"El 97% de los vendedores de viviendas quieren recibir dólares"

Economía

Entrevista de Liliana Franco

El sector inmobiliario no repunta. El Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires informó de una baja en las escrituraciones en julio del 27,8% respecto al mes anterior. La pesificación del sector trajo como consecuencia una retracción de las ventas de propiedades en particular en el mercado a estrenar o el usado. Armando Pepe, fundador de la Cámara Inmobiliaria Argentina y empresario del sector no ve que esta situación vaya a mejorar. "El 97% de los casos quiere recibir dólares. Solo se llevan adelante operaciones por un 3%", grafica.

En julio las ventas en el sector inmobiliario cayeron un 70%, en tanto estima que en agosto la caída se ubicará en torno al 60%. En cuanto a la construcción, Pepe sostiene que en Capital se está construyendo "nada más que un 30%" en comparación con el año pasado.

Acusa a la Cámara de la Construcción de no haber emitido ni un solo comunicado porque denuncia que su titular (Carlos Wagner) se beneficia con contratos de obras públicas. También dice que el titular de la UOCRA (Gerardo Martínez) no denuncia que ya "hay 95 mil obreros que están sin trabajo" porque "está preocupado por la interna de la CGT".

Se mostró pesimista en cuanto al que el Gobierno atienda la problemática del sector porque, "para el Gobierno no existe el sector inmobiliario ni el de la construcción", asevera. Cree que "tenemos un gobierno autista" y se sorprendió que, cuando la Presidente dijo que solo hay que temerle a Dios y también un poquito a ella fuera aplaudida: "Están aplaudiendo al miedo cuando el miedo es el asesino de la verdad". A continuación los aspectos más salientes de la entrevista concedida a ámbito.com

Periodista: El sector inmobiliario del usado desde que no se puede pagar en dólares parece estar casi paralizado. ¿Cómo cree que se puede destrabar este mercado?

Armando Pepe: Está muy complicado el tema. Pero no pasa por nosotros, nosotros somos simplemente intermediarios entre comprador y vendedor. El problema es que los vendedores no están apremiados por deudas y en el 97% de los casos los vendedores de propiedades nuevas o usadas quieren recibir dólares. Sólo a un 3% le sirven los pesos porque están por comprar algo o ponen ese capital en su empresa, estas son las operaciones que se están haciendo. Aquellos que tienen sólo pesos para comprar pueden comprar en los edificios de pozo y suelen ser ajustados por el índice de la construcción o lo que acuerden con el desarrollador. Esto es lo que está ocurriendo hoy.

P: No parece que hubiera una luz al final del túnel al estar pesificado el mercado y tener el dólar marginal un valor alto. ¿Cómo piensa que va a mejorar la situación del sector?

A.P.: Aquel que no tiene necesidad imperiosa de vender está retirando el inmueble de la venta y lo está poniendo en alquiler por dos años y después "veremos que pasa". No es tan fácil pesificar un mercado. Muchos me preguntan: ¿nunca se va a pesificar? Sí, se va a poder pesificar si nosotros tuviéramos respuestas claras por parte del Gobierno que dijeran "hacemos un plan a tres años para pesificar el mercado inmobiliario". Entonces, "vamos a bajar la inflación, achicar el gasto público, terminar con subsidios innecesarios para que el poder adquisitivo en pesos no pierda el 2% mensual como pierde hoy en día".

P.: ¿El Gobierno está manteniendo conversaciones con ustedes?

A.P.: Para el Gobierno no existe el sector inmobiliario ni el de la construcción. La presidenta de la Nación habló en Tecnóprácticamente de todas las industrias y no mencionó a la construcción. Cuando Néstor Kirchner se llenaba el pecho con orgullo diciendo que en 8 años y, así fue, se había construido solamente en la Ciudad de Buenos Aires 14 millones de metros cuadrados y eso había hecho movilizar 15 mil millones de dólares y esto sin el apoyo del Estado y con la plata de la gente. Para la Presidente pareciera que no existiera el sector. Lo peor es que la Cámara de la Construcción no ha emitido ni un solo comunicado ni ha hecho oír su voz ante este caos que se está viviendo. Este año se está construyendo nada más que un 30% que lo que se construyó el año pasado en la Capital pero la Cámara de la Construcción no habla porque su presidente Carlos Wagner es el que hace la mayoría de las obras públicas del Estado. El sindicato de la Construcción que el 29 de noviembre del año pasado en la Asamblea Anual le dijo públicamente a la Presidente que tenía 500 mil afiliados a la UOCRA y hoy tiene 405.000, hay 95 mil obreros que están sin trabajo y tampoco su titular habla porque está preocupado por la interna de la CGT.

P.: ¿Cuánto cayeron las ventas en el sector usado?

A.P.: En el mes de julio las ventas cayeron un 70%, en agosto pensamos que estamos en un 60% abajo. El informe del colegio de Escribanos que dicen que julio cayeron un 27,8% la cantidad de escrituras. Lo que pasa que se computa aquellos edificios que se construyeron en los últimos dos años y se están escriturando. Si nosotros tabuláramos ventas realizadas en los últimos 90 días este índice de escrituraciones habría caído más de un 42%.

