Lo que se dice en las mesas

Economía

Un ayudín propio de las "AFJP the walking dead" le da respiro a la cúpula del Central. ¿Qué pasará con la alquimia monetaria en febrero? Eventos esteños para saber qué pasa en Baires. En la City londinense no ven la III WW. Bajaron al candidato para Seguros. Carry en México y Sudáfrica.

No fue magia. Alguno se acordó del truco implementado en épocas de las AFJP y las crisis financieras. No había opción. Porque capitalizar el BCRA requería un salvataje y no había muchos”candidatos solidarios”. El balance del ente monetario crujía. Por eso los nuevos alquimistas del Central, liderados por Miguel Pesce, aplicaron ni más ni menos el “investment account”. En buen romance, lo que decidieron fue valuar en el balance del ente las Letras del Tesoro instransferibles a “valor contable o técnico” en lugar de “a valor de mercado”. Así se blindó el deteriorado balance del BCRA ante la nueva inyección de Letras intransferibles. Sobrevivientes de los ‘90 recuerdan que ante los shocks externos que hacían tambalear la convertibilidad y las carteras de las AFJP, se pactó valuar los bonos públicos bajo el criterio de “investment account” y así se evitaron registrar las fuertes pérdidas que acontecían en los mercados. El BCRA aplicó ahora el mismo artilugio para poder girarle reservas al Tesoro y no ver colapsar su patrimonio neto. ¿Habrá alquimia monetaria para enfrentar la reversión de la demanda de dinero?, se preguntan en el mercado. ¿Se firmó el certificado de defunción del REM?: otro interrogante entre analistas. Veremos qué opciones eligen los aspirantes a “Copperfield”.

Intenso tránsito desde y hacia las costas esteñas, más allá del máximo climax de fin de año. Reuniones informales despuntan el vicio de “estar informado” o más bien cercano a los rumores en la vecina orilla. Desde Dario Epstein a Carlos Melconian y otros brindaron su visión sobre la coyuntura en PDE. Infaltable el“Escocés”, legendario gestor criollo con fuertes vínculos externos, quien se despachó del ataque de Irán durante uno de esos eventos privados. El tema geopolítico fue abordado en un asado en una chacra en Garzón, donde se juntó un grupo de financistas recién llegados de Londres. Lo que ahí se escuchó es que si bien los inversores están claramente preocupados no temen por un conflicto total porque si no los mercados caerían mucho más. En esa línea tanto Trump como el canciller iraní dejaron claro que no buscaban una escalada. Claro que en el caso de Trump no puede soslayarse que está en año electoral y es probable que recurra a estas sorpresas pero dentro de un límite. Por eso ahora el mercado está pendiente de lo que pueda hacer Trump. La tesis más escuchada en la chacra es que Donald quiere un año sin problemas para que en noviembre vuelvan a votarlo y ser reelegido. Su mensaje es claro al electorado, “América primero”, y no comenzar una guerra.

Antes de las PASO desde esta columna se comentó cómo varios private banking radicados en Uruguay se sorprendían de los llamados y consultas de clientes argentinos buscando propiedades y colegios para radicarse, lo cual se intensificó tras el resultado de las Primarias. No extraña que el presidente electo, Luis Lacalle, prometa nuevos incentivos para atraer a más argentinos a invertir y radicarse. El común denominador de familias e inversores es vivir con más tranquilidad, amén de los beneficios impositivos. En un reducto de La Juanita, hombres del mercado se reunieron para actualizarse sobre los nuevos funcionarios. El anfitrión, un referente del sector seguros, comentó cómo bajaron desde Hacienda al candidato a comandar la Superintendencia de Seguros (un tal Dematei). Se habló del tema deuda y la salida de Marx. Inquietud por las idas y vueltas y cierta falta de cintura en encarar los puentes con los bonistas. Todos observan, en el cortísimo plazo, las alternativas financieras en pesos. Con cierto aire con los vencimientos en dólares, ahora todos miran a las Lecap. Claro que el Bono Dual del “Toto” (el AF20) concentra la atención. Un comensal comentó a los postres un informe del IIF que advierte sobre el estancamiento secular en los mercados emergentes. Y para los amantes del riesgo, el estudio destaca las implicancias de este fenómeno para los mercados, porque “la propuesta de valor subyacente de los mercados emergentes se basa en un mayor crecimiento, que a su vez debería traducirse en mayores rendimientos de la inversión extranjera”. El IIF comparó el diferencial de interés de 12 meses con el dólar con el crecimiento realizado, y concluye que la mayoría de los mercados emergentes en este punto ofrecen un “carry” muy bajo, con las excepciones notables de México y Sudáfrica, donde el diferencial de interés anual es todavía de alrededor del 5%, a pesar del crecimiento cercano a cero. Para especialistas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario