Ajustan cepo a dólar financiero y limitan anticipo de importaciones

Economía

Restringen durante octubre el pago adelantado de compras al exterior. También reducen el monto operable de MEP con el bono AL30 y cortan arbitrajes para gastar menos reservas en la intervención.

En momentos de tensión sobre las reservas internacionales, el Banco Central (BCRA) y la Comisión Nacional de Valores (CNV) establecieron dos medidas que endurecen el cepo a la operatoria de dólares financieros y limitan el pago anticipado de importaciones durante un mes. Las decisiones oficiales buscan acotar el drenaje de divisas de las arcas de la autoridad monetaria, que se acentuó producto de la estacionalidad y de la dolarización electoral, con vistas a sostener la estrategia de ancla cambiaria para contener la inflación.

El directorio de la CNV aprobó ayer la Resolución General 907/21 que se publicará hoy en el Boletín Oficial. La medida apunta, básicamente, a dos aspectos. Por un lado, reduce el monto máximo operable para vender dólar MEP a 50.000 nominales por semana mediante bonos bajo legislación local.

Hasta ahora, ese límite sólo regía para el contado con liquidación (CCL). Esto apunta a que el BCRA tenga que destinar menos divisas de las reservas a contener la brecha cambiaria entre las cotizaciones financieras “reguladas” por su intervención, fundamentalmente la realizada con el título AL30, y el dólar oficial. En septiembre, la consultora Equilibra estimó que a esa tarea el Central destinó algo más de u$s300 millones (además de los u$s950 millones que vendió en la plaza oficial).

Por otro lado, la resolución restringe la realización de los rulos que se habían armado en el mercado producto de las anteriores regulaciones cambiarias y de la intervención oficial. Estos arbitrajes, que dejaban cuantiosas ganancias, consistían en comprar CCL o MEP en a la cotización regulada ($176) y venderlo en otros segmentos donde no participa el BCRA, como el Senebi o en las operaciones con otros activos.

Ahora, la medida bloquea la posibilidad de operar cualquier otro activo (que no sean los bonos ley local) en MEP o Cable y de transferirlos al exterior cuando se haya vendido AL30D o AL30C, es decir, cuando se haya comprado dólares financieros con el título en el que interviene la autoridad monetaria.

En concreto, la CNV dispuso que sólo se pueda operar CCL si “en los 30 días corridos anteriores no se concertaron operaciones de venta de valores negociables nominados y pagaderos en dólares estadounidenses emitidos por la República Argentina bajo ley local, con liquidación en moneda extranjera, en el segmento PPT” (es decir, por pantalla) o si “existe manifestación fehaciente” de no realizar esas operaciones durante los 30 días corridos subsiguientes. Así, alguien que haya hecho MEP o CCL con AL30, recién podrá hacer estas operatorios con otros activos (bonos bajo ley extranjera, acciones, letras, etcétera) 30 días después, lo que impide el arbitraje.

Un punto adicional de la resolución establece la eliminación de las restricciones a la operatoria de MEP y CCL con bonos emitidos bajo ley extranjera, como el GD30, que hasta ahora tenían el mismo tope semanal que el AL30.

Según supo este diario, algunas sociedades de Bolsa (Alyc) ya comenzaron a adaptar sus plataformas para adecuarse a la nueva normativa.

Anticipo de importaciones

La medida de la CNV fue coordinada con el Ministerio de Economía y el Banco Central. De hecho, el BCRA sacó minutos después una nueva regulación que modifica durante octubre el mecanismo por el cual se realizan los pagos anticipados de algunas importaciones. En concreto, se trata de un límite al adelanto de compras al exterior que venía demandando un creciente número de reservas ante la expansión de la brecha y las expectativas de devaluación en el mercado.

“La medida estará vigente hasta el 31 de octubre y busca equilibrar los pagos con los bienes ingresados al país”, señaló un comunicado del BCRA. Durante este mes, los pagos anticipados de importaciones se deberán cursar a partir del despacho a plaza de los bienes. “Sólo aplica en los casos en que se estén realizando importaciones por mayor valor del que se ha ingresado, por lo que afecta a un 13% de las mismas”, enfatizó la entidad que preside Miguel Pesce.

Como ya había señalado Ámbito, en los últimos meses se había disparado el pago de importaciones por sobre el valor de la mercadería despachada en aduana. Según precisó el Central, en junio se registraron importaciones por un valor FOB (el valor de la mercancía puesta a bordo de un transporte marítimo) de u$s5.600 mil millones y pagos por u$s5.900 millones y en julio esa relación fue de u$s5.400 millones de importaciones FOB y pagos por u$s5.700 millones. Desde agosto esa diferencia se amplió: ese mes fue de u$s5.400 millones de ingreso de bienes y u$s6.200 millones de pagos cursados a través del mercado de cambio y en septiembre, u$s5.500 millones de importaciones y u$s5.900 millones de pagos.

Temas

Dejá tu comentario