Decepción de acreedores con primeros pasos de Kirchner

Economía

"Esperamos del gobierno argentino un mayor esfuerzo fiscal para que pueda cumplir con los que confiaron sus ahorros en el país." La frase pertenece a Nicolas Schlotthauer, economista del Deka Bank de Alemania, una de las tres entidades que integran el grupo consultivo que se armó en Francfort, junto al DZ Bank y al Deutsche, para «intercambiar opiniones» con el equipo económico.

Hace diez días estuvo cara a cara con el secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, y explica que los tenedores de bonos argentinos en Alemania «no aceptan una quita del capital», pero sí «un alargamiento de plazos y quita de la tasa de interés» de los títulos que serán reestructurados.

En el último informe que el economista escribió sobre la situación argentina, desliza críticas al nuevo gobierno por la falta de avances en temas clave: «Aunque al presidente Kirchner hay que darle tiempo para implementar las reformas, sus primeros pasos no han sido prometedores y su aproximación a cuestiones vinculadas a la política económica resultó decepcionante», señala en el informe del Deka Bank, que resume el sentimiento negativo que los inversores extranjeros mantienen sobre la nueva administración.

A continuación, los principales momentos del diálogo que
Ambito Financiero mantuvo con el economista alemán, integrante de uno de los cuatro grupos consultivos conformados alrededor del mundo:

Periodista:
¿Qué están esperando en Alemania respecto de la reestructuración de la deuda que encaró el gobierno argentino?

Nicolas Schlotthauer: La expectativa de los inversores minoristas es recuperar el dinero invertido en bonos argentinos. Son miles de ahorristas que confiaron sus ahorros en el país y de ninguna manera esperaban encontrarse con esta situación de incumplimiento.


•Firmeza

P.: ¿Cuál es la postura de los pequeños inversores respecto de la renegociación?

N.S.: Los ahorristas tienen una posición muy firme, y es la de no aceptar una quita de capital, es decir, un haircut sobre el valor nominal de la deuda. Esto se lo expresamos a Nielsen cuando estuvo con el grupo consultivo en Francfort. Sí estarían dispuestos a esperar más tiempo para cobrar, es decir, que se difiera el vencimiento de la deuda.Y también se acepta una reducción de las tasas de interés, aunque hoy es imposible indicar cuál sería el nuevo nivel.


P.:
¿El grupo consultivo alemán se sintió satisfecho con el primer encuentro mantenido con el equipo económico argentino?

N.S.: La función del grupo consultivo es intercambiar ideas con el gobierno, pero no representamos directamente a los ahorristas alemanes. Nuestra principal inquietud pasa por determinar cuál será el ahorro fiscal que está dispuesto a efectuar el gobierno argentino para cumplir con sus acreedores. En Europa se espera que la Argentina tenga un comportamiento fiscal muy restrictivo para respetar el pago de las deudas que hoy están en default.


P.:
¿Les gusta la posible emisión de un nuevo bono cuyo pago estará atado a la evolución del crecimiento del país?

N.S.: En realidad, prácticamente no tenemos aún detalle alguno sobre los nuevos títulos que podría emitir la Argentina. Pero soy cauto respecto de la posibilidad de un título que esté atado al PBI. La postura es que serviría sólo si fuese de una sola vía. Esto significa que el inversor podrá cobrar más intereses si el crecimiento económico es mayor que el esperado. Pero aún deberá cobrar un rendimiento determinado si al país le va mal, es decir, que el título debe contener sí o sí un piso de interés y luego se verá si el inversor puede o no cobrar más.


•Reparto

P.: ¿Cuál debe ser el tratamiento de la nueva deuda emitida por la Argentina?

N.S.:Aceptamos que los BODEN son un instrumento importante en el proceso de reformas que está encarando el gobierno, lo cual es importante para la credibilidad de la Argentina. Pero los préstamos garantizados sí deben ser parte de la reestructuración, porque esto repartirá mejor el peso entre todos los acreedores.


P.:
¿Creen que el FMI y los organismos internacionales en general deben aceptar también una reducción de la deuda con la Argentina?

N.S.: De alguna forma ya lo están haciendo. Cada vez que refinancian un vencimiento aceptan también una disminución del valor presente de la deuda con el país. Seguramente, en el acuerdo que se está discutiendo, el Fondo también aceptará un aplazamiento adicional de los vencimientos.


P.:
¿Qué esperan que suceda el 23 de setiembre, fecha prometida por el gobierno para presentar la reestructuración?

N.S.: Parece una fecha demasiado ambiciosa. La oferta debe ser discutida con los acreedores, y esto llevará tiempo.Además, si es una reestructuración muy agresiva, podría ser mal recibida por los tenedores minoristas.


P.:
¿La Argentina podrá volver a los mercados de deuda una vez que culmine la reestructuración?

N.S.: Tomará algún tiempo que laArgentina recupere credibilidad. La reestructuración será dolorosa para los acreedores, y todos los potenciales compradores de bonos estarán observando de cerca la situación de la política económica. Podría tomar entre dos o tres años para que la Argentina consiga reingresar al mercado.

Dejá tu comentario