21 de diciembre 2007 - 00:00

Desde el domingo 30 habrá que adelantar una hora el reloj

La presidente Cristina Fernández de Kirchner cuando anunciaba el nuevo plan.
La presidente Cristina Fernández de Kirchner cuando anunciaba el nuevo plan.
Con una convocatoria a todos los sectores a "ser más racionales, eficientes" y agregar mayor "calidad competitiva" a la economía, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner presentó en sociedad el plan destinado a incrementar la oferta energética, que contempla un cambio de huso horario a partir del 30 de diciembre, junto con otras medidas de corto, mediano y largo plazo.

Durante un acto celebrado este mediodía en Casa de Gobierno, acompañada por gobernadores y la totalidad del gabinete nacional, la jefa del Estado pidió además a empresarios y comerciantes actuar con "responsabilidad social" tanto en el uso como en la comercialización de aparatos, en especial las lámparas de bajo consumo.

El plan del gobierno, explicitado a través de dos proyectos de ley que el Parlamento sancionará la próxima semana y que fueron presentados por el ministro de Planificación Julio De Vido, prevé la puesta en marcha de un Programa de Uso Racional y Eficiente de la Energía (PRONUREE), que contempla un conjunto de medidas destinadas a modernizar el
sistema eléctrico y fija pautas de consumo en dependencias públicas.

Prevé también que en la medianoche del 30 de diciembre, se adelanten los relojes una hora, de manera de aprovechar la extensión de la luz del sol de la estación estival.

La Presidenta se encargó de dejar en claro que la iniciativa impulsada por el gobierno no era un plan de ahorro de electricidad.

"El ahorro significa que alguien restringe algo", dijo Cristina, para luego asegurar que "en realidad (la búsqueda) es de eficiencia y racionalidad".

"Con este programa de uso racional y eficiente de la energía estamos yendo al tercer escalón de la responsabilidad, que es la responsabilidad social", dijo Cristina para luego subrayar que la iniciativa abarca "al sector público, al sector privado y a la sociedad" en su conjunto.

"Debo decir, también, que espero por parte de quienes proveen lamparitas y todo lo que tenga que ver con este bajo consumo, que también tengan responsabilidad social y empresaria", señaló con tono severo la Presidenta, quien criticó la "viveza" de algunos sectores que bajo el argumento de una mayor demanda de productos incrementan en forma desmedida los precios.

A la lista de ocupaciones con que ya cuenta el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, Cristina instó al funcionario a que "contribuya" en lograr que empresas y comerciantes "tengan también ese alto grado de responsabilidad que todos necesitamos" para instrumentar una medida de este tipo.

Recordó que cuando asumió el Gobierno de Néstor Kirchner, el país adolecía de inversión en el sector energético debido a "un modelo económico que no demandaba energía" ya que se impulsaban las áreas de servicios, especulación y transferencia y "además existía un segundo problema con la matriz energética, dependiente del gas".

Relató que "se abordaron los dos problemas desde la responsabilidad pública", con el acompañamiento del sector privado, con el propósito de "aumentar la producción y diversificar la matriz energética.

De esta manera, ahora se ingresa a un tercer escalón: el de la responsabilidad social".
"Se puede tener muy buen gobierno pero si no se tienen buenas instituciones en lo privado y en la sociedad, es muy difícil abordar la transformación de un país", remarcó Cristina.

Insistió que "el siglo XXl tendrá como ejes alimentos y energía", y que la Argentina "tiene mucha potencialidad en términos de mejora para las exportaciones y calidad económica, y no lo podemos dejar pasar".

También resaltó el crecimiento del consumo y destacó que "muchas personas accedieron por primera vez a un equipo de aire acondicionado".

Por su parte, el ministro De Vido aseguró que la industria y el campo tendrán la energía necesaria para mantener el proceso productivo, y destacó que los trabajadores también "tendrán la energía necesaria a un precio accesible como hasta ahora".

El ministro inscribió la iniciativa como la "segunda etapa del Plan Energético Nacional", destinada a un uso "virtuoso", "racional" y "eficiente" de los recursos energéticos no renovables.

Por último, afirmó que para el Bicentenario "Argentina estará absolutamente interconectada", y que para entonces "el Estado con el sector privado logrará un incremento de 11.791 megavatios (de potencia), es decir un incremento del 55 por ciento respecto de la oferta de generación eléctrica en mayo del 2003".

Dejá tu comentario

Te puede interesar