Lavagna.


A partir de esta situación se tejió una serie de hipótesis: se trató de un error garrafal del ministro, resultó -en realidadun arma más de presión a las AFJP para que aflojen y acepten un bono pesificado, o tenía razón y el nuevo título no tendrá ajuste de capital. Esta última de las alternativas quedó descartada.

Por lo tanto, el bono cuasi Par que se destinará a los fondos de pensión tendrá las siguientes características:

Su valor surgirá de la conversión de los préstamos garantizados en dólares que tienen las AFJP en pesos a $ 1,40 más CER. Su capital ajustará hasta su vencimiento de acuerdo con la evolución de la inflación minorista.

• Por lo tanto, por cada dólar en títulos que poseen los fondos de pensión, recibirían cerca de $ 2,04 (según la evolución del CER hasta el 31 de diciembre de 2003). Esto implica una quita nominal de 30,1% respecto del valor del dólar a ese momento ($ 2,92).

• T
endrá un plazo de 42 años y comenzará a pagar a partir del año 25. Los primeros diez años (hasta 2014) capitalizará la totalidad de los intereses que se deban pagar.

• El cupón del título llegará a 5,57% anual y tendrá, además, el cupón especial atado al crecimiento de la economía.

La aclaración sobre la aplicación del CER en el capital del bono cuasi Par fue la principal novedad de ayer respecto del anuncio que había efectuado Lavagna.

Igual,
entre los inversores y operadores quedaron flotando muchas dudas respecto de la presentación debido a determinados cálculos sobre la quita y el tratamiento de los intereses vencidos que no estarían aún del todo ajustados.

En Casa Rosada se produjo ayer una nueva reunión entre el presidente Néstor Kirchner, el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y Lavagna. En este encuentro, la premisa fue salir a aclarar que la oferta presentada es la definitiva, ante las opiniones de banqueros y analistas que se preocuparon por dejar cierto margen abierto a nuevos «retoques» para hacerla más atractiva.

Al mediodía,
Kirchner fue el encargado de explicar que la oferta «no tiene repechaje», mientras que Fernández negó en declaraciones radiales que «no hay ninguna posibilidad» de que se avance con un pago en efectivo. Sin embargo, la presentación tiene una serie de ambigüedades que dejarían cierto margen para mejoras marginales, sobre todo en lo que respecta al mecanismo concreto de canje de los 152 bonos correspondientes a la deuda vieja por los nuevos títulos.

Dejá tu comentario