7 de agosto 2002 - 00:00

Duhalde a O´Neill: "Es momento justo para firmar con el Fondo"

Mientras Eduardo Duhalde se reunía con Paul O'Neill en Olivos, infaltables manifestantes frente a la Casa Rosada contra la presencia del secretario del Tesoro de los EE.UU. En su primer encuentro, Duhalde lo presionó: "Estamos en el momento justo para firmar un acuerdo con el Fondo Monetario". El funcionario norteamericano le respondió: "Mañana (por hoy) vamos a trabajar duro con el ministro Lavagna". El Presidente le dijo que en la Argentina lo peor de la crisis ya había pasado, que se estabilizaron las variables monetarias y fiscales y que un acercamiento con los EE.UU. potenciaría esta recuperación, además de generar la suficiente confianza como para solucionar el "corralito". El encuentro duró 45 minutos y la mayor parte del tiempo la ocupó Eduardo Duhalde explicando cómo fueron los primeros siete meses de gestión "en soledad". "Valoro su esfuerzo", le dijo O'Neill a Duhalde después del extenso relato. El secretario del Tesoro retorna hoy a las 19.30 a los Estados Unidos.

Duhalde a O´Neill: Es momento justo para firmar con el Fondo
«Estamos en el momento justo para terminar esta historia», fue el comentario más importante que le hizo Eduardo Duhalde a Paul O'Neill para convencerlo de la necesidad de firmar cuanto antes el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

La reunión duró 45 minutos y quien más habló fue el presidente argentino. El secretario del Tesoro se limitó a escuchar, pero cuando intervino fue práctico.

Escuchó la larga introducción de Duhalde sobre cómo fueron los primeros siete meses de su gobierno. El Presidente elegido le habló de su soledad en el poder y de un país que también estaba en soledad porque había quedado aislado del mundo por el «default».

«Ahora nos estabilizamos fiscal y monetariamente; estamos en el momento justo para conseguir un acuerdo con el Fondo Monetario que potencie esta recuperación. Esperamos que este acuerdo salga rápido».

O'Neill le respondió inmediatamente. «Mañana vamos a trabajar duro con Lavagna. Valoro mucho sus esfuerzos». Con esta frase O'Neill paró la intención del gobierno de entregarle algunos documentos para que estudie la situación social y económica del país.

O'Neill ayer mostró un lado menos irónico de su carácter y elogió al ministro de Economía. «Yo estuve con Lavagna hace poco en Washington y quedé impresionado por su capacidad técnica», señaló. Los elogios de O'Neill fueron una constante en esta gira. Cardoso y Batlle también los recibieron.

O'Neill se interesó por el «corralito». Duhalde le explicó que hay varias ideas para salir de él, pero todas requieren la confianza de la gente. Enseguida reiteró el aviso: «Un acuerdo con el Fondo ayudaría a esa confianza para abrir el 'corralito'».

La reunión fue en el Salón Jefatura de la residencia de Olivos y participaron además Lavagna, el vicejefe de Gabinete, Eduardo Amadeo, el número dos del Tesoro, John Taylor, y el embajador norteamericano, James Walsh.

Después O'Neill declaró que está deseoso de trabajar con Lavagna «para ayudarlos a lograr una posición de estabilidad y crecimiento económico».

Descartó que la Argentina vaya a un default con el FMI. «No veo ninguna razón» para que ocurra eso, dijo O'Neill.

Deseó que bancos extranjeros y empresas aumenten sus inversiones en la Argentina, «si la Argentina logra la estabilidad, habrá más capital aquí y será invertido en la comunidad como lo fue en el pasado», dijo.

Dejá tu comentario

Te puede interesar