EE.UU. pide colaboración con acreedores en la negociación

Economía

El gobierno de EE.UU. le pidió ayer a la Argentina que "coopere con los acreedores" para lograr que la reestructuración de la deuda obtenga "alta aceptación". Fue durante la reunión del Grupo de los 8 -los países más poderosos- que comenzó ayer, y donde se incluyó entre las discusiones la propuesta argentina para salir del default. Sin escuchar el consejo, Roberto Lavagna reiteró que ya hubo 63 reuniones con acreedores, por lo que no cree necesario continuar con negociaciones. Dijo que es momento para que "hable el mercado". Pidió que ahora se deje a cada uno de los bonistas "sin intermediarios" decidir si acepta o no la propuesta. Se tensó así la posición Argentina, y otra vez el equipo económico se muestra rígido ante los acreedores después de haber avanzado con la última propuesta al reconocer los intereses caídos. Los bonistas, sin embargo, aguardan todavía nuevas mejoras que reduzcan la quita, por lo que se espera que las tensiones continúen hasta último momento. Existe más incertidumbre también sobre la posibilidad de que el gobierno alcance como mínimo una aceptación de 70%.

Sea Island, Estados Unidos (EFE) - Es importante que la Argentina coopere con sus acreedores para lograr la reestructuración de su deuda, dijo ayer un alto funcionario del gobierno norteamericano, en respuesta a la nueva oferta presentada por Buenos Aires. La fuente no quiso entrar en detalles sobre la propuesta argentina, que por primera vez reconoce los intereses de la deuda no abonados desde la suspensión de pagos, a finales de 2001. El funcionario enfatizó que «es muy importante para la Argentina trabajar con sus acreedores para tener éxito en su reestructuración de la deuda y que ésta tenga una alta participación» de los prestamistas.

El mayor grupo de acreedores, el Comité Global de Tenedores de Bonos de Argentina (GCAB, por sus siglas en inglés) ha boicoteado nuevas reuniones con el gobierno para analizar la propuesta porque, según informó, Buenos Aires no cumplió su promesa de mantener negociaciones técnicas antes de presentar su oferta.

El tema de la deuda de la Argentina no está en la agenda oficial de la cumbre presidencial del Grupo de los Ocho (G-8), que hoy comienza en esta localidad, en el estado de Georgia. Sin embargo, es probable que alguno de los miembros del grupo -compuesto por Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, el Reino Unido y Rusia-saque el asunto durante las conversaciones, que tienen de por sí un formato bastante informal. La mayoría de los tenedores extranjeros de bonos argentinos en suspensión de pagos -que ascienden a 104.100 millones de dólares incluyendo los intereses-es de Italia, Alemania y Japón, por lo que éste es un tema importante para estos gobiernos.

• Concepto difuso

Estados Unidos también ha entrado en la disputa, principalmente a través del Fondo Monetario Internacional (FMI), organismo del que es el principal accionista. En este sentido, la fuente del gobierno estadounidense recalcó que «es importante que la Argentina cumpla las promesas que ha hecho a la comunidad internacional y al FMI cuando firmó su programa» de créditos con esta institución financiera, el pasado setiembre. «La reestructuración de la deuda tiene que estar de acuerdo con esos compromisos», añadió.

La Argentina ha cumplido con creces las metas cuantitativas del programa con el FMI -que le ha desembolsado fondos básicamente para pagar los vencimientos con esa misma institución gracias a la recuperación económica, pero lo que está en disputa es si negocia «de buena fe» con los acreedores, un requisito del acuerdo.
Los acreedores dicen que no, mientras que el FMI y EE.UU. han evitado manifestarse explícitamente sobre este tema.

Lo que ayuda al gobierno argentino es el hecho de que «negociar de buena fe» la deuda con los bonistas (requisito que le solicita el FMI para mantener vigente el acuerdo) es un concepto difuso y por ello no está claro a partir de qué momento la Argentina puede ser objeto de sanciones. Incluso cuando el gobierno norteamericano menciona la necesidad de que la oferta a acreedores tenga una alta participación, no está taxativamente definido si ello es un resultado mayor a 70% o a 80% de la deuda que hoy está en cesación de pagos. Estos temas seguramente se aclararán en la próxima misión del FMI a Buenos Aires que llega la semana próxima.

Dejá tu comentario