P.: ¿Piensa que el mercado continuará cayendo?

A.P.: Pienso que sí. El Colegio de Corredores Inmobiliarios ha pedido entrevistas a la presidenta de la Nación, al vicepresidente de la Nación, al ministro de Economía y no hemos tenido respuesta. Nuestra idea es trasmitirles que hay que hace un Plan Nacional. Es necesario convocar a los constructores, obreros, centrales de arquitectos, de ingenieros, inmobiliarias, escribanos, y entre todos preparar un Plan Nacional para poner nuevamente en marcha la rueda de la construcción donde al Estado no le pedimos absolutamente nada, lo único que le pedimos es que no intervenga en contra.

P.: ¿Qué quiere decir que no intervenga en contra?

A.P.: Y, con todas estas medidas. Que la gente no puede comprar dólares, en un mercado real para comprar o vender propiedades. Si usted se hubiera metido en un fideicomiso al costo hace dos años atrás y fue poniendo todos sus ahorros en dólares durante 18 o 24 meses, se terminó el edificio y si lo quiere vender va a querer recuperar los dólares que puso. Pero, lamentablemente eso no es posible. Aquel que tiene dólares en mano está queriendo hacerlos valer, a veces con ofertas ridículas.

P.: ¿Cuáles son las perspectivas entonces para el sector?

A.P.: Tenemos un Gobierno autista que escuchan solamente lo que ellos dicen. Además, el discurso de la presidenta donde dijo solo hay que temerle a Dios y un poquito a mi también, cuando yo vi que todas las personas que estaban sentadas en el Salón la aplaudieron me dije: "Están aplaudiendo al miedo". Son cosas que como ciudadano no entiendo, cuando el miedo es el asesino de la verdad sino decimos la verdad desde los sectores empresarios, de los sectores comerciales, esto sigue así y cada vez peor. Jamás me callaré la boca. Somos pocos los del sector que estamos hablando pero, con mucha valentía, tenemos que decir realmente lo que está pasando el sector. El sector inmobiliario en el país empleaba al 30 de diciembre entre 150 y 160 mil personas y día a día, nos enteramos de pequeñas inmobiliarias que van cerrando. Inmobiliarias grandes que despiden gente o dan vacaciones anticipadas porque realmente es bastante insostenible la situación.

P.: El freno del sector se nota en la caída de los avisos clasificados...

A.P.: Cayeron muchísimos los avisos clasificados. Primero porque no hay ventas y segundo, porque los dos diarios de tirada nacional además, en esta circunstancia, aumentaron sus tarifas a partir del 1 de septiembre por aumento del costo de vida, de la tinta, del papel, de la distribución y las subieron un 15% y un 17%. De todas maneras, aunque pongamos grandes avisos o muchos avisos igual los teléfonos no suenan, son muy pocos los llamados que hay, se sigue operando muy lentamente en alquiler de oficinas, de locales, viviendas, así vamos haciendo frente a esta situación terrible que está viviendo el sector.

P.: ¿A qué cotización del dólar se cierran las operaciones?

A.P.: Depende de las operaciones pero se opera con un dólar celeste, un intermedio entre el blue y el oficial. Entre un 5,5 o 5,8 pesos.

P: Si todos los que no necesitan vender lo ofrecen en alquiler esto provocará una baja en la renta, ¿no?

A.P.: Hay mucha oferta de departamentos en alquiler y no han bajado demasiado los valores de los alquileres. Hay mucha oferta y aquello que se alquila rápidamente son los departamentos nuevos a estrenar porque hay muy poca diferencia con un departamento usado. La demanda no es sostenida. El campo antes cuando mandaban los chicos a estudiar solían alquilar dos dormitorios para tener un dormitorio adicional cuando venían a Buenos Aires y ahora lo que se está viendo es que entre dos familias están mandando los chicos a un departamento de dos ambientes. También está muy cauta la gente del campo.

P.: ¿Cómo se están ajustando los alquileres?

A.P.: Generalmente se fija un valor el primer año y para el segundo se incrementa para el segundo año entre un 20 a 22%.

P.: ¿Los fideicomisos están funcionando?

A.P.: Están vendiendo, esto camina pero nadie se pelea por comprar. Los aumentos de sueldos en paritarias han hecho que los índices de la Cámara de la Construcción suban, la gente está muy cauta porque todos los argentinos tienen sobre su cabeza la espada del despido de una empresa. El fantasma de la inestabilidad laboral es real.

P.: ¿Y, los préstamos hipotecarios?

A.P.: El total de las operaciones que se han hecho en los últimos 4 años en todo el país con crédito hipotecario ha sido de un 5%. A pesar de que hay algunos bancos que otorgan préstamos en pesos a tasas fijas la gente no se anima a tomar esos créditos. Es complicado el tema, hay que ponerle el pecho a las balas, seguir adelante y en la medida que podamos seguir expresando nuestra opinión para tratar de colaborar con el sector.

Dejá tu comentario